Los consejos sobre startups casi son un nuevo género literario. La profusa literatura sobre startups suele confluir en varios lugares comunes: el más importante de ellos es que si luchas y crees en tu sueño, lo conseguirás. Evidentemente hay un gran espacio entre las expectativas y la realidad, entre ese pensamiento ultra positivo que inunda la bibliografía sobre startups y el mundo real de los negocios.

Tal y como explica, Ev Williams, CEO de Medium, socio de Obvious Ventures, y cofundador de Twitter, hay dos grandes problemas a la hora de analizar e interpretar lo que condujo a que otras startups tuvieran éxito. No siempre este logro puede ser tomado como una inspiración para repetir fórmulas ni todos los consejos sobre startups son buenos. Ese es el problema, en demasiadas ocasiones se utilizan esos ejemplos como una guía infalible para alcanzar nuestros objetivos, como una especie de Biblia que guarda la filosofía del éxito.

Ante esa tendencia cabría decir que el camino que debe emprender cada emprendedor es personal e intransferible.

Williams lo explica en tres puntos:

Consejos sobre startups: La correlación no es causalidad

Google es una de las empresas más exitosas de la historia. Google ofrece a sus empleados la capacidad de gastar el 20% de su tiempo en lo que quieran. Por lo tanto, 20% de tiempo es una gran idea. ¿Lo es? ¿O fue Google exitoso porque son ingenieros brillantes que resolvieron el problema correcto en el momento adecuado, solucionándolo a pesar de la falta de enfoque que causa el “20% de tiempo”? No lo sé, y tampoco nadie más.

Las empresas no se construyen en un laboratorio. No podemos ejecutar simulaciones. Y hay demasiadas variables y demasiada aleatoriedad para que cualquiera pueda afirmar que si agrega el ingrediente X o hace A y luego B, entonces C funcionará. Los consejos sobre startups, por lo tanto, no siempre funcionan.

Además, el sesgo retrospectivo (el efecto “lo sabía todo el tiempo”), el sesgo de supervivencia y el sesgo de confirmación colorean cada explicación que alguien ofrezca, independientemente de su rol en todo el proceso de creación de la compañía.

Estos problemas se aplican si el consejo es de primera mano (“Esto es lo que hice …”) o de segunda mano (“Así es como Google tuvo éxito …”), aunque en general es mejor, porque buena parte de lo que se escribe sobre lo que sucedió dentro de una empresa por quienes no estaban allí, no solo es parcial, sino que es muy probable que los hechos estén equivocados.

Artículo relacionado: Qué es la pornografía de startups y por qué no te va a ayudar a crear la tuya

2. Todo depende

Incluso en el caso de que a alguien se le ocurra una idea realmente genial que mejore las probabilidades de muchas, muchas situaciones, puede ser incorrecto para tu startup. Tu empresa es diferente. Todas lo son. Hay buenas ideas que se aplican a la mayoría de las empresas, pero no puedo pensar en ideas interesantes que se apliquen a todas las empresas.

¿Qué tal el consejo menos controvertido y más común que se haya dado: “Contratar solo jugadores A”? Aquí es cuando eso no se aplica: cuando no puedes contratar jugadores A. La verdad es que los jugadores A no están disponibles para la mayoría de las empresas. Si estas compañías se apegaran a la regla de contratar solo jugadores A, nunca contratarían a nadie. A veces tienes que arreglártelas con jugadores B. Eso apesta, pero aquí está la clave: no significa que no puedas tener éxito. Hay muchos ejemplos de quienes lo han hecho, a pesar de no ser los mejores en su campo. (Nuevamente, hay muchas variables).

¿Por qué deberías leer los consejos sobre startups?

Siempre que comprendas lo anterior está bien e incluso es bueno leer las historias y consejos de otros. Pero hay dos cosas que debes extraer de este ejercicio:

1. Ideas

Todos necesitamos aportaciones del exterior. Las personas están inventando nuevas formas de hacer cosas todo el tiempo, y es genial si escriben sobre ellas. Estas aportaciones te darán una solución táctica ocasional para explicar tu producto, un ajuste de actitud para la recaudación de fondos o una forma completamente nueva de ver la planificación. Al elegir las ideas que resuenan y sientes que encajan en tu empresa, te estas beneficiado de las experiencias de los demás.

2. Inspiración

Leer sobre el éxito no nos hace exitosos, pero nos ayuda a querer ser exitosos. Eso es importante. Nos beneficiamos de modelos positivos que nos muestran lo que es posible y nos hacen querer pensar en grande, trabajar más y seguir intentándolo, especialmente cuando las cosas se ponen difíciles.

Ev Williams  recuerda que cuando era joven “buscaba las claves del éxito. Leía libros de negocios e intentaba aplicar sus secretos al éxito en mis empresas. No hace falta decir que In Search of Excellence no resolvió los problemas de mi pequeña tienda de desarrollo web. Pero leer libros sobre Bill Gates ayudó a alimentar mi fuego emprendedor”.

Por lo tanto, cuando esté leyendo historias de y sobre personas que hacen un trabajo que admiras, ten en cuenta que si bien es cierto que puedes aprender de su sabiduría, el valor más importante será el ver un modelo de dedicación, creatividad y trabajo duro.

Por lo tanto, sigue leyendo (una pequeña fracción del tiempo que pasas trabajando). Y comienza también a escribir, sin importar tu nivel de éxito, para que otros puedan obtener ideas e inspiración de ti.

Solo recuerda esto sobre los consejos que lees:

1) Es probable que esté mal (en general).

2) Definitivamente está mal para alguien (tal vez tú).