¿Havana Queens? Segundo piso, a la derecha, nos indican en la recepción del Combinado Jesús Menéndez, ubicado en el corazón del siempre populoso municipio Marianao, en Cuba.

El reloj apenas sobrepasa las nueve de la mañana, de un tórrido día habanero y antes de llegar al teatro la música y los sonidos de pasos sobre el escenario nos indican claramente que la compañía de danza fusión Havana Queens ya ha comenzado los ensayos.

Rosario García, la Queen de La Habana

Cerca de la entrada nos recibe Rosario García. “Charito” le dicen sus amigos a esta muy talentosa bailarina, coreógrafa y emprendedora que siete años atrás decidió fundar su propia compañía. La llamó Havana Queens y aunque en un inicio todas sus integrantes fueron mujeres (de ahí lo de “reinas”), en la actualidad poco importa el género en el elenco, sino el talento que logre demostrar cada bailarín. El suizo Patrick Hofer apoyó financieramente la idea de Rosario desde el principio y hoy es el productor general.

Rosa García Havana Queens
Rosario García, fundadora de Havana Queens, habla con el periodista de PanamericanWorld en La Habana, Miguel Ernesto. Foto: Abel Rojas

Lizt Alfonso Dance Cuba: un estilo de danza y de vida

“Empecé con 24 años la compañía, recién graduada del Instituto Superior de Arte. Quería comerme el mundo. Mucho ha cambiado mi compañía en este tiempo. Empecé como una compañía de fusión, pero muy basada en la danza contemporánea, ya que fue de lo que me gradué en la Universidad. Entonces utilizaba mucho los bailes tradicionales. Poco a poco fui cambiando ya que, según avanza el período, me muevo con él. Cuba ha pasado por muchos cambios, ha habido muchos intercambios culturales y hemos aprovechado todo eso para introducirlo en mi espectáculo”, reconoce Rosario en diálogo con PanamericanWorld.

En el escenario, los bailarines de Havana Queens apenas descansan. Es día de afrohouse, nos explica Rosario, uno de los estilos que ella ha incorporado en sus coreografías. Cada mañana, el elenco recibe una clase de un estilo diferente, desde ballet clásico, pasando por danza contemporánea, hasta fusión, acrobacia, folclore y flamenco.

Havana Queens
Foto: Abel Rojas

Havana Queens es la única compañía en Cuba que ha apostado por incluir al breakdance en su repertorio. Ante la mirada atenta de la directora y de Yosel Júnior Milanés, un joven coreógrafo de solo 18 años, pero con un gran dominio de las nuevas tendencias en el baile, los miembros de Havana Queens ensayan, una y otra vez, los movimientos del espectáculo que presentarán esa misma noche.

Rosario sigue detenidamente cada movimiento. Cuando algo no la convence, detiene de inmediato la música y pide a sus bailarines que repitan la secuencia. Quiere la perfección para su compañía y por eso no duda en demostrar, con su propio cuerpo, cómo le gustaría ver reflejada su idea en el escenario. Todos la observan con detenimiento y tratan de repetir lo que acaban de ver, aunque ciertamente parece difícil igualar la limpieza y seguridad en el movimiento de la primera bailarina.

Havana Queens
Foto: Abel Rojas

Para entrar a Havana Queens es necesario pasar un riguroso proceso de selección. “Ellos deben mostrar lo mejor de sí y yo les pongo algunos parámetros que deben cumplir”, asegura Rosario. Ella ha incorporado a su elenco a bailarines formados en el ballet clásico, contemporáneo, español y otros que llegan sin tantas horas de clases académicas, pero con un “flow” adquirido en la universidad de la calle. Esa diversidad enriquece a Havana Queens, confiesa Rosario.

Havana Queens en el centro del escenario

Yosel tiene solo 18 años, es graduado de la Escuela Nacional de Arte y actualmente trabaja como coreógrafo de Havana Queens. Llegó en 2017 a la compañía mediante la impartición de talleres de afrobeat y hip-hop y hoy es la mano derecha de Rosario. “Tiene un gran talento. Me nutro muchísimo de él y conoce mi forma y estilo de trabajar”, explica la directora.

Havana Queens
Yosel Júnior Milanés, el joven coreógrafo de Havana Queens. Foto: Abel Rojas

En el centro del escenario, Yosel hace una demostración de un movimiento y pide a los bailarines que lo ejecuten. Ellos también lo observan detenidamente. En ningún lugar es fácil obtener respeto con tan corta edad; pero es evidente que este coreógrafo ha logrado que lo sigan y hasta creó un nuevo estilo de baile, el “soulflow”.

Ballet Nacional: el embajador universal de Cuba

Vídeo de presentación de Havana Queens

En un impasse en el intenso ensayo, Yosel nos contó que es difícil trabajar con todo tipo de bailarines, “porque es lidiar con muchas cosas. Todos los días no son iguales. Hay días buenos, otros malos. Hay días en que los bailarines están en cuerpo, pero su mente está en otro lado. Entonces tienes que hacer que todo el mundo vaya hacia el mismo  propósito”, resaltó.

SEIS HORAS Y MEDIAS DE ENSAYOS DIARIOS DE UNA COMPAÑÍA DIFERENTE

Los bailarines de Havana Queens ensayan seis horas y media todos los días y, en no pocas ocasiones en la semana, tienen shows en la noche. Prácticamente no queda tiempo para nada más y eso lo sabe muy bien Chayenni Sanabria. Sobre el escenario resalta la figura de esta bailarina que estudia el segundo año de danza en el Instituto Superior de Arte.