Desde que era adolescente, Royler Marichal pasaba horas planeando cómo iba a convertir en realidad las ideas empresariales que, en aquel momento, le llegaban. “Creo que lo que más me motivaba era simplemente tener una buena idea, que nadie la estaba haciendo y que se necesitaba hacer”, le contó a PanamericanWorld. Dos décadas después, este emprendedor en serie cubano ha logrado convertir muchas de sus ideas en proyectos tecnológicos novedosos para su país.

CrecexDiez, el Google Ads de Cuba

Uno de los emprendimientos creados por Royler que más ha impactado en Cuba ha sido CrecexDiez, una plataforma pensada para que los negocios privados puedan publicitarse en espacios digitale. En ella, los creadores de contenido logran generar ingresos al mostrar esos anuncios.

“Google Ads, Facebook Ads y la mayoría de las herramientas publicitarias están bloqueadas para Cuba por el Embargo de Estados Unidos. Por tanto, los esfuerzos de marketing de los emprendimientos tenían que buscar alternativas ortodoxas y no contaban con una forma de medir el rendimiento de sus campañas publicitarias”, reconoció Royler.

“CrecexDiez les da la facilidad a los emprendimientos de crear una campaña publicitaria y poder segmentar a Cuba como país meta, así como el sector del sitio web donde desean que su anuncio sea mostrado”, explicó.

Una vez que la campaña está activa, la plataforma ofrece información en tiempo real sobre el rendimiento de la misma. Los clientes reciben acceso a métricas habituales de otras herramientas publicitarias, como la cantidad de clicks, impresiones y CTR.

“Buscamos posicionarnos primeramente en el mercado cubano, con una herramienta que sea fácil, potente y que ofrezca resultados verdaderos para los emprendimientos cubanos. Así les será más fácil saber cuánto les costaría adquirir un nuevo cliente usando nuestra plataforma”, aclaró Royler.

La iniciativa de CrecexDiez ha sido muy bien recibida. “Muchos de los anunciantes están repitiendo y eso nos satisface mucho”, aseveró el emprendedor en serie.

CrecexDiez es una plataforma pensada para que los negocios privados en Cuba puedan publicitarse

“El concepto de campaña publicitaria que te permite medir los resultados marca la diferencia entre CrecexDiez y otras alternativas como, por ejemplo, los bot de Telegram que te replican una campaña por muchos grupos que cuentan con una cantidad considerable de usuarios; pero que no te permiten medir a cuántos has alcanzado realmente”.

Por otro lado, blogueros e influencers en Cuba ahora pueden monetizar sus espacios digitales con publicidad. “Antes esto era un problema a no ser que tuvieras un familiar en el extranjero que pudiera crearte una cuenta en Google Ads para, de alguna forma, saltar la barrera del Embargo”, aclaró Royler.

Artículo relacionado: Erich García, el embajador de las criptomonedas en Cuba

HubCity, un mapa de los emprendimientos cubanos

Otro de los proyectos creados por este emprendedor en serie es HubCity. Esta es una plataforma que sirve como directorio de startups cubanas y quiere convertirse en un espacio para que se establezcan contactos entre negocios privados y empresarios estatales en Cuba.

El HubCity busca visibilizar más los emprendimientos cubanos

“Por ahora queremos que sea una herramienta de utilidad para encontrar de forma fácil emprendimientos cubanos y que estos, a su vez, tengan un espacio para interactuar entre ellos en algo que llamamos el “Malecón”, una especie de mini red social para los emprendedores del hub. Ya contamos con más de 110 emprendimientos listados, pero no ha sido mucha la participación en el Malecón. Estamos pensando cómo revertir esa situación mejorando la infraestructura tecnológica e implementando nuevas ideas para atraer al emprendedor y hacer que interactúe”, explicó Marichal.

“El objetivo es unir y potenciarlos permitiéndoles crear alianzas, acceder a licitaciones y brindándoles herramientas para su gestión y desarrollo”, especificó.

Neuron, un juego de conocimiento

De la mente creativa de Royler salió Neuron. Esta es una plataforma donde “puedes aprender mientras juegas, compites y ganas”, reconoce el sitio oficial del emprendimiento.

“En pocas semanas ya tenemos más de 300 usuarios que han jugado más de 5000 partidas entre ellos. La idea de motivar el aprendizaje a través de un juego me encanta. Tenemos un grupo en Telegram muy activo donde los jugadores pueden interactur entre ellos antes y después de los torneos que se desarrollan. De ese grupo ha salido mucha retroalimentación. Esta me ha servido para hacer cambios y agregar nuevas características al juego”, aseguró Marichal.

“El futuro inmediato de Neuron va por la creación de torneos, no solo de conocimiento general. Muy pronto cualquier persona podrá organizar su propio torneo, con sus propias preguntas. Esto abre mucho el espectro, desde marcas que realicen torneos con recompensas con preguntas en torno a ellas, como estrategia de marketing para aumentar el reconocimiento de su marca en sus comunidades, escuelas que quieran medir su proceso educativo a través de un torneo sobre lo estudiado, solo para sus alumnos, hasta simplemente un influencer que quiera entretenerse con su comunidad”, aclaró Royler.

“Tanto el HubCity como Neuron ya los estoy monetizando con la publicidad de CreceXDiez, mientras aparecen sus respectivos modelos de negocios”, reconoció.

Emprender en Cuba hoy

Para Royler Marichal, el emprendimiento en Cuba hoy es “algo sorprendente. No sé si es por la necesidad o por el simple hecho del “ADN cubano”, pero el ecosistema es uno de los mejores en América Latina. Me impresiona mucho el nivel y el poder creativo que se evidencia en tantas ideas que se están fomentando hoy y otras que ya están en desarrollo”.

“Hay muchas charlas en la semana que dan a conocer nuevos emprendimientos y acercan a otros ya establecidos. La unidad que se respira en estos medios es motivadora. El hecho de ayudarnos mutuamente y potenciarnos formando alianzas y compartiendo recursos y herramientas no creo que pase mucho en otros contextos”, dijo.

“No sé si peco de optimista, pero creo que, en los próximos años, con las nuevas regulaciones que abren el espectro al sector privado, experimentaremos en Cuba un desarrollo sin igual motivado por el sector privado. Al unísono me duele mucho ver cómo algunos emprendedores están migrando sus proyectos a otros países, porque es imposible legalizarse en Cuba. Ver el poco interés gubernamental por las startups de base tecnológica en Cuba también pesa mucho”, concluyó el emprendedor en serie.