Siete años atrás, en la sala de la casa de un amigo de sus padres, en La Habana, la emprendedora cubana Marta Deus comenzó el primero de sus negocios. Lo llamó “Deus Expertos Contables”. Cuando le comentó a sus amistades que quería hacer un proyecto para llevar la contabilidad a los negocios privados, “todo el mundo me dijo, ¿para qué vas a hacer eso?”, le contó a PanamericanWorld.

A pesar de las reticencias iniciales, ella aplicó un consejo que luego ha compartido con otros emprendedores: “inténtelo”. En 2020, Marta no solo mantiene su negocio de contabilidad, sino que ha cofundado otros dos exitosos emprendimientos: Mandao, una empresa de delivery y Negolution, una revista para los emprendedores cubanos.

El delivery en Cuba está Mandao

La pandemia del coronavirus ha provocado enormes daños económicos en la mayoría de las empresas, menos en las de delivery. El confinamiento al que fue sometida gran parte de la población en el planeta, como medida extrema para impedir la propagación del virus, hizo que creciera enormemente el interés por utilizar servicios de entregas a domicilio. Cuba no fue una excepción.

En septiembre de 2019, siete meses antes de que se detectara el primer caso de coronavirus en Cuba, Marta Deus cofundó Mandao, un servicio de entregas a domicilio de comida de restaurantes y productos de mercado, por ahora solo en La Habana.

“Comenzamos trabajando con un grupo pequeño. Esta época de pandemia nos ayudó a dar a conocer más nuestro negocio, porque las personas dependían de un servicio a domicilio, por las limitaciones en el traslado. Fue un boom para nosotros, de un día para otro”, explica.

Cortesía de Mandao.

Los “mandaderos” recorren la ciudad en motos eléctricas. Detrás llevan una gran mochila amarilla, con el rótulo “Mandao” y el teléfono de contacto del negocio. En un primer momento, los pedidos se hacían a través de llamadas telefónicas o mensajes por WhatsApp; pero desde julio está disponible la aplicación móvil, tanto para Android como iOS. El cambio, asegura Marta Deus, ha sido enorme.

Actualmente, el 70% de los pedidos de Mandao se reciben a través de la aplicación. En la base de datos están registrados más de 14 000 usuarios y, en total, ya Mandao ha realizado unas 20 000 entregas. En la app es posible navegar entre más de 50 restaurantes, revisar sus menús y seleccionar los platos. Además, los usuarios tienen la opción de solicitar cestas de vegetales, provenientes de la reconocida finca agroecológica Vista Hermosa. En Cuba, las personas pagan al contado, cuando reciben los productos en casa; mientras, desde el extranjero también se pueden realizar pedidos, con pagos mediante tarjetas de crédito y débito.

“Seguimos trabajando muchísimo porque son 3 apps: una de los mandaderos, otra de los restaurantes y otra del cliente. Ha sido un reto enseñar todo esto”,afirma Marta.

La entrada de Cuba a la “nueva normalidad”, que marcó el fin de los confinamientos masivos puede haber incidido en un descenso en los pedidos, “pero ha aumentado la cantidad de usuarios en la aplicación y así balanceamos”, asevera la empresaria.

Foto: Abel Rojas / PanamericanWorld

Para 2021, esta emprendedora cubana piensa expandir Mandao hacia otras provincias. “Queremos arrancar en Holguín. Allí lo tenemos casi todo preparado”, reconoció. También buscarán crecer en otras zonas de La Habana, aunque ahora mismo esto les resulta complicado, porque no pocos restaurantes afrontan problemas con los suministros para elaborar los alimentos, por la tensa situación económica en la que se encuentra Cuba.

Artículo relacionado: Auge para los nuevos emprendedores cubanos

Negolution, una revista de y para emprendedores cubanos

El ecosistema mediático cubano cada vez es más diverso. Una de las revistas digitales que ha logrado sobrevivir los vaivenes económicos y las miradas suspicaces sobre proyectos de nuevos medios de comunicación es “Negolution”.

La idea de crear una revista de y para emprendedores cubanos le surgió a Marta Deus en 2016. En un curso de verano, en la Florida International University, en pleno boom del deshielo entre Cuba y Estados Unidos, Marta conoció a Rigo García Berriel, quien tenía un negocio de impresión, llamado ArtPrint.

Ejemplares de la revista “Negolution”.

“Hablamos de lo difícil que nos resultaba encontrar contenidos sobre emprendimiento. Ahí surgió la idea. ¿Por qué no hacer una revista que hable de emprendedores, en la que demos consejos y publiquemos una agenda de cursos?”, recordó.

“Negolution” ya ha publicado 25 números. Las revistas, en formato PDF, circulan por las vías alternativas de socialización de contenidos en Cuba, como “el paquete semanal”; además, pueden descargarse gratuitamente desde el sitio oficial del medio. Inicialmente la nueva edición salía cada dos meses. En 2020, “Negolution” comenzó a publicarse mensualmente, pero llegó la pandemia. “Tuvimos que parar”, reconoció Marta.

No obstante, los planes son de continuar adelante porque “este es un negocio que nos llena de satisfacción. La gente nos da un feedback positivo; pero es complejo, porque dependemos de la economía, de los otros negocios. La incertidumbre económica con la que se vive en Cuba siempre nos afecta mucho. Dependemos de esas variables, lo que nos hace buscar nuevas alternativas. No obstante, existimos y seguimos haciendo cosas buenas”, concluyó Marta.

Inténtelo, el consejo de un emprendedora cubana

Marta Deus lidera tres negocios completamente diferentes. ¿Cómo organiza su tiempo?, le preguntamos. “Mucho trabajo. Hay personas que tienen ocho horas de trabajo. Yo tengo 15, 16. Todos los días. Tengo un equipo buenísimo, todo el mundo sabe qué hacer. Sin ellos no iría ni a la esquina”, recalcó.

El principal consejo que comparte Marta con otros emprendedores cubanos, lo que siempre les dice cuando le preguntan sobre este tema es que “lo intenten”. “Hay que intentarlo, si no, igual aprenden algo. A mí no todo me ha salido bien, pero he aprendido. Ya sé que lo que no debo hacer. Siempre aprendes algo de intentarlo”, concluyó.