Se necesita cierto tipo de personalidad para querer trabajar en una startup. Hay una serie de “soft skills” que se consideran cualidades cruciales para los emprendedores que quieren ampliar sus equipos de trabajo. Nicolas Cole, escritor y fundador de Digital Press, explica en un reciente artículo cuáles son las cualidades que él considera fundamentales para que un trabajador se integre en la cultura de startup con éxito.

1. Un gran empleado de una startup tiene que prosperar en el “caos organizado”

Esta fue una frase que un mentor mío, un fundador de startups, solía decir todo el tiempo. “Tienes que estar de acuerdo con el caos organizado”.

Lo que eso significa es que no debes esperar que las cosas se pongan siempre en piedra. Obviamente, el objetivo de la organización es encontrar estos surcos y construir procesos y mejores prácticas que escalen y envejezcan bien. Pero la verdad es que una startup es tan frágil como un bebé recién nacido. Algunos días te despiertas y te das cuenta: “Lo que estamos construyendo no es realmente escalable. Necesitamos cambiar las cosas ahora”. Y los mejores empleados de una startup no solo entienden esta mentalidad, sino que también ayudan a detectar problemas en el camino, para mejorar el conjunto. Es parte de las soft skills que un empleador va a valorar.

Artículo relacionado: Este es el equipo que necesitas para una startup exitosa

2. Un excelente empleado de una startup busca formas de ayudar más allá de sus responsabilidades laborales formales

Cuando creas una empresa desde cero hay una lista interminable de cosas que se pueden hacer.

En cualquier día, mi lista de asuntos pendientes abarca desde tareas “en la maleza” como seguimiento de posibles clientes, seguimientos de clientes actuales, capacitación de nuevos empleados, poner eventos en el calendario, etc., hasta tratar de imaginar dónde estará el negocio en 5 años y cómo vamos a llegar allí. Y fluctuar entre esos dos estados es extremadamente agotador mentalmente.

Los grandes empleados de una startup se dan cuenta de que están construyendo su “rol futuro” en la empresa. Por lo tanto, se encargan de no solo hacer su propio trabajo, y hacerlo excepcionalmente bien, sino de encontrar otras formas de verificar las cosas de la lista de tareas pendientes de la empresa y agregar valor exponencial.

3. Un gran empleado de una startup se preocupa más por el equipo que por su título individual

Esto fue algo que mi propio mentor me golpeó en el cerebro, y estoy agradecido de que lo haya hecho.

“Tu título no importa”, me decía una y otra vez. “Lo que importa es tu calidad de trabajo. Lo que importa es lo que traes a la mesa. Continuaría despotricando sobre cuántas personas se autodenominan “CEO” cuando, en realidad, dirigen un blog o una tienda Shopify y su único empleado es un asistente virtual, y él lo usa como un ejemplo de cuán poco significa ese título en el gran esquema de las cosas.

Cuando trabajas en una startup y eres parte de la construcción de algo desde cero, tu título nunca podrá abarcar por completo todas las cosas diferentes que haces (si es que tienes un alto rendimiento, claro). Si intentas crear un título que sea un paraguas para todos los diferentes sombreros que usas, tu título no tendrá sentido (tanto interna como externamente). Pero sin algún tipo de título, también es difícil (interna y externamente) que haya claridad sobre tus prioridades individuales.

Me niego a llamarme CEO (aunque tenemos inversores, una junta y más de una docena de empleados a tiempo completo) porque no creo que eso sea lo que importa. Lo único que me importa es construir la empresa, poner al equipo en una posición de éxito y continuar avanzando.

4. Un gran empleado de una startup se arriesga, aprende rápidamente y no tiene miedo de romper las cosas en el camino

Algo más que mi mentor solía decirme era: “Cole, nunca me enojaré si cometes un error. Solo me enojaría si tuvieras demasiado miedo de arriesgarte en primer lugar”.

Crear una startup es difícil porque casi todo lo que haces es la “primera vez”. Estás constantemente en modo de exploración, lo que significa que probablemente vas a buscar en la oscuridad por un tiempo.

Un gran empleado de una startup prospera en este tipo de entorno.

Se encargan de explorar un poco por su cuenta. Traen nuevas ideas a la mesa y señalan áreas de mejora. Intentan cosas porque saben que pueden. Y, sobre todo, entienden cuándo las cosas deben cambiar en cualquier momento.

5. Un gran empleado de una startup tiene un sentido de urgencia

Sobre la base de lo anterior, una de las cualidades más importantes en una startup (y las personas que la empresa contrata) es la velocidad.

En tierra de una startup un solo día puede parecer un mes. Un mes puede parecer un año. Y un año puede sentirse como una eternidad. Lo que significa que, para continuar avanzando y progresar en una dirección significativa, cada miembro del equipo debe estar dispuesto a correr y correr con las cosas tan pronto como se conviertan en una prioridad.

No hay tiempo para esperar una semana. En muchos casos, “mañana” es demasiado tarde. El tiempo es ahora.

6. Un excelente empleado de una startup no mide su valor entre las 9 y las 5 horas

Como fundador, realmente trabajo duro para honrar la vida personal de las personas, sus fines de semana, sus tardes y su tiempo fuera del trabajo.

Sin embargo, también tengo cierta expectativa para las personas que dicen que quieren ser parte de la construcción de algo desde cero. Y para ser una valiosa aportación a una startup debes estar de acuerdo con el hecho de que tu día no siempre comenzará a las 9 y finalizará en el momento en que el reloj marque las 5. Algunos días comenzarán temprano. Algunos días acabarán tarde. Algunos fines de semana incluso querrás hacer algo de trabajo tú mismo, para que no tengas una semana loca por delante.

7. Un gran empleado de una startup no ve su papel como un “trabajo”, sino como una oportunidad para desarrollar una carrera

Como startup debes tomar decisiones con recursos mínimos. Y debido a que tienes recursos mínimos, eso significa que necesitas contratar personas que realmente quieran ser parte de la visión.

El mayor diferenciador entre los empleados de una startup de alto rendimiento y “todos los demás” es la forma en que tratan su papel. Sin lugar a dudas, hemos descubierto que los empleados que tratan su papel como un trabajo y nada más son los que no terminan siendo duraderos. O se vuelven infelices, o está muy claro que no es alguien a quien valga la pena invertir tiempo, energía y recursos. La gente olvida que cuando trabajas para una empresa, la empresa invierte mucho dinero en todos y cada uno de los empleados.

8. Un gran empleado de una startup no fomenta el drama ni comienza un conflicto

Cuando estás creando una startup, te encuentras con todo tipo de cosas que no esperas, especialmente cuando se trata de “personas”.

La desafortunada verdad es que no todas las personas que contrates serán las adecuadas para la cultura de tu startup. Algunos entrevistarán bien, se unirán a la empresa y luego terminarán convirtiéndose en una fuente de energía tóxica. Otros parecerán tímidos en su entrevista pero resultarán imprescindibles. Muchas veces es difícil saber quién va a ser el adecuado antes de cruzar la puerta y comenzar a interactuar directamente con el equipo.

Sin embargo, lo importante es cuánto tiempo dejas que se acumulen la negatividad y el comportamiento tóxico. Los grandes empleados, en empresas de cualquier tamaño, son implacablemente positivos. Llano y simple. Entienden que las cosas van mal. Saben que no todos los días se sentirán bien. Pueden recorrer los altibajos del viaje, mantenerse centrados y ser una fuerza positiva para el equipo, no negativa.

9. Un gran empleado de una startup está dispuesto a sacrificar recompensas a corto plazo por el pago a largo plazo

Construir algo importante lleva tiempo.

Si quieres poder decir que estabas “en la planta baja” antes de que la compañía alcance su primera o segunda gran montaña de éxito, entonces debes darte cuenta de que eso significa construir el piso, limpiar el piso y ayudar a colocar los ladrillos en el edificio uno por uno por uno.

Los empleados de una startup en una etapa inicial son un grupo único e impresionante. Están dispuestos a asumir un cierto nivel de riesgo para ayudar a darle vida a la idea. Es sorprendente escuchar a la gente decir: “Fui el octavo empleado de Uber” o “formé parte de los 20 originales en Facebook”. En la sociedad, estos primeros empleados son elogiados e idolatrados casi tanto como los fundadores.