La noticia de que Bad Bunny ha sido el artista más escuchado en Spotify en 2020 ha sido la confirmación de que la música en español ha conquistado el mainstream. Muchos de sus artistas pueden codearse en igualdad de condiciones con las grandes estrellas de la escena anglosajona, un coto prácticamente cerrado durante décadas.

Los logros del rapero puertorriqueño no son casualidad. Ya en 2018 los tres artistas con más visitas en la plataforma de vídeo Youtube hablaron español: Ozuna (20 millones de suscriptores; 8.7 mil millones de visitas), J Balvin (18 millones, 7.1 mil millones) y Bad Bunny (13 millones, 7 mil millones).

La influencia en los gustos musicales y en la audiencia de los algoritmos que gestionan plataformas de consumo musical como Spotify o Youtube, han sido claves para transformar sonidos y estilos de nicho en productos de alcance global.

Este fenómeno, que se ha consolidado en los últimos tres años, explica muy bien las transformaciones que el consumo en streaming está provocando en la industria musical. Un artista puede seguir siendo regional mientras que sus canciones tienen alcance global.

Se generan dos espacios paralelos en contraste con el modelo tradicional en el que la proyección internacional de un artista era proporcional al éxito de sus canciones.

Mark Mulligan, director de análisis de MIDiA, una compañía dedicada a analizar el comportamiento del consumo en los mercados digitales, señalaba hace un tiempo que “los artistas anglosajones han sido las superestrellas globales durante décadas porque tuvieron el respaldo del dinero y del marketing de los grandes sellos discográficos globales. Ahora, a gran escala, las audiencias regionales pueden tener el mismo impacto, simplemente escuchando”. Ese análisis sigue estando plenamente vigente.

Bad Bunny, el cantante puertorriqueño de solo 26 años, tiene una capacidad creativa fuera de lo común. Ha publicado tres discos durante este 2020 de confinamiento y pandemia, en los que ha contado con la colaboración de estrellas de la talla de Rosalía, Don Omar, Nicky Jam o Daddy Yankee. Bad Bunny es el nuevo rey midas de la industria música mundial, el artista al que todos se quieren aproximar.

En total son 8.300 millones de escuchas las que ha conseguido el artista urbano, según ha publicado en su informe anual Spotify. Melanie Parejo, portavoz de la compañía en el sur de Europa, definía a El País recientemente la lista como “histórica por la importancia de la música latina. Nunca antes se había consumido tanta música en español”, señalaba.

Como si simplemente se tratara de un movimiento de fichas, junto a Bunny se encuentra en el tercer puesto el colombiano J. Balvin, otra de las grandes estrellas globales de la música latina. En 2020 solo el canadiense Drake ha sido capaz de superarlo en número de escuchas en Spotify. En contraste con estas cifras habría que recordar que el año pasado los tres primeros fueron artistas que se expresan en inglés: Post Malone, Billie Eilish y Ariana Grande.

La portavoz de Spotify ha reconocido que los llamativos resultados de 2020 no han sido ninguna sorpresa sino la consecuencia natural de una tendencia que viene marcada desde hace almenos cinco años. “La música en español está más fuerte que nunca.

Bad Bunny ha lanzado tres álbumes, no precisamente cortos, y todos han roto récords de escuchas”, señala Parejo. Si el puertorriqueño es el artista más escuchado, en cuanto a canciones gana el también canadiense The Weeknd, con Blinding Lights.

Los artistas latinos más escuchados mensualmente en Spotify solo en Latinoamérica durante 2020 son los siguientes:

  • J Balvin, 57.8 millones de oyentes mensuales
  • Bad Bunny, 45.1 millones de oyentes mensuales
  • Ozuna, 44.5 millones de oyentes mensuales
  • Daddy Yankee, 40.2 millones de oyentes mensuales
  • Camila Cabello, 36.9 millones de oyentes mensuales
  • Maluma, 35.5 millones de oyentes mensuales
  • Anuel AA, 31.6 millones de oyentes mensuales
  • Karol G, 30.7 millones de oyentes mensuales
  • Shakira, 27.4 millones de oyentes mensuales
  • Nicky Jam, 26.9 millones de oyentes mensuales

En octubre la plataforma musical en streaming anunció el lanzamiento de la campaña “Lo Nuestro es Arte” para celebrar el “Mes de la Herencia Latinx”. Se trataba de una campaña que, según sus promotores, quería ser “una oda a todas las culturas, sonidos y voces que componen la Latinidad”.

Spotify explicó que con la iniciativa buscaba destacar cómo “la música Latina abarca desde los sonidos ancestrales y tradicionales que componen géneros tropicales como la salsa y la cumbia, hasta el rock clásico, el indie experimental y tantas variaciones de reguetón, trap y R&B”.