Las canciones mexicanas que más popularidad han alcanzado a lo largo de la historia en los Estados Unidos son un fiel reflejo del legado popular de la música del país.

La importancia de México en la cultura norteamericana del siglo XX y la influencia que han ejercido muchos creadores en su desarrollo cultural y artístico, tienen en la música un ejemplo notable.

Canciones mexicanas de amor, infantiles o de rock han marcado a numerosas generaciones, no solo de ciudadanos de origen mexicano, sino también a norteamericanos que han encontrado en la música mexicana una fuente de talento y de diversión.

Estas son algunas de las canciones mexicanas creadas por artistas del país o procedentes de su cancionero popular que han sonado en las emisoras estadounidenses a lo largo de las décadas y han permitido que exista un mayor interés por la poderosa cultura procedente de la frontera del sur.

Oye cómo va”. Santana

Escrita en 1963 como un vibrante jazz latino por la leyenda neoyorkina del mambo Tito Puente, Santana se la llevó a su terreno en 1970 y la convirtió en un fenómeno del entonces incipiente rock latino. Una de las primeras canciones mexicanas dentro de la escena rock.

El guitarrista mexicano cambió las secciones de viento del original por férreas guitarras y lo incluyó en su álbum “Abraxas”, considerado, uno de los mejores discos de rock latino de todos los tiempos. Llegó a alcanzar el número 13 en la lista Billboard Hot 100.

Con “Oye Como Va”, Santana abrió la puerta al éxito masivo de la música latinoamericana en Estados Unidos, empujado por una pléyade de músicos puertorriqueños y cubanos que contribuyó a crear un sello propio caracterizado por el virtuosismo y la extraordinaria calidad.

Tito Puente asumió que la versión de Santana era mejor y que conectaba mejor con el gran público y no tuvo problemas en ceder todo el mérito al músico mexicano.

La Bamba”. Ritchie Valens

“La Bamba” es una canción tradicional mexicana de boda de Veracruz. Si bien la primera grabación oficial de la canción se remonta a 1939, fue la adaptación de Ritchie Valens de 1958 la que inmortalizó para siempre “La Bamba” en la historia del rock. La interpretación de Valens, inicialmente grabada como cara B de su primer éxito, “Donna”, se convirtió en un éxito en el Top 40 de los EE. UU.

Valens fusionó con éxito en su versión los mundos de la música latinoamericana y el rock estadounidense, construyendo una atmósfera de surf de California mientras mantiene intactas las letras en español. Pero fueron los rockeros de Los Ángeles, “Los Lobos”, quienes elevaron este clásico popular mexicano a la categoría de fenómeno global con la versión que grabaron para el biopic de Valens estrenada en 1987.

“La Bamba” se convirtió ese año en la canción número uno en los Estados Unidos y el Reino Unido ese año.

“Querida”. Juan Gabriel

“Querida”, probablemente la canción más popular de uno de los artistas mexicanos más importantes de todos los tiempos, fue el momento cumbre de la trayectoria musical del artista nacido en Parácuaro.  

Juan Gabriel fusiona magistralmente el pop orquestal al estilo Sinatra con un ritmo que evoca los muros musicales de los Beatles, lo que constituyó un dramático lamento de desesperación. Los gritos repetidos de “dime cuándo tú vas a volver” (“dime cuándo volverás”) agregan un nivel de éxtasis a toda la atmósfera melodramática de la canción que la hace única.

Como explicaba la revista Rolling Stone, “Querida” fue “la respuesta de México a Prince, Elvis e incluso a Elton John, un giro de “Querida” muestra que Juan Gabriel estaba en una categoría propia”.

“La Jaula de Oro”. Los Tigres del Norte

Los Tigres del Norte son la banda norteña más famosa, especializada en las crónicas de valientes héroes y despiadados antihéroes. En el corazón de “La Jaula de Oro”, sin embargo, está el aura del miedo.

Temor a que los hijos del protagonista hayan abandonado la herencia del México natal de su padre por vergüenza. Temor a que se haya convertido en esclavo del dinero. Temor incluso a salir de su casa porque podría ser deportado en cualquier momento. Es un llanto de arraigo y desarraigo, una canción de frontera.

Artículo relacionado: La música latina y las claves de su éxito en el mundo anglosajón

“La incondicional”. Luis Miguel

Luis Miguel, como todo el mundo ha visto a través de la popular serie de Netflix sobre su vida, fue un niño prodigio que triunfó pronto y tuvo que lidiar con una infancia cargada de traumas. Se convirtió en el cantante de canciones de amor por excelencia a finales de los años ochenta en toda Latinoamérica y también los Estados Unidos. Una nueva versión de Julio Iglesias.

Luis Miguel resucitó la balada latinoamericana en “La Incondicional” y recuperó el espíritu de los cantantes de los años setenta como José José y Camilo Sesto. Las canciones mexicanas adquirían un nuevo aire.

“Dr. Psiquiatra”. Gloria Trevi

La bomba de pop-shock Gloria Trevi se llenó de “Rebel Girl” después de su controvertido debut televisivo con  “Dr. Psiquiatra” en el programa de variedades mexicano “Siempre en Domingo”. La canción, que convirtió a Trevi en una superestrella, atrevida y controvertida, así como su sencillo “Pelo Suelto”, anunciaron la llegada de un tipo diferente de estrella del pop mexicano.

Se trataba de una suerte de Madonna salvaje y latina, franca pero absolutamente encantadora. Irrumpió en un tiempo en que se esperaba que las cantantes femeninas fueran mas dulces, como Lucerito o Daniela Romo.

“Como la flor”. Selena

Antes de que Selena Quintanilla-Pérez revolucionara el corpiño y se convirtiera en la patrona de los texanos, ella y su familia de testigos de Jehová recorrieron restaurantes y ferias del condado con la banda “Los Dinos”.

La primera muestra de éxito internacional de la banda llegó con “Como La Flor”, un corte tejano mezclado con cumbia y que formaba parte de su tercer álbum de estudio, “Entre a mi mundo”, que alcanzó el número uno en la lista de álbumes mexicanos regionales de Billboard y 97 en la lista de Billboard 200 en los Estados.

El gran éxito de la banda no solo conquistó al público en México, sino que situó a Selena como una digna competidora en el mercado tejano dominado por los hombres. En las notas del álbum, el hermano mayor de Selena, el bajista A.B. Quintanilla, afirmó que escribió “Como La Flor” en un motel de Bryan, Texas, después de ver a niños pequeños “tratando de alimentar a sus familias” vendiendo rosas de plástico en un club nocturno.

Su mejor interpretación de la canción sería la última de Selena: una actuación que coronó el histórico espectáculo Astrodome de Houston en 1995, justo antes de su asesinato por la presidenta del club de fans, Yolanda Saldívar. S.E.

“Oye mi amor”. Mana

El tercer álbum de estudio de la banda mexicana, “¿Dónde jugarán los niños? “, publicado en 1992, capturó por completo el sonido y la energía vibrante de la explosión del rock en español que se vivía en aquel momento, y ayudó a catapultar el movimiento a una esfera global. “Oye Mi Amor”, la canción más popular del álbum, consolidó el sonido característico del grupo: los riffs de guitarra surgidos de las bandas de nueva ola y reggae de los ochenta, melodías para bailar y reconocibles gancho.

El uso brillante en la canción de una flauta de pan tradicional unió las raíces populares de Maná dentro de un marco de rock moderno, un movimiento que resonaría con millones de jóvenes fanáticos latinoamericanos en todo el mundo y garantizaría el legado duradero de la banda para las generaciones venid