Los inmigrantes cada vez lo tienen más difícil en Estados Unidos. Las políticas anti-inmigración de Donald Trump y su discurso de permanente hostilidad hacia los migrantes que vienen de América Latina ha generado un clima de gran tensión.

El reciente atentado en un centro comercial de El Paso (Texas), en el que fueron asesinadas 22 personas, ha sido la expresión más dramática de una deriva social inquietante.

El perpetrador del crimen, identificado por las autoridades como Patrick Crusius de 21 años, llevó a cabo su ataque en esta ciudad de Texas fronteriza con México en la que 8 de cada 10 habitantes son de origen hispano. Un “manifiesto” atribuido a Crusius decía que ellos, los latinos, eran su objetivo letal.

Las declaraciones públicas de Trump en contra de la inmigración ha generado un abierto rechazo en muchos sectores de la sociedad norteamericana y, sobre todo, ha afectado negativamente al ámbito del emprendimiento y de las startups, que se nutren en buena medida del talento que Estados Unidos es capaz de reclutar en otros países.

Estados Unidos ya no es la ruta natural de las startups

Desde la llegada de Trump a la Casa Blanca en enero de 2017 se ha registrado un alarmante descenso en el número de jóvenes talentos en campos como el tecnológico o financiero que optan por Estados Unidos para desarrollar su carrera profesional.

Algo que hasta entonces suponía la ruta natural para millones de jóvenes de todo el mundo. La migración neta a los EE. UU. cayó un 12% en este periodo según datos de la Oficina del Censo.

Canadá, que mantiene una posición de abierta acogida y ha reforzado las facilidades para acceder al país a emprendedores y ciudadanos con alto perfil profesional, es una de las grandes beneficiadas de este periodo de sombras y poíticas de agresiva hostilidad.

La figura del inmigrante se ha demonizada hasta el punto que muchos expertos analizan la situación actual en Estados Unidos, sin tapujos, como una crisis migratoria en toda regla.

Pero las estadísticas muestran una realidad muy diferente a la que el inquilino de la Casa Blanca se empeña en imponer.

Los inmigrantes son más emprendedores que los norteamericanos

Según el indicador de la tasa de emprendimiento del Entrepreneurship Index, que establece el índice de patentes creadas en el país y que está considerado como un termómetro de la salud de las nuevas empresas estadounidenses, el porcentaje de empresarios que son inmigrantes está actualmente cerca de su máximo en los últimos 20 años.

No es casualidad que el corazón de la escena de startups de Estados Unidos, Silicon Valley, sea San José, que registra el mayor porcentaje de empresarios inmigrantes en los EE. UU.

Si bien la población de EE. UU. de 20 a 35 años carece del impulso que tenían sus padres para iniciar un negocio por sí mismos, los empresarios inmigrantes de todas las edades se están aprovechando del acceso más favorable al capital y están avanzando con más firmeza en un mercado laboral que muestra la tasa de desempleo más baja desde el año 2000.

El 45% de las compañías Fortune 500, las 500 compañías estadounidenses públicas y privadas con mayores ingresos anuales, fueron creadas por inmigrantes y sus hijos.

Los datos de la Encuesta Anual de Empresarios de la Oficina del Censo de EE. UU. muestran que el porcentaje de empresas en propiedad de inmigrantes con empleados ha aumentado de 14.3 por ciento en 2007 a 16.1 por ciento en 2015: el año más reciente para el que hay datos disponibles.

Esa es una gran oleada de actividad económica, y no se limita a las pequeñas empresas. Los inmigrantes comienzan y dirigen negocios de todo tipo y escala, desde pequeñas tiendas en Main Street hasta compañías tecnológicas de alto crecimiento y grandes corporaciones.

El 45% de las compañías Fortune 500, las 500 compañías estadounidenses públicas y privadas con mayores ingresos anuales, fueron creadas por inmigrantes y sus hijos.

Los inmigrantes serán claves en el futuro de Estados Unidos

Además, la Fundación Nacional para la Política Estadounidense informa que más de la mitad de las empresas unicornio tecnológicas (valoradas en mil millones de dólares) tienen un cofundador inmigrante.

Según el Pew Research Center, EE. UU. es el hogar de más inmigrantes que en cualquier otro país. La población nacida en el extranjero alcanzó un récord de 44.4 millones en 2017. También se proyecta que los inmigrantes impulsarán el crecimiento futuro de la población en edad laboral al agregar casi 18 millones de personas al mercado laboral hasta al menos 2035.  

“Creo que la administración Trump ha tomado una bola de demolición en nuestro sistema legal de inmigración. Nuestra economía, a la larga, es mucho menos competitiva”.

Ali Noorani. National Immigration Forum

Como señaló recientemente a Business Insider Ali Noorani, director ejecutivo del grupo de defensa sin fines de lucro National Immigration Forum, “la gente de todo el mundo está pensando dos veces antes de hacer un viaje a los Estados Unidos para iniciar un negocio o perseguir sus sueños de educación superior”.

“Creo que la administración Trump ha tomado una bola de demolición en nuestro sistema legal de inmigración. Nuestra economía, a la larga, es mucho menos competitiva”.

En el enfrentamiento entre las estadísticas y una realidad que Trump se esfuerza por retorcer han surgido startups norteamericanas que creen en el valor de los inmigrantes para el crecimiento del país y han desarrollado productos y servicios para facilitar su integración rápida y sostenible en el país, atenuar la agenda de la administración y aliviar algunas de sus políticas más perjudiciales.

startups ayuda inmigrantes
EE. UU. es el hogar de más inmigrantes que en cualquier otro país. La población nacida en el extranjero alcanzó un récord de 44.4 millones en 2017.

Estas son las historias de algunas startups que ayudan a los inmigrantes a convertirse en ciudadanos de pleno derecho en los Estados Unidos.

Artículo relacionado: Cinco startups latinas que están triunfando en Estados Unidos 

Finhabits

Finhabits es una plataforma digital bilingüe creada por Carlos García, hijo de inmigrantes mexicanos graduado del MIT y nacido en Texas. La startup está dedicada a alentar la inversión y planificar las finanzas a largo plazo de los hispanos que han heredado de sus padres inmigrantes una pobre comprensión del sistema financiero.

Finhabits fue lanzada el año pasado a un mundo atestado de asesores automatizados, apps para ahorrar, plataformas online de crédito y otras empresas tech. Finhabits es una de las pocas plataformas enfocadas en desmitificar las acciones y bonos para los hispanos, en particular los jóvenes profesionales que tienen los medios para comenzar a invertir.

“Los hispanos son trabajadores muy tenaces y somos capaces de generar ingresos rápidos para nuestras familias. Algunas veces somos buenos ahorrando, pero guardamos el dinero debajo del colchón”, señala García, quien anteriormente ya había fundado otras dos empresas.

Otras startups financieras enfocadas en los hispanos se han concentrado en necesidades financieras inmediatas: pagar deudas, construir un historial crediticio o tener acceso a préstamos.

Boundless

Xiao Wang creó en febrero de 2017, Boundless, un servicio que ayuda a los solicitantes a completar sus solicitudes de tarjetas de residencia en línea por 750 dólares (mucho menos que los honorarios de abogados habituales, que oscilan entre 2.000 y 5.000 dólares).

Xiao Wang Boundless
Xiao Wang, fundador de Boundless. Foto: Boundless

Boundless también tiene una red de abogados que revisan cada solicitud para asegurarse de que no tenga errores. En el sitio web de Boundless, alrededor de 7.000 personas al mes inician sus solicitudes y, hasta ahora, la compañía tiene una tasa de éxito del 100% una vez que los solicitantes llegan a la etapa de entrevista del proceso.

Cuando de niño Xiao Wang llegó a los Estados Unidos, sus padres gastaron cinco meses del dinero de alquiler en abogados para ayudar con la solicitud de la tarjeta verde de la familia. Y en su comunidad, todos tenían una historia que contar sobre cómo navegar por el laberinto de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos, con su formularios infinitos, preguntas confusas y miles de dólares en honorarios legales.

Borderwise

Borderwise evalúa algorítmicamente qué formularios debe llenar un solicitante, ayuda con la entrada de datos y proporciona acceso a un abogado real que consulta con cada cliente y revisa sus formularios, todo por 500 dólares.

Desde su lanzamiento en la primavera de 2016, Borderwise ha ayudado con más de 500.000 solicitudes de tarjeta verde, tanto a través de un portal en línea como de un servicio de administración práctica para que los abogados de inmigración puedan seguir sus casos.

La empresa fue fundada por Jeremy Peskin, un abogado de impuestos corporativos canadiense que pasó por el proceso de la tarjeta verde y se sintió frustrado porque, incluso como abogado, tuvo verdaderos problemas para entenderlo.

Peskin se asoció con el abogado de inmigración que contrató para ayudarlo, James Pittman, y en 2015 crearon  Borderwise. En 2016 la empresa también comenzó a ofrecer el uso de su plataforma por un dolar a cualquier persona con un salario inferior a 30.000 dólares. “Obviamente, los usuarios llegaron en oleadas”, dice Peskin.

“Me sorprendió la cantidad de personas elegibles para el estatus legal y que simplemente no habían presentado la solicitud”.

Nova Credit

Nova Credit es una startup cofundada y dirigida por Nicky Goulimis, que ayuda a los recién llegados a los Estados Unidos a construir su historial crediticio, lo que les permite un camino más fácil para perseguir sus objetivos vitales y profesionales en Estados Unidos.

Goulimis creció en el Reino Unido, pero pronto se mudó a los Estados Unidos para estudiar en la Universidad de Stanford. Allí, ella y sus compañeros de clase se dieron cuenta de que los inmigrantes y los recién llegados a los Estados tenían dificultades para demostrar a su banco que eran creíbles, algo que en muchos países se prueba a través de un “puntaje de crédito” o “pasaporte de crédito” personal.

Decidieron crear un proyecto universitario para facilitar algo conocido como “migración crediticia global”. Su experimento fue un éxito y Nova Credit ahora es una compañía con sede en San Francisco.

Unshackled

Unshackled es una firma de capital de riesgo en etapa inicial. Fue creado para ayudar a los empresarios inmigrantes a permanecer en los Estados Unidos mientras persiguen sus sueños de emprendimiento. Unshackled Ventures patrocina visas y brinda apoyo migratorio completo.

La firma invierte en fundadores inmigrantes y los ayuda a obtener visas para que puedan deshacerse de su trabajo corporativo y enfocarse en su startup. Hoy, Unshackled anuncia su segundo fondo de 20 millones de dólares, superando su esfuerzo de debut en cifrado 15.5 millones.

La firma fue fundada por Mehta, hijo de inmigrantes, y Pachisia, un inmigrante indio, en 2015. Desde entonces, el dúo ha firmado cheques previos al capital semilla semilla a 31 empresas con una tasa de éxito del 100% en la obtención de visas para mantener el talento trabajando en sus startups mientras regulan su status legal en el país.

En su cartera incluyen el recién graduado Career Karma de Y Combinator, Starsky Robotics, Plutoshift, Togg, Hype, Lily AI y más.