En Venezuela hay presencia de mil 400 especies de aves, de las nueve mil que existen en todo el mundo, e incluso el país cuenta con unas 50 que solo pueden observarse dentro de sus fronteras. Es la séptima nación con mayor cantidad de aves, lo que la convierte en un destino ideal para los amantes del turismo especializado en observación de aves.

“Una de nuestras ventajas competitivas es que tenemos la mezcla de atractivos para hacer que un turista pueda pasar aquí hasta 21 días y siempre poder ver aves nuevas”, destacó David Ascanio, guía profesional en el área desde hace 30 años.

Aunque en casi todo el territorio nacional es posible realizar esta actividad, hay zonas que combinan mayor cantidad de atractivos. La más importante es el Escudo Guayanés, en el sur del país, donde están los tepuyes. Allí anidan muchas especies endémicas, resaltó una nota de prensa del Ministerio del Poder Popular para el Turismo.

En segundo lugar están los llanos venezolanos, con una enorme cantidad de hermosas aves, y luego los andes, dada la singularidad de las especies que se encuentran en los estados Táchira y Mérida.

“También en el Parque Nacional Waraira Repano, en Caracas, tenemos dos aves que se encuentran exclusivamente en la cordillera de la costa, a dos mil metros sobre el nivel del mar”, comentó Ascanio, quien es investigador asociado de la Colección Ornitológica Phelps, moderador del programa AvesVenezuela.net y coautor del libro Cantos de aves, editado en 2008.

Un ejemplo importante es el Hato Piñero, de la operadora turística del Estado Venezolana de Turismo (Venetur), ubicado en Cojedes, parte de los llanos. “Es un lugar que cualquier país que trabaja con turismo de naturaleza quisiera tener”, destacó el especialista.