La innovación en tu startup es vital desde cualquier punto de vista. Es importante concentrar tus energías en crear una cultura de innovación que facilite el crecimiento de tu empresa de manera sostenible y saludable.

Así lo explica Paul Myers, experto en liderazgo, startups y emprendimiento en una serie de puntos que concretan toda una filosofía de acción y de pensamiento.

Como suele señalar, la mayoría de las startups no invierten suficiente tiempo, energía o recursos para crear una cultura de innovación.

Aquí hay 5 consejos para motivar esta innovación.

Consejo # 1 – Espacio de trabajo

Las personas necesitan poder trabajar lo mejor posible para generar ideas innovadoras. Las oficinas tradicionales pueden ser sofocantes. Implica a tus empleados para analizar cómo se puede mejorar su espacio de trabajo para facilitar un entorno más atractivo y creativo.

Por ejemplo, los cubículos tienden a ser limitados, demasiado estructurados, incluso como una prisión. También crean barreras físicas entre aquellos a quienes les gusta intercambiar ideas entre sí.

La solución es evidente en algunas oficinas hoy en día con espacios de reunión de grupo repartidos por los edificios. Estos espacios facilitan la comunicación a las personas que necesitan colaborar. Habla con tus empleados para evaluar sus preferencias y abordarlas de la mejor manera posible.

Artículo relacionado: Cómo validar la idea de una startup 

Consejo # 2 – Pasión

Alienta a los empleados para que persigan su pasión, en todos los niveles, desde los nuevos empleados hasta los miembros del equipo de liderazgo.

Esto puede ser una fuerza impulsora en la creación de “pasión, determinación, cierta perseverancia y la capacidad de innovar”.

Además, asegúrate de que se escuche la voz de todos para cultivar el tipo correcto de pasión dentro de tu empresa.

Consejo # 3 – Pensamiento

Todas las personas pueden ser creativas. El pensamiento creativo es una habilidad que se puede aprender y desarrollar con el tiempo. Por lo tanto, alienta a tus empleados a mejorar y aceptar el fracaso como parte de este viaje.

Por ejemplo, organiza capacitación en el sitio y fuera del sitio: sesiones y talleres sobre pensamiento creativo. Un buen ejemplo es el de una startup que operaba una iniciativa para compartir libros en la que cada miembro traía un libro cada mes para que otros lo leyeran.

El intercambio de conocimientos, como artículos y libros, sobre diferentes estrategias de pensamiento creativo puede incorporar el pensamiento creativo en tu startup.

Consejo # 4 – Propósito

Las personas aspiran a tener un propósito, ser parte de algo significativo en su vida. El trabajo es una parte importante de la vida, por lo que para que las personas estén satisfechas y se desempeñen bien, necesitan sentir que su trabajo es significativo y tiene un propósito.

Por ejemplo, Harley Davidson les dio a los empleados más propiedad de sus trabajos. Esto alentó a los trabajadores para lograr un mayor nivel de rendimiento y fueron premiados en consecuencia, haciendo que su trabajo fuera relevante.

Aquellos que sienten que su trabajo es significativo pueden ser un motivador para la innovación. Esto debería ser central para tu modelo de negocio y estrategia en el futuro.

Consejo # 5 – Plazos

Si bien los plazos son importantes, pueden provocar estrés. El estrés es el anticristo de la creatividad.

No microgestiones a tus empleados. Reconoce que la creatividad y la innovación llevan tiempo. Más bien inspira un lugar de trabajo que minimice la interrupción de los empleados y los plazos rígidos. Las interrupciones regulares también sofocan la creatividad, como los plazos y la presión para encontrar soluciones rápidas. A veces no hay una solución rápida.

Si tu objetivo es la innovación, olvídate del cliché anticuado de “el tiempo es dinero”. Comprende que el tiempo es en realidad creatividad en movimiento. Permite bloques de tiempo creativo y acepta descubrimientos, independientemente de las limitaciones de tiempo.