Después del mediodía el aguacero cae puntual y con fuerza. En ciudad de Panamá la lluvia es una constante la mayoría de los meses del año, nueve para ser exactos. Durante los otros tres no cae ni una gota y predomina un cielo claro y azulado.

Lejos de ser un calzado común, las botas no son un accesorio prioritario para los que caminan por la calle con regularidad, tampoco para los que andan en auto. “Simplemente no forman parte del estilo del panameño, mucho menos las botas fabricadas para soportar la lluvia, a pesar de nuestro clima”, explica María Quintero, creadora de la marca Undercover Boots.

En Panamá llueve pero nadie usa botas de lluvia, aun así María fundó su propia empresa y desde hace cinco años diseña un calzado único, inspirado en la cultura de su país. Su marca ya se vende en Amazon y ha tenido clientes en treinta países de la región.

Aficionada desde muy pequeña

María usó botas de lluvia desde temprano. Era una niña de ocho años de edad cuando salía de vacaciones y regresaba con un nuevo par en la maleta. Confiesa que siempre quiso fabricarlas a su manera  y hoy en día está segura de haber encontrado su propósito en la vida.

“Las compraba unicolores, con puntos, todas me gustaban. Cada vez que me veían en la calle se acercaban a preguntarme dónde las había comprado. Entonces descubrí que sí había público para un producto que no existía y que además se merecía algo diferente y especial”, detalla Quintero.

Undercover Boots fue un sueño que se materializó luego de una carrera de once años en hotelería. María sacrificó cumpleaños, fiestas de fin de año y celebraciones familiares por dedicarse al área de operaciones de un hotel, pero ganó disciplina, constancia y liderazgo, cualidades que le han permitido dirigir su emprendimiento con éxito.

Undercover boots
Los diseños de Undercover Boots son únicos e irrepetibles. Son limitados con la intención de que el cliente coleccione cada bota. Cortesía de Undercover boots

Artículo relacionado: Yoshiris Peña, la venezolana que se enamoró del cacao panameño

Un tembleque y una pollera

Luego de renunciar a los tacones y al horario veinticuatro siete, Quintero se tomó un año sabático que solo duró tres meses. El resto del tiempo fue oportuno para crear su marca y encargar la fabricación de su primera bota llamada Tembleque, inspirada en La Pollera, el traje típico de la mujer panameña.

Sin embargo, había una limitación “Tenía pocas probabilidades de sobrevivir. En Panamá no se fabrican botas de hule. No hay la maquinaria para ello. Tuve que encargarla a China y había factores de riesgo como la cantidad y la calidad del producto. Como emprendedor quieres estar ahí para supervisarlo todo y asegurarte de que el resultado sea bueno. Yo tuve que hacer el proceso mediante mi computadora y confiar en que saldría bien”, recuerda.

La primera bota de Undercover boots llegó a casa de María tal como la había imaginado. Fabricada con un tipo de hule suave y confeccionada con algodón y polyester, entre otros materiales. “Estaba tan emocionada que no paraba de abrazarla”, dice con una sonrisa. En los siguientes diez meses la empresa ya contaba con oficina de distribución, teléfono y contadora.

Undercover boots
Contribuir con la sociedad es otro de los pilares de Undercover boots. En la imagen un grupo de la fundación Pro-Niños del Darién recibe varios pares de botas de regalo. Darién es la provincia de Panamá que colinda con Colombia. Cortesía de Undercover boots

Undercover Boots”, promoviendo la cultura local

Los diseños creados por Quintero reflejan cuatro pilares fundamentales de la marca que buscan resaltar las costumbres y tradiciones de Panamá: folclor, flora, fauna y la intervención de un artista invitado. Desde la silueta de una mujer utilizando la Pollera, hasta las flores amarillas del árbol El Guayacán

Dos años después, en 2016, Undercover boots abrió su primera tienda en el Casco Antiguo de la ciudad, con miras a internacionalizarse y llegar a un público extranjero. En el lugar no solo se compran botas, sino también productos de otros diseñadores locales. Además del calzado, María diversificó su catálogo y ahora ofrece accesorios como lentes, posavasos, raincoats, ente otros, que también están disponibles a través de la página web de la marca.

Artículo relacionado: “La Rana Dorada”, pioneros de la cerveza artesanal en Panamá

Unas botas panameñas que cruzan fronteras

Este año la empresa recibió el premio DHL Export Company of the year, entregado por DHL, que le ha permitido mejorar sus tarifas a la hora de exportar su producto a otros países. Ya se han vendido botas en más de treinta.

Undercover Boots
La tienda de Undercover boots, ubicada en una calle del Casco Antiguo de la ciudad, no solo vende los productos de la marca, sino también de otros diseñadores panameños. Foto: undercover boots. Cortesía de Undercover Boots.

Quintero también quedó como finalista del Entrepreneur Award otorgado por el centro de emprendimiento INCAE que fomenta el emprendimiento en Latinoamérica. El programa le ha entrenado en diferentes áreas de negocio como marketing, logística y expansión de la marca.

Colombia, México y Estados Unidos son los siguientes mercados a los que está apuntando este año, con la idea de acercarse a grandes distribuidores que puedan colocar el calzado en pequeñas tiendas. La meta es lograr que Undercover boots sea una marca global, aunque todavía hay muchos que no la conocen en Panamá, en palabras de la emprendedora.

Además de expandirse, para Quintero es importante contribuir con la causa social y con el medio ambiente. Próximamente la empresa tendrá su propia fundación y en un futuro esperan fabricar una bota ecoamigable. “Desde siempre hemos donado a diferentes fundaciones por medio de la venta de las botas. Hemos ayudado a familias y a niños que viven en zonas vulnerables en Panamá”.

¿Imaginaste que tendrías tu propia marca luego de renunciar a la hotelería?, le pregunto a María. Se ríe incrédula y afirma sin vacilar: no es fácil encontrarle un propósito a la vida, en mi caso, no me veo haciendo otra cosa.