Las mejores ciudades para crear una startup en América Latina pujan por buscar un espacio en el ecosistema mundial. La región crece cada año como territorio para el desarrollo de nuevas startups.

Pero lo más importante es que muchas ciudades de la región están empezando a ser valoradas a nivel global como escenarios de competencia para startups al nivel de urbes de gran tradición emprendedora y tecnológica como New York, Londres, Singapur y, por supuesto, Silicon Valley.

En ciudades como Ciudad de México, Santiago, Medellín, Buenos Aires o Sao Paulo se están construyendo en los últimos años importantes ecosistemas de startups de alcance global promovidos por un entorno favorable a los negocios, un importante caudal de talento, capacidad de acceso a financiación y estrechas relaciones con el mundo universitario.

Llama la atención el importante incremento en el número de empresas e inversores extranjeros que han puesto su mirada en América Latina para escalar y explorar nuevos escenarios.

Ciudades “friendly” en América Latina para startups

Brasil fue el primer punto de entrada para los inversionistas de Silicon Valley, y sigue siendo el epicentro de la región. Argentina, Colombia, México y Perú también son núcleos de emprendimientos tecnológicos. Chile ya se conoce como Chilecon Valley y de acuerdo con algunas estimaciones, las empresas tecnológicas emergentes de la región han recibido más de 2.000 millones de dólares en financiación durante los últimos cinco años. Según el Global Startup Ecosystem Report, el 21% de los emprendimientos locales son creados por ciudadanos de otros países.

Artículo relacionado: Estas son las seis incubadoras más importantes de América Latina

Silicon Valley, el mayor hub de innovación del mundo, cuenta con un 46% de fundadores de startups que han llegado del extranjero, la tasa más alta del mundo. Le siguen, muy de cerca Berlín y Londres, dos de las grandes potencias en la materia.

En América Latina, Ciudad de México registra un 22% de inmigrantes ligados al ecosistema, mientras que Santiago se ubica también en la parte superior de la tabla -en el puesto 20-, con un 21% de fundadores de emprendimientos provenientes de otros países.

El nivel de atracción e inversión exterior que muestran las principales ciudades del ecosistema latino de startups, es la mejor medida de su consideración a nivel global para el desarrollo empresarial. Estas son las mejores ciudades de la región para crear una startup.

CIUDAD DE MÉXICO

De acuerdo con Startup Genome, la fortaleza del turismo y el sector servicios en la Ciudad de México han permitido desarrollar un dinámico ecosistema de startups que destaca por su talante, diversidad y creatividad. Se contabilizan más de 600 startups y una sólida red de eventos y comunidades diseñadas para apoyar a emprendedores, como Techstars Startup Weekend, Hackers and Founders y Startup Grind, que han permitido que el ecosistema crezca de forma orgánica y sostenible.

México representa el 14% del ecosistema de las startups en toda la región. La metrópoli tiene otro activo clave: su proximidad a Estados Unidos, lo cual le proporciona un amplio potencial de mercado y fuentes de capital que otros países simplemente no tienen. En este sentido, han entrado en pocos años gigantes como Amazon, Google, Twitter, Facebook y otras compañías tecnológicas, así como WeWork en Latinoamérica con un plan de crecimiento agresivo en la Ciudad de México.

No hay que olvidar al estado de Guadalajara, que en los últimos años ha pasado a conocerse como el El Silicon Valley Mexicano debido a las innovaciones por parte del gobierno en infraestructuras y a los inversionistas que han aprovechado el aumento de graduados en ciencia y tecnología.

SÃO PAULO (BRASIL)

São Paulo es la ciudad más importante de Sudamérica para el desarrollo de una startup, impulsada también por un extraordinario desarrollo del sector tecnológico en todo el país. São Paulo es la ciudad con la economía más poderosa de todo el hemisferio sur y su estado tiene un PIB mayor que Argentina, Chile, Uruguay, Bolivia y Paraguay juntos. Alberga muchas empresas internacionales, además de un ecosistema dinámico para empresas emergentes. Tiene gran acceso a la financiación, así como un enorme mercado local y una reserva de talento de más de 10 millones de personas.

SANTIAGO DE CHILE

El gobierno chileno desarrolló un programa pionero de atracción y desarrollo de emprendimientos llamado Start-Up Chile, que después ha sido replicado por otros países de la región. Los positivos resultados de esta experiencia han captado la atención de inversionistas a nivel mundial. Además le beneficia un marco legal y político de gran estabilidad. Chile presume de una economía con músculo, mínimo riesgo de inversión y un sistema tributario fuerte, que han influido directamente en la consideración de su capital como uno los principales focos de desarrollo para el ecosistema latino de startups.

MEDELLÍN

La reinvención de Medellín es un caso de estudio en universidades. De ser uno de los principales centros de criminalidad del mundo ha pasado a ser ejemplo de desarrollo urbanístico, tecnológico y cultural. El gobierno colombiano ha propiciado el crecimiento de las startups a través de incentivos fiscales e incubadoras como Creame. En 2013 se anunció una partida de más de 389 millones de dólares que se va a invertir hasta 2023 para desarrollar la industria tecnológica, atraer talento y capital extranjero y consolidar su ecosistema de st