Cientos de jóvenes emprendedores de República Dominicana tienen ideas para iniciar una startup, una estructura temporal en busca de un modelo de negocio, como la define el famoso emprendedor y académico Steve Blank. Pero el ecosistema de emprendimiento dominicano todavía está en una fase muy primitiva, sin estructuras ni inversores dispuestos a apostar por jóvenes talentos y con pocos casos de éxito.

La motivación para las startups se inició institucionalmente en República Dominicana en el 2006 con la formación de los centros de emprendimiento de las universidades. Desde el 2012 se comenzaron a hacer las “Startups weekend” y hasta ahora se han realizado seis.

El primer escollo ha sido, como en otros lugares, la falta de inversión. El Ministerio de Industria y Comercio ha creado una red de mentores para los emprendedores. Otras instituciones gubernamentales como la Vicepresidencia de la República junto al sector privado apoyan con su patrocinio los eventos que promueven el emprendimiento pero a la hora de llevar a cabo la iniciativa faltan inversionistas que estén dispuestos a hacer una inversión de riesgo.

Los “Startups Weekend” se han convertido en el mejor indicador del nivel de emprendimiento de los jóvenes talentos dominicanos.

Leonardo Jiménez, quien ahora dirige una empresa que inició como startup, indica que los inversionistas quieren retorno rápido de dinero y “lo primero que preguntan es cuándo y cuánto podrían obtener como ganancia. Les espanta el hecho de que solo una de cada diez startups sea exitosa y que un modelo de negocios como este, normalmente no deje ganancias en los primeros meses”, señala.

Tampoco los bancos se aventuran a financiar este tipo de proyectos por la misma razón de que no hay garantías ni retorno rápido de inversión.

Jorge Vargas, quien lleva un año y tres meses con una startup exitosa, menciona otra deficiencia: “Los emprendedores no saben expresarse, no saben decir cuánto dinero necesitan, no saben cómo hacer para generar dinero y para producir cantidades”, en pocas palabras, les hace falta orientación.

Sin embargo, a pesar de estos inconvenientes, Jorge, que año tras año participa en la organización de las “Startups wekeend”, indica que todos los días acuden a su empresa decenas de personas con buenas ideas. Entre 50 y 70 interesados asisten a las “Startups weekend” y de cada una de ellas salen alrededor de15 proyectos. También explica que el año pasado hubo unos mil proyectos nuevos, aunque no todos hayan salido adelante.

Los emprendedores reciben mentoría, asesoramiento legal y fiscal y vías para generar redes de contacto en la fase de incubación de sus proyectos.

Precisamente por la falta de una institución que agrupe a los emprendedores, es difícil cuantificar la cantidad de ellos, pero miden el desarrollo por el nivel de interés en los eventos relacionados al tema y la consistencia del liderazgo, ya que son pocos los líderes que se han agotado en el camino.

Pablo Ignacio García es director ejecutivo de “Enlaces”, una red de inversionistas ángeles que apoya proyectos que cuentan al menos con un producto mínimo viable y primeras ventas en el mercado. Evaluando el interés en el emprendimiento indica que en los últimos meses han recibido un promedio de nueve aplicaciones por mes, lo que arrojaría un total de más de 100 proyectos de emprendimiento por año. Él también es consciente del apoyo recibido y de los límites del mismo.

“Tanto por parte del gobierno como por parte del sector privado se evidencia un gran apoyo a las startups dominicanas en cuatdo a actividades de sensibilización, identificación y exploración de ideas de negocio. Pero en las etapas de formulación, puesta en marcha y aceleración de emprendimiento el apoyo es muy deficiente”, reconoce.

TRES STARTUPS QUE HAN LOGRADO EL ÉXITO EN REPÚBLICA DOMINICANA

Kikaboni

Kikaboni es una startup que manufactura meriendas saludables con súper alimentos como la Quinoa, la Moringa y las semillas de Chia, que poseen alto contenido de nutrientes como proteínas y fibras y un bajo contenido en calorías, azucares y grasas.

La idea es de los hermanos Gian Luis y Arturo Pereyra, de 21 y 24 años, y surgió de su visita a un hotel donde muchos turistas buscan estilo de vida saludable. Comenta Gian Luis que el dueño, un canadiense, le daba una rama de moringa a los que visitaban el gimnasio del hotel y decidieron iniciar una investigación donde descubrieron que la universidad Johns Hopkins estaba estudiando tratar la mal nutrición infantil con Moringa puesto que 27% de su contenido es proteína.

Guiados por sus padres que también son emprendedores, empezaron a hacer snacks saludables en noviembre 2012. Kikaboni ha recibido premiaciones como emprendedores del año, están exportando por Amazon y sus ventas están en crecimiento.

Coworking

Se describen a sí mismos como un espacio colaborativo de trabajo para hacer que las ideas se compartan. Brinda espacio físico, escritorios, energía eléctrica, aires acondicionados, acceso 24 horas 7 días a  la semana, internet, salón de eventos, ambiente dinámico y una comunidad de personas dispuestas a colaborar. Es una iniciativa de 4 cofundadores, Jorge Vargas, Guillermo Sencion, Laura Alemany y Luz Gonzales. Eran parte del equipo organizador de la segunda Startup Weekend y la idea les surgió “porque el ecosistema de emprendimiento estaba empezando a unirse pero las iniciativas eran paralelas, no había espacio físico donde se reunieran los que estaban haciendo algo a nivel de emprendimiento”, indica Luz, cofundadora.

Coworking funciona a través de membresías. A cada miembro se le entrega una llave del espacio físico que les permite el acceso todo el tiempo, dependiendo de la membresía que haya elegido. Realizan eventos como talleres, actividades de networking y manejan programas de aceleración de empresas. Actualmente tienen 95 miembros.

AcountingLive

AccountingLive es un sistema de facturación y contabilidad a través de la nube orientado a pequeños empresarios en Latinoamérica. El sistema surge por el creciente interés de pequeños empresarios de utilizar la nube para hacer más eficientes sus negocios. “En el área de facturación y contabilidad específicamente, los negocios latinoamericanos carecen de una solución robusta ya que por las complejidades fiscales que existen en este mercado, los sistemas tradicionales de facturación y contabilidad web de USA no funcionan” indica Maurice de Castro, directora de AcountingLive.

La idea de AccountingLive se estaba discutiendo desde el año 2008 pero en ese momento el mercado Latinoamericano de software contable a través de la nube no estaba preparado para una propuesta similar. Finalmente en el año 2012 se comenzó a desarrollar el software y el mismo fue lanzado en diciembre de 2013. Hoy AccountingLive posee clientes en todo el mundo pero se enfoca principalmente en México, El Salvador, Guatemala, Honduras, Panamá y República Dominicana.

Con este mecanismo a través de la nube, las empresas no tienen que preocuparse de comprar servidores o hacer backup ya que todo está en la nube. Recientemente el Ministerio de Industria y Comercio entregó el premio al Emprendimiento Tecnológico a Maurice de Castro, por AccountingLive.