Los inmigrantes cada vez lo tienen más difícil en Estados Unidos. Las políticas anti-inmigración de Donald Trump y su discurso de permanente hostilidad hacia los migrantes que vienen de América Latina ha generado un clima de gran tensión.

El reciente atentado en un centro comercial de El Paso (Texas), en el que fueron asesinadas 22 personas, ha sido la expresión más dramática de una deriva social inquietante.

El perpetrador del crimen, identificado por las autoridades como Patrick Crusius de 21 años, llevó a cabo su ataque en esta ciudad de Texas fronteriza con México en la que 8 de cada 10 habitantes son de origen hispano. Un “manifiesto” atribuido a Crusius decía que ellos, los latinos, eran su objetivo letal.

Las declaraciones públicas de Trump en contra de la inmigración ha generado un abierto rechazo en muchos sectores de la sociedad norteamericana y, sobre todo, ha afectado negativamente al ámbito del emprendimiento y de las startups, que se nutren en buena medida del talento que Estados Unidos es capaz de reclutar en otros países.

Estados Unidos ya no es la ruta natural de las startups

Desde la llegada de Trump a la Casa Blanca en enero de 2017 se ha registrado un alarmante descenso en el número de jóvenes talentos en campos como el tecnológico o financiero que optan por Estados Unidos para desarrollar su carrera profesional.

Algo que hasta entonces suponía la ruta natural para millones de jóvenes de todo el mundo. La migración neta a los EE. UU. cayó un 12% en este periodo según datos de la Oficina del Censo.

Canadá, que mantiene una posición de abierta acogida y ha reforzado las facilidades para acceder al país a emprendedores y ciudadanos con alto perfil profesional, es una de las grandes beneficiadas de este periodo de sombras y poíticas de agresiva hostilidad.

La figura del inmigrante se ha demonizada hasta el punto que muchos expertos analizan la situación actual en Estados Unidos, sin tapujos, como una crisis migratoria en toda regla.

Pero las estadísticas muestran una realidad muy diferente a la que el inquilino de la Casa Blanca se empeña en imponer.

Los inmigrantes son más emprendedores que los norteamericanos

Según el indicador de la tasa de emprendimiento del Entrepreneurship Index, que establece el índice de patentes creadas en el país y que está considerado como un termómetro de la salud de las nuevas empresas estadounidenses, el porcentaje de empresarios que son inmigrantes está actualmente cerca de su máximo en los últimos 20 años.

No es casualidad que el corazón de la escena de startups de Estados Unidos, Silicon Valley, sea San José, que registra el mayor porcentaje de empresarios inmigrantes en los EE. UU.

Si bien la población de EE. UU. de 20 a 35 años carece del impulso que tenían sus padres para iniciar un negocio por sí mismos, los empresarios inmigrantes de todas las edades se están aprovechando del acceso más favorable al capital y están avanzando con más firmeza en un mercado laboral que muestra la tasa de desempleo más baja desde el año 2000.

El 45% de las compañías Fortune 500, las 500 compañías estadounidenses públicas y privadas con mayores ingresos anuales, fueron creadas por inmigrantes y sus hijos.

Los datos de la Encuesta Anual de Empresarios de la Oficina del Censo de EE. UU. muestran que el porcentaje de empresas en propiedad de inmigrantes con empleados ha aumentado de 14.3 por ciento en 2007 a 16.1 por ciento en 2015: el año más reciente para el que hay datos disponibles.

Esa es una gran oleada de actividad económica, y no se limita a las pequeñas empresas. Los inmigrantes comienzan y dirigen negocios de todo tipo y escala, desde pequeñas tiendas en Main Street hasta compañías tecnológicas de alto crecimiento y grandes corporaciones.

El 45% de las compañías Fortune 500, las 500 compañías estadounidenses públicas y privadas con mayores ingresos anuales, fueron creadas por inmigrantes y sus hijos.

Los inmigrantes serán claves en el futuro de Estados Unidos

Además, la Fundación Nacional para la Política Estadounidense informa que más de la mitad de las empresas unicornio tecnológicas (valoradas en mil millones de dólares) tienen un cofundador inmigrante.

Según el Pew Research Center, EE. UU. es el hogar de más inmigrantes que en cualquier otro país. La población nacida en el extranjero alcanzó un récord de 44.4 millones en 2017. También se proyecta que los inmigrantes impulsarán el crecimiento futuro de la población en edad laboral al agregar casi 18 millones de personas al mercado laboral hasta al menos 2035.  

“Creo que la administración Trump ha tomado una bola de demolición en nuestro sistema legal de inmigración. Nuestra economía, a la larga, es mucho menos competitiva”.

Ali Noorani. National Immigration Forum

Como señaló recientemente a Business Insider Ali Noorani, director ejecutivo del grupo de defensa sin fines de lucro National Immigration Forum, “la gente de todo el mundo está pensando dos veces antes de hacer un viaje a los Estados Unidos para iniciar un negocio o perseguir sus sueños de educación superior”.

“Creo que la administración Trump ha tomado una bola de demolición en nuestro sistema legal de inmigración. Nuestra economía, a la larga, es mucho menos competitiva”.

En el enfrentamiento entre las estadísticas y una realidad que Trump se esfuerza por retorcer han surgido startups norteamericanas que creen en el valor de los inmigrantes para el crecimiento del país y han desarrollado productos y servicios para facilitar su integración rápida y sostenible en el país, atenuar la agenda de la administración y aliviar algunas de sus políticas más perjudiciales.

startups ayuda inmigrantes
EE. UU. es el hogar de más inmigrantes que en cualquier otro país. La población nacida en el extranjero alcanzó un récord de 44.4 millones en 2017.

Estas son las historias de algunas startups que ayudan a los inmigrantes a convertirse en ciudadanos de pleno derecho en los Estados Unidos.

Artículo relacionado: Cinco startups latinas que están triunfando en Estados Unidos 

Finhabits

Finhabits es una plataforma digital bilingüe creada por Carlos García, hijo de inmigrantes mexicanos graduado del MIT y nacido en Texas. La startup está dedicada a alentar la inversión y planificar las finanzas a largo plazo de los hispanos que han heredado de sus padres inmigrantes una pobre comprensión del sistema financiero.

Finhabits fue lanzada el año pasado a un mundo atestado de asesores