Todos los fundadores de una startup conocen la ansiedad que surge con la pregunta: “¿He establecido expectativas suficientemente claras?”

A menudo, los miembros del equipo luchan y las cosas no salen según el plan. La respuesta frecuentemente parece ser, “¡No! ¡Necesitamos expectativas más claras!”

Cuando no se cumplen las expectativas, todos se vuelven un poco más miserables. Tom Magliozzi ilustra esto en su famosa ecuación:

Felicidad = Realidad (menos) Expectativas.

Pero, ¿por qué las expectativas son tan difíciles de establecer?

Un problema es que ni siquiera las reconocemos hasta que no se cumplen, que es cuando de repente nos llaman la atención. Y cuando consideras cuán compleja es la vida real, siempre parece haber una expectativa que se desliza a través de la red.

Una nueva forma de pensar sobre las expectativas.

Una gran idea errónea sobre el establecimiento de expectativas es que se trata de un monólogo que se mueve en torno a expectativa-emisor frente a expectativa-receptor. Pero en la mayoría de los casos, es un diálogo.

Todos sufrimos de la “maldición del conocimiento” en la que inconscientemente asumimos que otras personas saben lo que nosotros sabemos. Para contrarrestar esto, debemos estar dispuestos a compartir información y hacer preguntas en ambas direcciones.

El emprendedor Dave Bailey recuerda que  su experiencia como preparador de CEO´s “me ha dado una idea de las expectativas comunes pero sutiles que toman tiempo para aclararse, y generalmente solo después de que no se cumplieron esas expectativas”.

Bailey comparte algunas de las expectativas poco comunes que pueden identificarse en una empresa. Para él son determinantes de cara a provocar un diálogo entre gerentes y compañeros de equipo y “ayuden a aclarar las expectativas ocultas antes de que se conviertan en problemas. Piense en ello como el memo que nunca recibió”.

La expectativa número uno en una startup es que serás proactivo.

Artículo relacionado: Para obtener buenas ideas para lanzar tu startup, busca anomalías en el mercado

Gestionar la realidad de una startup

Controla el tiempo

Las startups no son conocidas por su equilibrio trabajo-vida. Las personas más creativas tampoco lo son: dudo que Mozart estuviera demasiado preocupado por su tiempo, mientras escribía su Quinta Sinfonía. Asegúrate de que sus preferencias de trabajo sean compatibles con la empresa. No hay vergüenza en no querer trabajar largas horas, pero si ese es el caso, tal vez las startups  no sean el entorno ideal para ti. Como regla general, haz un presupuesto para (al menos) un par de noches al mes en la etapa inicial.

Toma un salario bajo

Del mismo modo, si quieres un salario alto, no trabajes para una startup. Las pequeñas empresas rara vez están equipadas para pagar los salarios más altos del mercado. ¿Y cómo lidiar con un salario inferior al deseado? Vive por debajo de tus posibilidades. El atractivo de las nuevas empresas no debería ser el salario. . . Debería ser la misión.

Tu rol cambiará

Una forma de pensar en las startups es como un conjunto de supuestos que se probarán. Con el tiempo, los supuestos cambian y los roles también cambian. Con toda probabilidad, el papel para el que fuiste contratado se verá completamente diferente después de tres meses. Sigue la corriente y aprende sobre la marcha.

Tu rol es temporal

Esta es una verdad aún más extraña. Si la startup escala, los requisitos para su liderazgo también cambian. Esto significa que la compañía puede tener que contratar a alguien por encima de ti. (Nota: esto también se aplica a los fundadores). Del principio de Peter se deduce que tu startup crecerá al nivel de tu incompetencia. Deja espacio para la posibilidad de que no seas el mejor en el futuro.

Lleva esta lista a tu próximo uno a uno

¿Cuál de estas expectativas te resuena? ¿Y cuál podría resonar con tus colegas? Nunca lo sabrás a menos que lo discutas con ellos. Intenta usar esta lista en forma individual o como una agenda para una reunión de equipo.

Bailey concluye que algo “que me quedó claro durante la redacción de este artículo es lo siguiente: estas son también las expectativas que las juntas tienen de sus fundadores. Entonces, todos estamos en el mismo bote. La voluntad de crear algo exige una gran proactividad por parte de todos.