El próximo 19 de julio se estrena en Netflix la tercera temporada de “La casa de papel”, que según la plataforma de streaming es “la serie de habla no inglesa más vista” en su historia.

La ficción española, que se ha convertido en un fenómeno mundial, se ofreció inicialmente en abierto en la televisión en España con datos discretos de audiencia en 2017. Sin embargo, vio disparada su popularidad tras la adquisición y posterior emisión en Netflix.

El trepidante ritmo de los capítulos de “La casa de papel” se adaptó mejor al formato de la plataforma en streaming, en el que la menor duración y la ausencia de cortes publicitarios permite al espectador conectarse de una manera más eficaz al ritmo del guión y a las vibrantes secuencias visuales.

El paso de los 70 minutos del formato original en la televisión española en abierto a los 50 del formato en streaming de Netflix no ha sentado igual de bien a todos los productos televisivos. Algunos han sufrido en su narrativa visual, demasiado condensada y precipitada.

“La casa de papel” ahora en el Banco de España

Sin embargo, en el caso de “La casa de papel”, potencia el producto, las tramas y la factura audiovisual. En la tercera temporada el plan de la banda de atracadores es asaltar el Banco de España. La trama adquiere un ritmo trepidante desde el primer capítulo, ideal para que el espectador se enganche de inmediato.

En una primera proyección reducida a un grupo de periodistas, el creador de la serie, Álex Pina, ha señalado que “contaremos lo que tengamos que contar y lo haremos en el menor tiempo posible”. Esa es la clave del éxito masivo de “La casa de papel”.

Según Pina, “es un género muy entretenido, a puro a ritmo frenético. Se trata de un pequeño rompecabezas que se va formado poco a poco en el que el espectador sigue al cerebro del atraco, el que lo planifica todo”.

Artículo relacionado: Estas son las mejores series de Netflix en español… y no está “Narcos” 

“La casa de papel” es el primer fenómeno global de una serie en español: sus fans se reparten desde Brasil, Argentina, Uruguay o Francia hasta India, Arabia Saudita o Turquía. En América Latina la serie ha tenido una acogida especial, pese a que los expertos en televisión dudaban de su capacidad de penetración en un mercado en el que los productos televisivos importados desde España no han solido tener gran éxito.

“La casa de papel”, el fenómeno en español de Netflix

Según señalaba el productor argentino Patricio Rabuffetti en una entrevista a la BBC, “ya pasaron los tiempos en los que a buena parte del público latino no le resultaba cómodo de escuchar el acento característico de España en cine y televisión. Hay una barrera a favor, que antes era algo en contra, de las series españolas en Latinoamérica a raíz del prestigio que están gozando merecidamente. Hoy, hay cero resistencia para verlas”, asegura.

Quizá por ello, o simplemente por la dimensión global de la ficción, en la nueva temporada se suma el nombre de Bogotá, interpretado por el actor Hovik Keuchkeria, a la nómina de componentes de la famosa banda de atracadores que oculta su rostro bajo una máscara del pintor español Salvador Dalí.

La serie más vista de Netflix en lengua no inglesa cuenta la historia del robo a la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre en España. El misterio de los personajes que componen la banda de atracadores, escondidos bajo seudónimos como Tokio, Moscú, Berlín o Nairobi (claramente inspirados en los nombres en clave con colores (señor Marrón, Blanco, Azul…) de los asaltantes de ‘Reservoir Dogs’ de Quentin Tarantino), les ha dotado de un cierto halo de justicieros que, según muchos expertos, explica el alto grado de identificación con las sociedades de medio mundo.

Un argentino en “La casa de papel”

Rodrigo de la Serna
El actor argentino Rodrigo de la Serna interpreta el personaje de “Palermo” en la tercera temporada.

Como recordaba recientemente Alejandro Bazzano, uno de los directores de la serie creada por Vancouver Media, los atracadores “no solamente están robando para sí mismos, sino que también le están dando un golpe y una llamada de atención al sistema capitalista en el que estamos”. En cierta medida han adquirido un rol de justicieros que ha simpatizado de forma transversal con audiencias de todo el mundo.

Es lo que ocurre en Argentina, donde según explicaba el periodista especializado en espectáculos del diario “La Nación”, Marcelo Stiletano, a la BBC, “que asalten el lugar donde se fabrican los billetes despierta la simpatía de un país donde la devaluación de la moneda nacional es símbolo de sus crisis económicas”.

El actor argentino Rodrigo de la Serna es, precisamente una de las incorporaciones a la serie de ficción que, en su tercera temporada, va a tener algunos guiños latinos. El argentino será Palermo, una réplica de Berlin, un tipo con carisma y audacia que aparece desde el primer capítulo de la nueva temporada. También aparece en el nuevo reparto la popular cantante española Najwa Nimri, que hace el papel de la “poli mala”.

“La casa de papel”, está protagonizada por el personaje conocido como “El Profesor”, que lidera un grupo de delincuentes apodados con nombres de ciudades, vestidos con trajes rojos y máscaras de Dalí. Éstas máscaras se han viralizado y han adquirido un protagonismo insólito en los carnavales de todo el mundo en los últimos años.