Benkos Biohó y Martin Luther King fueron líderes negros que dejaron un legado de lucha y respeto por los derechos humanos de las comunidades afrodescendientes de América.

Biohó logró la emancipación de los negros del yugo español en San Basilio de Palenque, siendo así el primer pueblo de aquella América de 1600, libre de esclavitud.

Luther King, más universalizado, hizo lo propio por erradicar la discriminación racial en Estados Unidos, en tiempos más recientes: mediados del siglo XX.

Ambos hombres son recordados por su briosa estampa y por sus mensajes de activismo y resistencia, que hoy se pueden leer en biografías, libros de historia y en los labios de otros personajes que como ellos, siguen trabajando por reivindicar los derechos y el autoestima colectivo de las comunidades afros en los países de este continente.

Básico pero Nítido: Prendas que remueven conciencias

Biohó y Luther King, así como Nina Simone, Muhammad Ali, Lauryn Hill, Michael Jackson, Bob Marley, Pelé y Tupac Shakur son figuras mundiales que simbolizan las raíces, la cultura, la dignidad y el orgullo de los casi 300 millones afroamericanos que pueblan el mundo.

Todos ellos han sido inspiración para Sham Selassie, un afrocolombiano que en el 2015 creó Básico pero Nítido, una línea de camisetas cuyos diseños ilustran los rostros de dichas figuras, pero también reúne mensajes reveladores que rompen con los estereotipos hacia los afros.

Básico pero Nítido
Figuras legendarias de la comunidad afroamericana están presentes en los diseños de “Básico pero Nítido”.

Artículo relacionado: “El negro está de moda”: La empresa que sensibiliza sobre el racismo en Colombia

“La historia negra no empieza con la esclavitud”, “Mi cabello no necesita tu aprobación”, “Cero discriminación”, son algunos ejemplos de frases que Sham reunió después de un proceso de investigación de los discursos de pensadores y activistas negros. Y así aparecen en Básico pero Nítido.

“Las camisetas no son solo una prenda de vestir, ya sirven como un medio de expresión, de denuncia, de extensión de nuestra personalidad, por eso pensamos que este sería el mejor vehículo de generar un discurso y un debate sobre cómo son vistos los negros en Colombia”, cuenta el joven nacido el Valle del Cauca, un departamento del sudoeste del país cafetero.

Con cada pieza, según Selassie, se abre un nuevo camino para “desaprender modelos de discriminación y apropiarse de su propia identidad a través de la aceptación y la dignidad”. 

El camino de romper mitos con colores

En Colombia hay un imaginario colectivo que caracteriza a las comunidades afros con colores cálidos y estampados llamativos en prendas y accesorios.

Ese fue el primer mito que quiso romper este emprendedor. Por eso los diseños que estampa tienen tres colores como base: blanco, negro y gris.

Colores planos, que Sham bautizó como “básico” y mensajes contundentes que son “nítido” que es todo aquello que “pones dentro de las prendas”. De esta forma nació el nombre de marca Básico pero Nítido y que él simplificó con la etiqueta #BPN.

Básico pero Nítido
Los diseños incluyen frases sencillas e impactantes que reivindican el legado afroamericano.

Otra tema que puso literalmente en el pecho de sus clientes, es el significado que tiene el cabello para los afrocolombianos. “El pelo es una extensión del cuerpo, como lo son los brazos y las piernas, así que es una violación de tu espacio vital que un desconocido venga y lo toque porque tus trenzas o tus churcos (rulos) les parezcan exóticos”, subraya con un tejo de malestar.

Por eso no resulta extraño que sean las mujeres las que se sientan totalmente identificadas con esos mensajes; que desde la óptica de cada individuo, puede tornarse como un grito de lucha, una advertencia o una forma de educar sobre lo que es y representa el cabello para ellas.

La atemporalidad es otro elemento poderoso con el que Básico pero Nítido ha logrado calar no solo entre los colombianos, sino en mercados como el brasileño y el estadounidense. “Estas camisetas generan reconocimiento, dignidad y orgullo. Es satisfactorio cuando un cliente te confiesa que los mensajes de esas prendas le llegan al alma y al corazón. O a otro feliz porque le lleva una a su hijo o a sus padres”.

La discriminación contada por un afrocolombiano

El nombre de pila de Sham Selassie es Shamyr Caicedo. Nació en la ciudad portuaria de Buenaventura hace 38 años. En esta localidad, una de las más biodiversas de Colombia y con más de 90% de población negra, jamás sintió discriminación.

Básico pero Nítido
Frases que reivindica y que invitan a la reflexión.

Sin embargo, su familia debió mudarse a Cali, conocida como La Capital de la Salsa, los prejuicios empezaron a ensombrecer su vida. “En la escuela fui excluido en muchas ocasiones por ser negro. Recibía burlas y adjetivos por mi nombre, hasta que mi papá decidió timbrar mi camisa con el nombre “Shamyr”, para que tanto mis compañeros como los profesores lo pronunciaran correctamente”.

Tal marginación, lamentablemente, lo ha acompañado a lo largo de su vida. Cuando viaja a otras ciudades de Colombia como Bogotá o Medellín, muchas veces sus dreadlock, su ropa urbana y tatuajes, son foco de alerta para las autoridades policiales.

Así que las requisas o las detenciones para verificar su documentación, se han vuelto en algo recurrente en su día a día. “Este año he debido viajar con regularidad por avión, siempre soy el elegido en las requisas aleatorias. Sigo siendo visto como el diferente o el sospechoso”.

En esa tarea de buscar respuestas a dichos tratos, el licenciado de inglés y francés, ha encontrado la suya: “Todo aquello que no represente lo cotidiano, por medio de una estética que no se conoce, siempre será punto de controversia”,

Artículo relacionado: Los músicos negros que han puesto a Colombia en el radar mundial

Muchos movimientos sociales pero poca unión

En un país en el que el 10% de su población es negra, todavía los afros sufren de segregación. En la última década, algunos terrenos han sido conquistados por personajes negros, en la música, las artes y el deporte.

Sham piensa que hay muchas iniciativas desde San Andrés hasta el Amazonas, extremos de Colombia, “pero cada territorio vive su propia lucha por sus derechos y mejorar sus condiciones de vida”.

Básico pero Nítido
“Básico pero Nítido” ha dado el salto a las pasarelas y más allá de su mensaje reivindicativo se ha convertido en una referencia de diseño.

Cree que la clave es despertar la conciencia colectiva y para eso, toda forma pacífica es válida. Desde la moda y el arte este emprendedor encontró su forma de unirse a esta lucha.

“En estos casi 40 años de vida no mucho ha cambiado, pero hay esperanza porque la generación de jóvenes de 20 a 25 años los veo con mucha fuerza, empoderados y orgullosos de sus raíces. Están listos para seguir ganando espacios en Colombia y en toda Latinoamérica”.

Entre tanto, Sham sigue aportando su grano de arena como docente de pedagogía y como creador de una marca en la que lo acompañan otros 7 soñadores, entre diseñadores y creativos.

Para el próximo año, el reto de Básico pero Nítido es controlar todo el proceso de confección y diseño con un taller local, diversificar la línea de prendas con la inclusión de abrigos y gorras y nadar por el océano Atlántico para anclar sus productos en Europa.