Las compañías mineras “buscan lugares con políticas públicas estables transparentes y predecibles. Las jurisdicciones que quieran incrementar la inversión minera en su zona deberían enfocarse en proveer este tipo de ambiente”.