El reguetón se reivindicó en la gala de los Grammy Latinos celebrada este jueves en Las Vegas, aunque no le guste a muchos, como el sonido latino del momento. Entre premios, reconocimientos y palabras cumplió su mayoría de edad en una noche en la que los nombres propios fueron la española Rosalía y el colombiano Juanes.

Como ningún artista de reggaeton recibió una nominación en las principales categorías para los Premios Grammy Latinos de este año, dos de las estrellas más importantes de la música latina actual, Daddy Yankee y J Balvin, se quedaron en casa como una forma de protesta.

Liderando el grupo de ganadores el jueves por la noche estuvo Rosalía: la cantante y compositora ganó tres premios Grammy por álbum del año, canción urbana y álbum pop contemporáneo por “El Mal Querer”, que también le valió al equipo de la cantante española dos premios adicionales por paquete de grabación y álbum diseñado. Desde el escenario quiso transmitir su agradecimiento al ausente Balvin, con quien compartió el Grammy Latino en la categoría de canción urbana con “Con Altura”.

Otro artista español, este ya con una trayectoria de décadas, Alejandro Sanz, también se llevó a casa tres premios por el disco del año, video musical de larga duración y canción pop para “Mi Persona Favorita”.

Los Grammy Latinos de Rosalía

Pero, sin duda, fue el ascenso definitivo de Rosalía a la meca mundial de la música el principal resumen de la noche. Con voces fuertes, puestas en escena súper creativas y una personalidad encantadora pero arrolladora ha capturado a una nueva generación de fans, así como a veteranos de la industria de la música. Con su álbum del año, se convirtió en la primera mujer desde Shakira en 2006 en romper el techo de cristal de la categoría como artista femenina en solitario.

Artículo relacionado: La música latina y las claves de su éxito en el mundo anglosajón

“Fue más de un año de arduo trabajo”, dijo Rosalía entre bastidores, dirigiéndose a la prensa. “Cuando hice ese álbum lo hice desde el corazón. No pensé en lo que sucedería después. No puedo controlar nada de lo que sucede después del proceso creativo porque después de eso ya no es tuyo, es de todos los demás “.

Momentos después, Sanz también habló con los medios y simplemente dijo que se sentía eufórico de que después de todos estos años, todavía pudiera seguir aspirando a los premios más importantes de la industria musical latina. “Me siento como un ladrón”, dijo el cantante español, refiriéndose a una carrera de victorias constantes.

Ricky Martin abrió la vigésima entrega anual de premios en un elegante esmoquin blanco y negro con patrones de remolinos. Pero fue un grupo estelar de artistas, incluidos Olga Tanon, Anitta y Calibre 50, entre otros, quienes interpretaron canciones de tres de los artistas más grandes de la historia de la música latina: Celia Cruz, Juan Gabriel y Joan Sebastian.

El set de apertura contó con un conjunto diverso de estrellas que ayudaron a impulsar el espectáculo, incluidos Milly Quezada, Carlos Rivera, Reik y Natalia Jiménez. Draco Rosa ganó el premio al mejor álbum de rock, también actuó en la apertura con Fito Páez y Beto Cuevas, interpretando el “Secreto de Amor” de Sebastián.

Bud Bunny reivindica el reguetón

Bad Bunny ganó el álbum urbano del año por “X 100Pre” y dejó en claro en su discurso de aceptación que los desaires al reguetón del Grammy latino solo van a desencadenar más energía en la comunidad urbana latina.

Dirigiendo sus comentarios en el escenario a “todos los músicos” y miembros de la Academia, afirmó: “Con el debido respeto, el reggaetón es parte de la cultura latina y la representa tanto como cualquier otro género en todo el mundo”. A mis compañeros reggaetoneros: sigan dándolo todo y continuaremos aportando creatividad e ingenio. Nuestro género se ha convertido en puntos de vista, números, y vamos a seguir y darle a la gente cosas nuevas.

“El reggaetón es parte de la cultura”, dijo el rapero puertorriqueño. “Vamos a seguir trabajando en esto y recuperemos la creatividad y la humanidad. Traigamos cosas diferentes para la gente “.

Rosalía ofreció una de las actuaciones más atractivas de la noche. Con un atuendo rojo cereza coronado con un cinturón blanco y un lazo, interpretó una mezcla de sus canciones, incluyendo “Con Altura”, que coescribió con Balvin y su productor español El Guincho.

“Calma”, de Pedro Capó, ganó la canción del año junto con Gabriel Edgar González Pérez y George Noriega.

Uno de los momentos más polémicos de la gala se produjo en los minutos previos, durante el paso de todos los artistas e invitados por la alfombra roja.

Mon Laferte, la imagen de los Grammy Latinos 2019

La cantante chilena Mon Laferte denunció la violencia que vive su país mediante un mensaje escrito sobre su pecho desnudo, que mostró a los periodistas y fotógrafos congregados en torno a la alfombra roja de la gala de los premios Grammy Latinos, celebrada este año en Las vegas (EE.UU.)

“En Chile torturan, violan y matan”, podía leerse en el cuerpo de la artista, que también llevaba en el cuello un pañuelo verde como símbolo de reivindicación de la legalización del aborto. 

Mon Laferte
La cantante chilena aprovechó la alfombra roja de los Latin Grammy 2019 para denunciar publicamente la situación actual que vive su país, mostrando su apoyo a las manifestaciones masivas en contra del gobierno de Sebastián Piñera.

Durante la gala, tres generaciones de los Fernández actuaron: Vicente, Alejandro y Alex, junto con Mariachi Sol de México. Alex abrió con “Te Amaré”, seguido de Alejandro interpretando “Cab