Estratek es la invención de María del Pilar Mejía, una emprendedora innata. En la primaria, esta joven colombiana vendía galletas y alfajores, que escondía en un termo para no llamar la atención de los maestros. Como uno de sus hobbies era pintar y dibujar, se dedicó también a elaborar tarjetas con mensajes de amor y amistad.

En la adolescencia sufrió de anorexia. Se volvió tímida, retraída y con muy baja autoestima. Pero en una reunión familiar, sus padres despertaron las alertas sobre lo que le ocurría a María del Pilar. Visitas recurrentes al psicólogo y al nutricionista fueron revirtiendo el daño físico y emocional de la adolescente, que en ese entonces tenía 14 años.

Aumentó 12 kilos y volvió al peso recomendado según su edad. Poco después, a punto de culminar la secundaria, fue convocada por marca colombiana de ropa interior Leonisa para modelar. “No me lo creía. Estaba al lado de mujeres tan lindas y solo me decía a mí misma: “no soy tan fea ni tan horrible”. Ese trabajo ayudó a redescubrirme y a ganar confianza”.

Artículo relacionado: Julián Torres o cómo bajar de la nube a los emprendedores colombianos

Un camino de desafíos y derrotas antes de Estratek

Se matriculó en la carrera de ingeniería de producción y al llegar al quinto semestre, la emprendedora nacida en Medellín, decidió tomarse seis meses libres para irse a Australia a estudiar inglés y trabajar medio tiempo.

Al culminar, parte de sus ahorros los destinó a un viaje por Tailandia y, al regresar a Colombia, se asoció con un amigo para vender postres en los campos universitarios de la ciudad de la eterna primavera. Repartían más de 400 postres semanales.

Todo marchaba a la perfección para Mejía, hasta que su amigo se fue a Brasil. “Continué sola pero después de unos meses me rendí. Estaba ansiosa por volver este emprendimiento en una empresa de postres famosa, pero me dejé vencer. No fui persistente”, confiesa la emprendedora, que también invirtió en otro modelo que no dio frutos. Se trató de un negocio de ventas online llamado tiendaabierta.com.

Cuando culminó su carrera, María se interesó en el área de ciencia y tecnología. Se propuso ser la más tesa (preparada) en ese segmento y se matriculó en un diplomado en Gestión de Innovación. A la par, se desempeñaba como analista de ingeniería en Leonisa. Su tarea allí era la de volver más eficiente el proceso de corte, a través de la innovación.

Pero con su novio Sebastián Castrillón, comenzó una serie de investigaciones en el área, que para el 2010 era un tema nuevo en Medellín. Los dos tenían claro que querían brindar un modelo de negocio disruptivo, alineado con la tecnología y la innovación. Estratek estaba a punto de surgir.

Estratek
María del Pilar Mejía con su equipo de trabajo en Estratek. Foto: Estratek

Estratek nace como una alternativa de investigación y desarrollo empresarial

Con un robusto acompañamiento de actores como el Parque del Emprendimiento, Ruta N, la Andi del Futuro y Proantioquia , en el 2012 María del Pilar y Sebastián fundaron Estratek, una empresa consultora que ayudaba a grandes corporaciones a identificar modelos de negocios basados en innovación, ciencia y tecnología.

Una distinguida clientela en la que figuraban nombres como la petrolera estatal Ecopetrol, entre otros gigantes empresariales en Colombia, le permitieron a Estratek generar utilidades por encima de los 100 millones de pesos (30 mil dólares).

Ya a finales del 2014, el equipo lo integraban 10 personas; pero con la depreciación del peso frente al dólar, a principios del siguiente año, las empresas comenzaron a ajustar sus presupuestos anuales, sacrificando áreas como las de innovación.

“Varios contratos fueron cancelados y quebramos. Nos endeudamos para indemnizar a los empleados”, sostiene Mejía.

Pero mientras esta puerta insistía en cerrarse, otra se abría de par en par. María del Pilar se postuló para una beca que ofrecía el gobierno británico en Colombia. Luego de varios filtros, consiguió el anhelado sueño, que era estudiar una maestría con todo pago en Inglaterra.

Tanto ella como su esposo se fueron por un año al país europeo y le delegaron la responsabilidad a Nicolai Eslava de continuar con los proyectos que todavía seguían vigentes en Estratek.

Tras 12 meses de estudio, en la Universidad de Sussex, María obtuvo el título de magíster en innovación estratégica. Al regresar a su país de origen, comenzó la revolución de Estratek.

Estratek pasó de vender información a acelerar unidades de negocios

En el 2016, Nicolai, Sebastián y María del Pilar se reinventaron y “dejamos de vender información en PDF que las corporaciones nunca la implementaban en sus procesos”.

Apostaron por acelerar startups corporativas con los resultados de esos mismos estudios de Innovación y desarrollo. La propuesta a las grandes corporaciones fue: “Permítanos construir una empresa con dichos resultados”.

Estratek
María del Pilar Mejía interviene durante una conferencia. Foto: Estratek

El grupo Corona , una multinacional colombiana dedicada a la manufactura y comercialización de productos para la construcción y el hogar, fue el primero en creer en ellos. Con un aprovechamiento máximo de los recursos, una metodología que desafía las estructuras

tradicionales y con un grupo de emprendedores de diferentes áreas, Estratek ayudó a desarrollar con Nexentia (una unidad de negocios de la corporación, enfocada en el desarrollo de productos en sectores como: alimentos, farmacéutica, médica, cosmética y química).

“Nuestro primer desarrollo fue Forticaps , un complemento de calcio y minerales, desarrollado con nanotecnología para caballos de alta competencia. Revolucionamos toda la cadena de servicio y al cabo de unos meses, Corona logró desplazar al líder del mercado”, describió la joven emprendedora.

Actualmente, con la misma corporación, están implementando la misma metodología para la creación de un producto similar para los perros.

El equipo de Estratek es la mente maestra de otros 11 proyectos de alto impacto en innovación, ciencia y tecnología en Colombia. Lo conforman “emprendedores reciclados”, aquellos que han tenido más de un intento fallido como microempresarios, pero que tienen todo el conocimiento, la irreverencia y el espíritu para sacar adelante proyectos desafiantes.

“La metodología de Estratek es ejecutar negocios competitivos desde cero y en el menor tiempo posible, aprovechando las capacidades técnicas y financieras de las corporaciones”, destaca Mejía, resaltando que el modelo se caracteriza por vender velocidad y para ello “nos apalancamos con otros emprendedores para acelerar los proyectos”.

La asignatura pendiente del gobierno colombiano con las startups

Uno de los ejes de la política del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de Colombia (MinTIC) -durante el periodo 2018-2022- se concentra en generar más negocios digitales, brindar las condiciones necesarias para que esta industria se dinamice y pueda hacer importantes inversiones para llevar los beneficios de la tecnología a diferentes sectores de la población.

Sin embargo, Mejía subraya que todavía hay desconocimiento por parte del gobierno colombiano sobre las necesidades e intereses de las empresas enfocadas en ciencia y tecnología, ya que las miden como cualquier empresa tradicional. “Necesitamos más soporte del gobierno, no solo cuando va bien el negocio, sino también cuando vamos mal”.

Estratek
Estratek ayuda a acelerar a startups colombianas

Infortunadamente, -agrega- a muchos nos toca defendernos solos cuando los planes no van bien, porque no hay acompañamiento, incentivos ni privilegios.

En el caso puntual de Estratek, la nómina la integran 30 personas, generando un impacto positivo a unas 300 familias. En su política interna prevalece la del “primer empleo”, es decir, brindar una oportunidad laboral a aquellos jóvenes recién graduados para que puedan cultivar experiencia en el mercado.

Brechas de género en el entorno de emprendimiento colombiano

A María del Pilar, cofundadora de Estratek, le da “pereza y mucha rabia” ir a ferias de emprendimiento de mujeres; no por falta de talento en ellas, sino por la ausencia de modelos de negocios que supongan retos tecnológicos como, software, apps, inteligencia artificial, big data o biotecnología; como sí los detecta cuando en estos encuentros de negocios participan hombres emprendedores.

Ser líderes en entornos corporativos también es mucho más difícil para las mujeres, desde la propia experiencia de esta colombiana, quien, por ejemplo, en una oportunidad tuvo que abandonar un proyecto debido a que el cliente era misógino.

Otro aspecto que sigue siendo un veto para Mejía es la propia naturaleza femenina. “Hay un tabú general sobre hablar de los cambios hormonales que experimentamos cada mes. Resulta un sacrilegio ausentarse un día del trabajo debido a los cólicos, migraña o endometriosis que muchas padecemos por la menstruación”.

La realidad se oscurece más cuando se trata del embarazo, pues según la emprendedora, esta etapa de la mujer es vista “como un estorbo” para las empresas, ya que se tiene la percepción “de que afecta la productividad”.

Como mujer y líder empresarial, sueña con diseñar una estrategia para que las mujeres en embarazo o con hijos muy pequeños, puedan trabajar medio tiempo. “La idea es encontrar a otra mujer de las mismas características para que sea su ‘match’, es decir, que el perfil del cargo sea desarrollado por ambas en diferente horario”, finaliza la cocreadora de Estratek.