Startups

Las cinco startups venezolanas que están rompiendo moldes

El Banco Mundial ha situado a Venezuela en el cuarto lugar de la lista de los países más difíciles para hacer negocios.

El informe ‘Condiciones Sistemáticas para el Emprendimiento Dinámico 2017 en América Latina‘ publicado por la Universidad General de Sarmiento (Argentina) refleja que el país mas emprendedor en el continente es Chile, ubicado en la casilla 33, situándose ligeramente por debajo de Turquía y España. Hay que bajar unos cuantos puestos para encontrarse a Venezuela, que ocupa el puesto 69 solo por delante  de Guatemala.

La situación política y económica del país no ofrece las mejores circunstancias para desarrollar proyectos empresariales en el país. La ausencia de un contexto estable, señalan los expertos, es el principal elemento disuasorio para inversores y emprendedores.

El Banco Mundial ha situado a Venezuela en el cuarto lugar de la lista de los países más difíciles para hacer negocios, a la altura de países devastados por la guerra como Libia o Sudán. En Venezuela el promedio necesario para abrir un negocio es de 230 días mientras que en la vecina Colombia son solo necesarios seis.

A pesar de los desafíos, la aceleradora de Telefónica, Wayra, ha ayudado a establecer cuarenta y cinco compañías orientadas a la tecnología en Venezuela en los últimos cinco años. Treinta y cinco de ellas permanecen en funcionamiento. Según los datos que maneja Wayra, cada año se crean veinte nuevas startups en Venezuela. En un ambiente de negocios más favorable esa cifra podría multiplicarse por diez, aseguran.

Startup Weekend, una organización que dirige campus para ayudar a empresarios a lanzar sus proyectos, celebró seis eventos en cuatro ciudades de Venezuela en 2016 pero el pasado año decidió aplazarlos debido a la crisis. Es un síntoma de las dificultades para desarrollar un ecosistema de startups robusto y con capacidad de crecimiento.

Pero eso no significa que no haya talento. Lo hay para dar y vender. De hecho cada vez es más relevante un fenómeno que este mismo artículo muestra: los emprendedores venezolanos crean sus startups pero, en muchos casos, fuera de Venezuela. Colombia, México o Estados Unidos son los países que, principalmente, se están aprovechando de esta fuga de talento.

ZOMOZ

La startup Zomoz, acelerada por Wayra, fue una de las startups para participar en el Colombia Startup & Investor Summit 2017. Se trata de una comunidad online que ofrece nuevas opciones disfrutar del ocio y del tiempo libre a través de una larga carta de ofertas y propuestas. Gracias a esta estrategia ha generado una importante demanda de información que ha puesto en contacto a miles de personas a través de una gran variedad de actividades turísticas y recreativas.

Destacan, sin duda, las opciones que integran el paquete de viajes, aventura, gastronomía, fitness, fotografía, tours, arte y cultura. La startup tiene presencia en Venezuela y Colombia y permite no sólo adquirir información sino también compartirla con otros usuarios. Y es que Zomoz conecta a profesionales independientes, guías, profesores o aficionados de alguna actividad, con personas que quieren vivir nuevas experiencias o aprender algo nuevo.

UPPYX

La App uPPyx tiene el “made in Velenezuela” en su ADN pero opera en Miami. Se trata de una aplicación móvil que permite alquilar vehículos en la ciudad norteamericana y con la cual las personas escogen las comodidades que necesitan para desplazarse por la ciudad estadounidense. Se encuentra disponible en las tiendas de aplicaciones de Apple y Android. La aplicación ya cuenta con cerca de 1.000 usuarios y una flota superior a los 1.500 vehículos. Su crecimiento parece imparable.

Detrás de uPPyx está Alberto Freites, un emprendedor venezolano que creció en Miami. “Lo que hacemos es poner los carros al alcance de los dispositivos móviles de los clientes. Nuestro mensaje es que alineamos al usuario a una experiencia nueva y mejoras en la entrega de un servicio”, señala. uPPyx busca expandirse a otros países y entre sus planes se encuentra  introducirse en los mercados de España y Canadá, así como continuar su expansión hacia otras ciudades de la Florida.

KAVAK

Kavak, una startup venezolana creada en México que ha cambiado el modelo tradicional de compra-venta en línea de vehículos usados. Antes de ser lanzada levantó una ronda de capital de 3 millones de dólares del fondo liderado por Mountain Nazca, una de las más grandes de América Latina. La startup, que lleva el nombre de Kavak en honor al nacimiento de una cascada en el Parque Nacional Canaima en Venezuela, asegura que puede trasladar los vehículos que vende a cualquier parte del mundo. Ofrece además un nuevo servicio que la mayoría de competidores no tienen: brinda la posibilidad de que los usuarios puedan encontrar también autos para comprar.

La plataforma fue fundada por Carlos Garcia y los hermanos Laughlin, Roger y Loreanne, todos con gran experiencia en e-commerce. En 2016 los venezolanos dejaron sus trabajos en sus respectivas empresas para emprender en este mercado en el que, según estiman, sólo en México se transaccionan al año de 4 a 5 millones de autos usados, 80% de los cuales se negocian entre personas particulares. Se trata de un mercado mayor que el de los automóviles nuevos de acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores.

APETOI.COM

Apetoi.com es una startup 100% venezolana que se encarga de identificar y organizar a ofertantes de servicios para el hogar como carpintería, pintura, limpieza, seguridad, remodelaciones y construcción, entre otros servicios asociados, dándole a los mismos la posibilidad de ofrecer y mostrar la calidad de su trabajo. En la actualidad tiene cerca de 400 servicios ofertados.

“En Apetoi.com buscamos dignificar a quienes prestan estos servicios considerados oficios, cuyo valor no siempre es reconocido adecuadamente. Para nosotros, el resultado de los trabajos de muchos de estas personas puede ser considerado hasta un arte”, señala Armando Goncalves, fundador de la compañía. El modelo de negocio está basado en el patrocinio y en marcas que se asocian a la plataforma, dada su relación con los servicios que se ofrecen en la misma. El esquema se hace rentable por la cantidad de ofertas y compradores potenciales que cada vez más visitan la página y permiten aumentar el tráfico, haciendo atractiva la inversión para la marca que desee ser asociada.

PLEIQ

PleIQ ha desarrollado un juguete educativo inteligente que combina AR e inteligencia artificial (IA) para crear experiencias de aprendizaje interactivas y adaptativas para fomentar el aprendizaje y la creatividad en los preescolares. La oferta consiste en un bloque de juguete inteligente físico con letras, números y otros símbolos y una aplicación móvil de acompañamiento.

Detrás de PleIQ está Edison Durán, que se ha convertido en uno de los ganadores de Innovadores menores de 35 Latinoamérica 2017 de MIT Technology Review en español. PleiQ tiene un componente tangible y otro digital. La parte física consiste en un set de ocho cubos con letras y números, entre otros símbolos. El componente digital es una aplicación móvil, disponible para tabletas y teléfonos inteligentes. Esta combinación, junto con el uso de la realidad aumentada (RA), permite que cada símbolo ilustrado en los cubos se transforme en una animación interactiva en 3D. Esta tecnología permite explorar en tiempo real objetos del entorno. Y al combinarse con elementos virtuales crea una vivencia más allá de la realidad.

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba

Pin It on Pinterest