Las mejores series de Netflix en español en 2019 forman parte de las listas más divulgadas en estas últimas semanas del año. La plataforma en streaming, con más de 158 millones de suscriptores en el mundo, se ha convertido en el gran distribuidor de cine y televisión, generando nuevos hábitos de consumo televisivo.

Para elegir las mejores series de Netflix en español en 2019 se puede buscar el criterio de la calidad, la opinión de los críticos o el éxito de audiencia. Si fuera por este último valor, habría que señalar que La casa de papel, con 44 millones de espectadores, es la tercera serie más vista en Netflix en 2019, solo por detrás de Stranger Things (64 millones) y The Umbrella Academy (45 millones).

En el Top 10 de las series más vistas en Netflix este año se encuentra otra producción española, Élite, con 20 millones de espectadores.

  • Stranger Things: 64 millones de espectadores.
  • The Umbrella Academy: 45 millones de espectadores.
  • La casa de papel: 44 millones de espectadores.
  • You: 40 millones de espectadores.
  • Sex Education: 40 millones de espectadores.
  • Nuestro planeta: 33 millones de espectadores.
  • Creedme: 32 millones de espectadores.
  • Dead to me: 30 millones de espectadores.
  • Así nos ven: 25 millones de espectadores.
  • Élite: 20 millones de espectadores.

Las mejores series de Netflix en español no siempre son las más vistas

El criterio seguido por PanamericanWorld para confecciones esta lista de las mejores series de Netflix en español durante el 2019 es la combinación de todos los elementos citados anteriormente, valorando en especial la calidad televisiva por encima del éxito de audiencia.

La oferta de Netflix es tan vasta que muchas series de gran calidad se pierden en la jungla de producciones con más publicidad y repercusión mediática. Por eso, nos interesa observar otras series de Netflix en español que quizá han pasado desapercibidas para el gran público pero merecen una mención por su valor como producto televisivo.

Artículo relacionado: Ahora en Netflix. ¿Por qué siempre regresa Selena?

Fariña

Para muchos críticos y espectadores se trata de la serie española mejor facturada de los últimos años. La versión ibérica de Narcos, con todas las particularidades del universo gallego del contrabando en los años 80, es un retrato descarnado de una época en la historia de España que dejó heridas todavía sangrantes. Javier Rey encabeza un reparto nutrido de actores gallegos de gran calidad pero escasa fama, que han encontrado en este serie una impagable oportunidad para mostrar todo su talento. Aunque muchos consideran que a la serie le faltan algunos elementos en su guión para mejorar la narración televisiva, probablemente demasiado fiel a la realidad de los hechos, lo cierto es que debe agradecerse el rigor de Fariña, la credibilidad de sus guiones y la impactante austeridad de sus planos, cercanos muchas veces al documental.

Élite

Élite se ha convertido en un fenómeno que, al igual que La casa de papel, ha trascendido del mundo de habla hispana y ha sido acogido con verdadero fervor por espectadores de todo el mundo. Está en casi todas las listas de las mejores series de Netflix en español publicadas estas semanas. ¿La razón? Más allá del origen español de los protagonistas y de la localización geográfica, Madrid, las tramas y guiones de la serie son universales. Thriller, amor, dramas adolescentes, deslealtades, traiciones, misterios… la fórmula puede parecer que se repite, incluso se podría hablar de un género, pero lo cierto es que Élite ha funcionado como un producto de nueva facturación. Los productores de la serie además, conscientes de que fundamentalmente se dirige a un público joven, han cuidado los planos y la agilidad del relato para mantener una tensión constante, que obliga a ver sin remedio el siguiente capítulo sin solución de continuidad.

Ingobernable

Muchos consideran a esta serie el House of Cards mexicano. La omnipresente Kate del Castillo, que en Netflix acapara en esta temporada también la atención con la nueva entrega de La reina del Sur, encarna a una ficticia primera dama mexicana que se ve envuelta en una frenética trama de escándalos políticos y personales. Inevitable para los espectadores mexicanos buscar paralelismos con la realidad política que ha vivido el país en los últimos cinco años. De hecho ese morbo íntimo ha sido una de las razones que ha disparado el éxito de esta serie. Además, la presencia de Del Castillo le aporta más morbo al asunto después de destaparse su estrecha relación con el narcotraficante mexicano Joaquín Guzmán Loera, mejor conocido como El Chapo. De hecho, esa sórdida trama en la que también se vio inmerso el actor norteamericano, Sean Penn, ha dado pie a otro documental de gran éxito en Netflix.

Artículo relacionado: La tercera temporada de “La casa de papel” llega con aires latinos

La casa de papel

La serie nacida en Antena 3, y recogida por Netflix tras su sonoro fracaso en el canal español, confirma una especie de triunvirato hispano con Élite y Las Chicas del Cable, tres fenómenos televisivos que han puesto en el mapa mundial la industria televisiva de España.  La casa de papel, que este año estrenó su tercera temporada, se ha convertido en la serie no inglesa de más éxito en la plataforma en streaming por su ritmo trepidante, la personalidad original de sus personajes, las historias entrelazadas entre ellos, la calidad de los guiones y la identificación brutal de los espectadores con los miembros de la banda de ladrones.

Como ocurriera con Friends, el juego está en decidir con qué personaje te identificas más, quién es el que mejor te cae o el que no soportas. Pocas series generan esa conectividad con su público. Aunque en la tercera temporada se han empezado a ver síntomas de agotamiento del producto, lo cierto es que La casa de papel has trascendido del mundo televisivo y se ha elevado a la categoría de referente, de símbolo utilizado por manifestantes en todo el mundo en contra de las injusticias y los abusos de los poderosos. Se ha convertido en un icono cultural global que ha permitido que clásicos como el italiano “Bella Ciao”, la canción que cantaban los simpatizantes de la resistencia italiana contra el fascismo en la segunda Guerra Mundial, haya sido descubierto por las nuevas generaciones.

Artículo relacionado: Estas son las mejores series de Netflix en español… y no está “Narcos”

Paquita Salas

¿Y si hacemos una webserie sobre una representante de actores pasada de moda? La idea de los prolíficos Javier Calvo y Javier Ambrossi, pareja sentimental y profesional conocida popularmente en España como “Los Javis”, lleva siendo una feliz realidad en Netflix desde hace varias temporadas. La originalidad de la propuesta y el acierto de los guiones y situaciones, siempre divertidas y cargadas de ironía, han hecho que surja una legión de fanáticos de Paquita Salas que reproducen sus frases como si fueran memes. De hecho, las redes sociales han hecho mucho para que la serie se convierta en un fenómeno de nuestro tiempo, una serie postmoderna que se ríe del mundo de la farándula y muestra a su vez su lado más sórdido y oscuro. Como decía recientemente un crítico televisivo, “no existe nada parecido a Paquita y es una suerte enorme que la hayamos conocido”.

La Casa de Las Flores

Con el ritmo acelerado de la televisión e internet, en estos días se necesita mucho para lograr que una serie impacte y mantenga la atención del espectador. Hay muchos cadáveres en el camino, buenos productos que sin embargo no supieron responder a los nuevos hábitos de consumo televisivo, cada vez más frenéticos e impacientes. Lo que no engancha en los primeros minutos tiene toda las papeletas para fracasar. Pero La casa de las flores de Netflix se centró en una familia mexicana y su floristería y logró el espectáculo más ingenioso visto en mucho tiempo. Hay una conexión adictiva con el drama familiar (y obsesionarte con la matriarca Virginia de la Mora, retratada por la leyenda de la telenovela mexicana Verónica Castro). Pero también hay buenas dosis de humor que consiguen que la ironía y la risa entre en una serie que fundamentalmente tiene la factura de un drama. Ese es probablemente el éxito de la serie.

Las Chicas del Cable

Las chicas del cable es de una de las veteranos de de Netflix en español y cabría decir que la primera que abrió la producción hispana al mundo anglosajón. Ambientada en la España de 1920, cuatro mujeres jóvenes comienzan a trabajar como operadoras telefónicas en una de las primeras compañías de telecomunicaciones modernas del mundo. Como algunas de las primeras generaciones de mujeres trabajadoras de su generación, cada una lucha por la independencia. Hay un discurso y una reivindicación feminista que engancha muy bien con los nuevos movimientos que exigen la igualdad de género en todo el mundo. Hay por lo tanto una conexión, quizá casual, entre la época en la que se ambienta la serie y el momento actual en el que se proyecta. Y además hay una sofisticada imagen de gran importancia en el desarrollo de toda la serie, la deslumbrante moda de los años veinte, protagonista capital del producto..

Club de cuervos

Fútbol, machismo y corrupción son los ingredientes invencibles de una serie que muestra con humor pero con crítica las miserias de la trastienda del deporte rey. Protagonizada por Salvador “Chava” Iglesias (Luis Gerardo Méndez) e Isabel Iglesias (Mariana Treviño), el conflicto está en la disputa de estos hermanos por el control de “Los Cuervos de Nuevo Toledo”, equipo de fútbol heredado por su padre.Aunque la historia de los hijos que se pelean por una herencia ya da suficiente para unas buenas dosis de drama, lo cierto es que los productores de la serie han querido rizar el rizo. Cuando aparece Mary Luz Solari (Stephanie Cayo), supuesta madre de un tercer heredero, esto se transforma en una verdadera teleserie mexicana. Mientras el nuevo heredero se va gestando, los tres nuevos dueños del “Real Madrid de Latinoamérica” deberán unirse para que el club no descienda de división.

Hecho en Mexico

Imagínate The Real Housewives y The Hills en la Ciudad de México. El resultado es el reality Hecho in Mexico. Esta divertida realidad se asoma a la vida de nueve personas de la alta sociedad de la capital mexicana. Los creadores del programa estaban emocionados porque iban a mostrar un lado fresco y glamuroso de México, muy alejado de los temas habituales con los que se vincula al país en los medios de comunicación: las drogas, la violencia y la pobreza. Sin embargo, el resultado ha mostrado otro México que también ofrece una inquietante realidad social: un México blanco en el que las únicas personas de color son el personal del hogar que hacen apariciones ocasionales. Ésta ha sido causa de una gran polémica en el país, aunque no desmerece la calidad del producto y sus buenas intenciones comerciales.