Viajes y Cultura

Un nuevo rostro para La Habana Vieja en su 500 aniversario

Habana Vieja
La Habana es una ciudad de muchos contrastes y que puede ofrecer todo cuanto el visitante quiera ver. Foto: Abel Rojas

La Habana fue Colonia española por cuatro siglos, inglesa por un año, ocupada por tropas estadounidenses, azotada por ciclones y hasta por un tornado, epicentro de varios de los momentos políticos más importantes de la pasada centuria. La Villa de San Cristóbal de La Habana cumple sus primeros 500 años de existencia este 2019.

La Habana cumple 500 años

La Habana está considerado el principal destino turístico de un país que espera recibir, en 2019, más de cinco millones de visitantes. Su capacidad hotelera actual no es suficiente para satisfacer la creciente demanda, ni tampoco alcanzan las habitaciones privadas, la mayoría inscritas en Airbnb. Eso lo han entendido muy bien los grandes grupos hoteleros españoles Iberostar y Meliá y también otros competidores que han llegado al escenario como el suizo Kempinski, el francés Accor y la singapurense Banyan Tree.

La Habana Vieja
Las grúas que laboran en la construcción de hoteles son visibles desde varias partes de la ciudad. Foto: Abel Rojas

A día de hoy operan en Cuba 20 cadenas hoteleras internacionales, 10 de ellas españolas (Iberostar, Meliá, Barceló, Globalia, Sercotel, NH, Blau y Roc), las que controlan 43 252 cuartos en todo el país, lo que representa un 63,6 % del total de la planta hotelera.

El turismo es clave en la economía de Cuba

El turismo es clave para la economía cubana, porque contribuye en un 10% al PIB y se mantiene como la segunda fuente de ingresos, solo superado por la venta de servicios profesionales al exterior. Para 2030, las autoridades del turismo esperan tener disponibles más de 103 mil habitaciones.

Un recorrido por La Habana Vieja, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1982, permite apreciar que el multimillonario programa inversionista ha tenido como resultado la construcción de nuevas instalaciones turísticas. Algunos de los hoteles en La Habana Vieja han abierto sus puertas entre 2016 y 2018, otros lo harán este año y en 2020.

La Habana Vieja
La Habana necesita grandes inversiones para reconstruir su frágil infraestructura. Foto: Abel Rojas

PanamericanWorld les propone acercarse a lo que está sucediendo en el icónico Paseo Martí, más conocido por todos como Paseo del Prado, la primera calle asfaltada que tuvo La Habana y que comienza en la Fuente de la India y se extiende hasta el Malecón.

La Habana se pone guapa

A primera vista, a la derecha, sobresale el Gran Hotel Manzana Kempinski, de cinco estrellas plus, con 246 habitaciones, incluyendo 50 suites. Desde su inauguración en 2016 ha pasado a formar parte de todos los recorridos turísticos por la capital cubana.

Sus precios son elevadísimos, pero esto poco importa para los que quieren tomarse una foto en el hotel, que mereció el Premio Versailles continental de arquitectura,  por la extraordinaria restauración y remozamiento de la antigua edificación.

La Habana Vieja
La cúpula del Capitolio está siendo restaurada. Foto: Abel Rojas

Más cerca del Malecón, Iberostar entró en el segmento de lujo con el Grand Hotel Packard que cuenta con 321 habitaciones, varios restaurantes gourmet, salón de tratamientos de belleza, puesto médico, gimnasio, spa, salones para reuniones o eventos y una piscina de borde infinito en el cuarto piso.

La Habana cambia para no perder su esencia

En el otro lado de la avenida se levanta el lujoso Habana Paseo del Prado, la gran apuesta de la compañía francesa Accor y que abrirá a comienzos de 2020. La ubicación es espectacular, porque la intersección entre Prado y Malecón es una de las más concurridas y conocidas del país.

La nueva instalación, de 36 metros de altura, simula la proa de un barco y ofrece una vista impresionante de sitios imperdibles de la geografía habanera como el Castillo de los Tres Reyes del Morro y la fortaleza de San Salvador de la Punta.

La Habana Vieja
En el Gran Teatro han danzado varios de los mejores bailarines del mundo. Foto: Abel Rojas

Estos no son los únicos hoteles en La Habana Vieja en construcción. En la esquina Colón, en el Prado, los andamios y la presencia constante de los trabajadores indica que hay avances en el hotel Regis, un edificio colonial que tendrá un total de 61 habitaciones, entre ellas un penthouse y cinco suites. En la calle Zulueta, aledaño al Museo de la Revolución (antiguo Palacio Presidencial), donde antes estuvo una tabaquería, ahora se levantará el hotel Corona.

La Habana Vieja
El Hotel “Gran Manzana Kempinski” fue la primera instalación de lujo abierta en La Habana. Foto: Abel Rojas

La Habana, como todas las capitales, es una ciudad de muchos contrastes y que puede ofrecer todo cuanto el visitante quiera ver. Hay una Habana visible, turística, con muchos hoteles abiertos o en construcción, salones para degustar tabacos únicos en el mundo, discotecas, cabarés de fama internacional.

Y también hay otra Habana que colinda con la del glamur, de heteróclitos techos, de gente humilde que lucha por sobrevivir y preservar sus raíces culturales a toda costa. Las dos Habanas no son opuestas sino complementarias y celebran, aunque quizás de forma diferente, cinco siglos de historia.

2 Comentarios

2 Comments

  1. María José Pulgar

    febrero 28, 2019 at 3:54 pm

    ¡Qué hermosura de post…! Habana Vieja 😀

  2. Pingback: Teatro "El Público": la cara más osada de la escena cubana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba

Pin It on Pinterest