El famoso muralista brasileño Eduardo Kobra no ha parado su producción artística a pesar de la pandemia. Aunque su espacio natural es la calle y los grandes muros que convierte en obras de arte, el confinamiento ha avivado su inspiración y le ha empujado a explorar nuevos terrenos creativos.

Kobra asegura que encontró nuevos motivos para desarrollar su mente quedándose en casa. “Mi trabajo está en la calle. Soy un pintor que depende de la calle. Pinto murales. Así que todo esto ha sido un gran cambio para mí”, señaló en una reciente entrevista a AFP.

Desde su encierro, Kobra pintó un mini-mural llamado “Convivencia” en el que muestra a cinco niños de los cinco continentes rezando detrás de máscaras faciales impresas con los símbolos de cinco de las principales religiones del mundo: Islam, Budismo, Cristianismo, Judaísmo e Hinduismo.

Aunque pequeño para los estándares de Kobra, sigue siendo bastante grande, fácilmente más alto que él. Pero sueña con pintar una versión a gran escala en algún lugar del mundo cuando la pandemia esté bajo control. También ha desarrollado en estos meses varias iniciativas para ayudar a los sin techo mediante la subasta de pequeñas reproducciones de sus murales.

Artículo relacionado: Cristina Figueroa, la emprendedora cubana que trabaja por amor al arte

Street Art que habla de deporte, cultura y religión

En septiembre de 2019 trabajó en un mural dedicado al piloto Ayrton Senna (1960-1994) en el circuito italiano de Ímola, que evoca la tragedia que se cobró la vida del tres veces campeón de Fórmula 1. El panel tiene 21 metros de largo y 7 de alto y fue pintado en la fachada del Museo Checco Costa del famoso circuito italiano.

eduardo kobra
El de Ímola no es el primer mural que Eduardo Kobra dedica a su compatriota, el piloto de Fórmula 1 Ayrton Sena.

Una temática muy diferente a la que desarrolló en New Orleans también durante el verano de 2019, cuando la pandemia ni siquiera era una sospecha distópica. Allí inmortalizó al gran Louis Armstrong, una de las leyendas más grandes de la historia del jazz e hijo de la ciudad que baña el Mississipi. El mural de Kobra se creó precisamente para conmemorar a Armstrong en el barrio donde surgió y floreció el jazz.

Eduardo Kobra
Mural dedicado a Louis Armstrong en Nueva Orleans.

Kobra ha pintado murales similares en Nueva York, Los Ángeles, Chicago, Moscú y Sao Paulo.  Pero la actividad creativa de este artista de 45 años, nacido en San Paulo, es tan frenética que hay que viajar por todos los rincones del planeta para estar al tanto de su nueva obra.

Kobra pinta a las víctimas del 11-S

Kobra presentó en septiembre de 2018 su homenaje a los bomberos de Nueva York, en el marco del 17° aniversario de los atentados del 11 de septiembre.

Eduardo Kobra
Mural pintado en Nueva York en homenaje a los bomberos que murieron en el atentado a las torres gemelas el 11 de septiembre de 2001.

La obra “The Braves of 9/11” (Los valientes del 11-S), ubicada en el cruce de las calles 150 y 49 de Nueva York, muestra a un bombero agachado y cabizbajo con un casco y un hacha frente a la bandera estadounidense.

El lienzo forma parte de un proyecto más ambicioso integrado por otros 28 murales que se extienden por toda la ciudad. Representa un hito mundial en el “street art“.

Este “complejo proyecto”, según sus palabras, de tres años de duración quería mostrar la esencia de su trabajo muralista y su punto de vista en temas como la inmigración y refugiados, así como la historia de la ciudad, que el artista considera “la capital del mundo”.

Eduardo Kobra
El mural que recrea la iconica foto de Alfred Eisenstaedt en Nueva York es uno de los más populares en la extensa producción de Kobra.

Kobra, un grafitero de tamaño mundial

En 2018 fue noticia por su inmenso lienzo titulado “Etnicidades, Unidad entre los Pueblos y Paz”,  que quería ser un homenaje a las “personas comunes y sin nombre” de Brasil que han ayudado a “construir el país”. El mural mide 7,22 metros de altura por 27 metros de ancho, lo que, según los estándares de Kobra, se considera un tamaño modesto.

Es una nueva visión de las capas más marginadas de la sociedad brasileña, una constante en la obra de Kobra, cargada de compromiso social y mensajes políticos.

Eduardo Kobra
El brasileño Eduardo Kobra nació en 1975 en Sao Paulo

A lo largo de sus más 30 años de carrera, Kobra ha agitado el espíritu de la sociedad brasileña al abordar una amplia una variedad de temas “delicados” en su obra de arte, incluido el racismo, los prejuicios, la paz, la migración y la situación de los refugiados.

Kobra y la reivindicación indígena

El prolífico grafitero brasileño Eduardo Kobra se hizo mundialmente popular en los Juegos Olímpicos que se celebraron en su país en 2016.

Entonces creó un gran mural en Rio de Janeiro que se convirtió en uno de los grandes iconos de la ciudad y del propio evento deportivo. El libro Guiness de los records lo consideró el grafiti más grande del mundo.

Eduardo Kobra

Pero en 2017 superó su propio récord. Entonces pintó un grafiti en una superficie de casi 6.000 metros cuadrados, en varias fachada de una fábrica de chocolate en Sao Paulo. Como ese enorme muro no era suficiente, decidió usar también las otras paredes del edificio.

El grafiti representa a un joven indígena de la Amazonía que rema en una piragua cargada de cacao, en medio de un río de chocolate. La obra volvió a situarle en un lugar preferente en el libro Guiness.

Eduardo Kobra
Imagen sobre la Amazonía en una fábrica de chocolates de Brasil.

“Incluso si la gente pasa por la autopista a 100 kilómetros por hora, podrá identificar el mensaje”, afirmó el artista.”Es el mayor mural que he pintado nunca. Es un homenaje a toda la gente que trabaja con el cacao y su estrecha relación con la Amazonía”, añadió.

El arte, sin embargo, tiene otras exigencias cuando en vez de lienzos se usan edificios. Al recibir el encargo de la empresa de chocolates Cacau Show, Kobra preparó una decena de bocetos, todos basados en escenas de las regiones amazónicas ricas en cacao.

Kobra y la mirada a Gandhi y Teresa de Calcuta

Aunque ha llevado su obra por fachadas y murales de medio mundo, Kobra se ha centrado en los últimos años en redecorar los paisajes urbanos de Nueva York con iconos de la música y de los derechos humanos.

Después de pintar en el verano de 2018 en el East Village de la gran manzana un mural dedicado a Michael Jackson, Kobra creó una imagen de tres pisos que presenta los perfiles enfrentados de la Madre Teresa y Mahatma Gandhi, en un tributo a su papel por la paz en el mundo, según su autor.

Eduardo Kobra
La madre Teresa de Calcuta y Gandhi, frente a frente.

Grafitis para los reyes del pop: Jackson y Bowie

Gandhi y la Madre Teresa son solo algunas de las personalidades de la historia y la cultura pop que Kobra ha inmortalizado en murales por todo el mundo. La lista incluye a Anne Frank, Tupac, Neil Armstrong, Nelson Mandela, Bob Dylan y Yoda. Aunque creó proyectos desde Mumbai y Malawi hasta Moscú y Minneapolis, el área de la ciudad de Nueva York siempre ha sido uno de sus lugares favoritos para trabajar.

Eduardo Kobra
Michael Jackson, el niño y el hombre que se convirtió en el rey del pop.

Kobra utilizó en el destacado grafiti de Michael Jackson, que enfrenta dos imágenes de su niñez y madurez, colores brillantes y líneas audaces, aunque se mantuvo fiel al concepto de caleidoscopio, habitual en todo su arte.

“La técnica de repetir cuadrados y triángulos le permite dar vida a los personajes famosos que representa en sus imágenes”, señaló entonces su página web.

Eduardo Kobra
Las referencias a la cultura pop son habituales en la obra de Eduardo Kobra.

Su amor por la cultura pop y rock la ha plasmado de múltiples formas. Uno de sus murales más famosos es el que reúne a algunas de las estrellas más grandes de la música ya desaparecidas: Janis Joplin, Jim Morrison, Jimi Hendrix, Amy Winehouse y Kurt Cobain comparten el mismo espacio en uno de los tributos mas hermosos al olimpo musical.

El año pasado realizó un mural monumental en una gran torre de apartamentos de Jersey City, que celebra al desaparecido David Bowie en el personaje de Ziggy Stardust.

Eduardo Kobra
David Bowie en Jersey City.

El fenómeno de Kobra es imparable. A principios de 2019, una fotografía del mural que el artista pintó en 2017 en el edificio del Centro Cultural Puertas de Castilla de Murcia, en España) fue publicado por la red social Instagram y en menos de 16 horas ya superó los 435.000 me gusta.

El mural lleva por título ‘Rostro de Salvador Dalí’, y en él  se emplearon 250 botes de spray y 60 litros de pintura, junto a un grupo de artistas locales y aficionados al arte urbano.

Eduardo Kobra
Mural del pintor español Salvador Dalí en Murcia.

Eduardo Kobra nació en 1976 en la región de Campo Limpo, en las afueras de Sao Paulo. Creció inmerso en la cultura urbana de la ciudad.

Convertido en una figura mundial del “street art” por sus coloridos murales en más de 40 ciudades, desde Los Ángeles hasta Moscú, el enfoque de Kobra se basa en la cultura del monopatín, el breakdance y el hip hop, que formaban parte de su vida cotidiana.