La forma en que influyes en tu trabajo y tu vida. Las prácticas y creencias que estableces. Todos estos son factores que pueden determinar si tendrá éxito o no.

El emprendedor y escritor Stephen Moore asegura que “si desarrollas los hábitos correctos, aumentarán en gran medida tus posibilidades de éxito”. Él las resume en esta especie de catálogo de rutinas o buenas conductas.

1. Evita los trabajos / clientes tóxicos

¿Deberías aceptar cada trabajo que te ofrecen?

No.

Siempre piensa en la imagen más grande. ¿La visión del proyecto es algo de lo que estarás orgulloso? ¿Algo con lo que te alegrarás? ¿Es adecuado para tu cartera y la marca general de tu startup?

Si la respuesta a cualquiera de esas preguntas es no, debes pensar detenidamente si este es el trabajo idóneo para tu startup.

Lo mismo ocurre con los clientes.

Puedes notarlo en el primer punto de contacto. El primer correo electrónico enviado. La primera reunión cara a cara. Puede ser su tono. Podría ser su comunicación no verbal. Podría ser su comunicación verbal. Tal vez llegaron tarde y no parecen apreciar tu trabajo o tu tiempo.

Cualquiera de estas señales puede dejar un sabor agrio y puede activar instantáneamente las alarmas.

Al considerar trabajos y clientes, siempre debes considerar el negocio que estás construyendo para el futuro.

Por lo tanto, no olvides preguntarte si el cliente que tienes enfrente es realmente adecuado para el negocio que deseas construir y si puedes veros trabajando juntos en el futuro.

Los negocios más exitosos se basan en los negocios repetidos y en el boca a boca. Ten esto en cuenta e  inicia cada proyecto con el objetivo de futuras relaciones, y si el ajuste no es correcto, retírate.

Artículo relacionado: Por qué tantas startups fracasan

2. Acepta desafíos difíciles

Muchas startups se imponen un papel restringido. Limitan lo que hacen, o no pueden hacer en función de su limitada visión según la cual “lo que son son”.

Nosotros no hacemos eso.

No podemos hacer eso.

No queremos hacer eso.

Eso no es “nosotros”.

A veces estás jugando a salvo. Otras veces proteges el ego. Otras veces es solo pereza. Al final, estas startups  no crecerán. No se desarrollarán. Y lo más probable es que fracasen.

Para garantizar que tú y tú negocio se desarrollen y crezcan, tienes que asumir desafíos que te saquen de tus propias limitaciones.

Asume tantos roles, proyectos y desafíos como te sea posible. Te obligará a adaptarte. Ponte en ambientes incómodos. Asume trabajos complicados o clientes que te empujen a tus límites.

Te abrirá a ti y a tu equipo a nuevas direcciones, nuevas ideas y nuevas creencias. Combina estas tres cosas juntas y tu equipo saldrá victorioso y crecerás gracias a eso.

3. Trabaja las horas que trabajan para ti

Me gusta trabajar los domingos por la mañana.

Sí, acabo de decir eso.

Odio el “día de descanso”. Me siento súper productivo los fines de semana por la mañana, y generalmente hago mucho.

También encuentro 8-10 a.m., y las tardes tempranas son horas pico de trabajo. ¿Por qué? No tengo idea. Pero eso es lo que funciona para mí, mi cuerpo y mi mente. Es entonces cuando siento que los jugos creativos “fluyen”.

Necesitas encontrar las horas de trabajo que más te convengan.

No te levantes a las 3 de la mañana todas las mañanas, a menos que estés realmente seguro de que funciona para ti.

No te obligues a trabajar 20 horas al día, a menos que estés realmente seguro de que se adapta a tu mentalidad de trabajo. La jornada laboral reducida ha sido probada en Suecia, con verdadero éxito.

Si encuentras que un día de 4 o 6 horas significa que realmente haces más que en una jornada más amplia, entonces eres:  a) uno de los afortunados y b) tienes el derecho absoluto de hacerlo.

4. Tomar decisiones a largo plazo, no a corto plazo

Toma decisiones que beneficiarán a tu negocio no solo hoy, sino también en las próximas semanas y meses.

Estrategia. Planifica con anticipación.

¿Dónde quieres que esté su negocio al final del año 1?

¿Cuántos clientes o proyectos deseas tener?

Divide estos objetivos en tareas manejables, y la toma de decisiones se puede hacer con un enfoque claro y un plan a largo plazo. Revísalos día a día, mes a mes, año a año, ajustándolos cuando sea necesario.

5. Estar motivado por las cosas correctas

Una startup que olvida o descuida centrarse en poner los mejores cimientos desde el principio, está en terreno inestable desde el día 1.

Así que deja de pensar en el sueldo por un momento. Olvídate de tu competencia. Deja de pensar en la ruta más rápida hacia la cima.

Piensa en el crecimiento. Piensa en la reputación. Piensa en la confianza. Piensa en la lealtad a la marca. Piensa en un propósito. Piensa en grande

Motívate para traer cambios a la vida de las personas, para crear cosas que traigan felicidad a la gente. Realiza los sueños de las personas. Realiza tus propios sueños.

Estos logros son mucho más gratificantes que cualquier cheque de pago.

6. Toma más descansos

Alguien famoso dijo una vez que “las mejores cosas suceden con una taza de café”.

O tal vez fue solo una estrategia de marketing.

De todos modos, es uno de los mejores consejos que puedo dar a una startup.

No hay suficientes horas en el día para hacer todo, por lo que no tiene sentido obligarte a ti y a otros a trabajar hasta que os caigáis de sueño. La calidad de tu startup solo disminuirá y disminuirá.

Las pausas son excelentes para un equipo. La vinculación del equipo es vital para el éxito de tu startup, ya que cuanto más fuerte sea el equipo, más posibilidades tendrás de superar la adversidad que te encuentres en el camino.

7. Cometer errores y siéntete orgullosos de ellos

Comenzar una startup es una inmersión en el extremo profundo.

La curva de aprendizaje es empinada. En muchos casos, no viene con una guía. No hay un manual de instrucciones para el éxito.

Entonces surge la pregunta; ¿Cómo puedes aprender si nunca te has equivocado? ¿Qué comprensión de las cosas tienes realmente cuando nunca has tenido que resolver un error?

Ser correcto ni siquiera es la parte importante.

Es la comprensión del proceso. Los métodos. Las fórmulas Por lo general, esto se realiza mediante pruebas, creación de prototipos y prueba y error. Hay tantas cosas que aprender del fracaso.

Los errores y las soluciones a ellos mejorarán tu confianza. Los errores te ayudarán a ayudar a los demás. Te preparan mejor cada vez para el próximo error. Revelan cosas que te has perdido y, a su vez, nuevas formas de abordar las cosas.

8. Siempre lucha por mejorar

Nada en la vida es perfecto.

Todo podría mejorarse de alguna manera.

Así que no pienses ni un segundo que tu startup es perfecta.

Siempre lucha por más. Siempre lucha por mejorar. Siempre busca mejoras, en todos los ámbitos. Refina tu proceso de trabajo y práctica. ¿Qué áreas se pueden mejorar?

Refina tu estrategia y visión. ¿Dónde falta? ¿Tienes un camino más claro ahora?

Refina tu marca y marketing. ¿Está funcionando? ¿Estás apuntando al mercado correcto? ¿Te estás conectando con tu audiencia?

Todo se puede mejorar. Y eso es una gran cosa. Significa que tu trabajo siempre puede ser elevado.

9. Usa tu red de apoyo

Está bien necesitar un hombro para llorar. De Verdad. De hecho, es un requisito.

No des por sentado a amigos y familiares. No dejes que la startup rompa ninguna relación con las personas más cercanas a ti. Necesitas una red de apoyo a tu alrededor.

Todos serán diferentes. Pero sea cual sea la gente con la que elijas rodearte, asegúrate de que respalden tu negocio, respalden lo que estás tratando de lograr y comprendan los problemas que enfrenta en el camino.

10. ¡Sopla un poco de vapor!

A veces la mierda golpea al ventilador.

A veces las cosas se vuelven tan abrumadoras que te empujan más allá de tu límite.

¿Sabes lo que ayuda?

Grita el nombre del cliente en una mezcla de blasfemias e insultos. Grita a tu trabajo. Hazle saber cuánto te está volviendo loco. Hazle saber que lo conquistarás. Dale a algo una buena patada o golpe. Te sentirás brillante (en ese momento).

Y todo eso te enojará más si lo dejas. Qué círculo verdaderamente vicioso.

Buenos hábitos, significa buenos negocios.