La economía de la innovación está experimentando un auge espectacular en Toronto, la capital de Ontario. El año pasado, en plena pandemia, los capitales de riesgo invirtieron 1.200 millones de dólares en empresas de Toronto, incluidos aumentos muy publicitados como los de Wealthsimple y Maple. Hace tan solo dos o tres años las rondas de inversión de decenas de millones eran noticias importantes, hoy son casi una rutina.

Para obtener una visión más detallada de cómo está madurando el ecosistema de startups de Toronto, el Consejo de Economía de la Innovación se asoció con la ciudad de Toronto para estudiar la red de apoyo que ayuda a cultivar estas nuevas empresas y creativos. El informe publicado recientemente, “Una ciudad de emprendedores: construyendo una ciudad de innovación“, el primero de su tipo, revela una comunidad próspera de organizaciones que enseñan y fomenta el espíritu empresarial.

Artículo relacionado: Tecnología: El verdadero sueño americano está en Toronto 

Los números son impresionantes. En conjunto, los 36 centros encuestados apoyan a más de 5.000 empresas en las industrias de software y creativas, así como en campos florecientes como las tecnologías limpias, la construcción ecológica y la fabricación avanzada. Solo en la última década, el número de aceleradoras e incubadoras se ha disparado, y solo desde 2015 han llegado 17 nuevas empresas a Toronto.

Básicamente, estos centros toman la materia prima de las ideas y la ambición de un emprendedor y las convierten en negocios viables. Estas aceleradores e incubadoras existen en una variedad de categorías. Ambas se encuentran en entornos académicos y no académicos, pueden ser parcialmente financiadas con fondos públicos o totalmente privados.

Aceleradoras e incubadoras, un impulso al ecosistema de startups de Toronto

Quizás la división más clara está entre las que tienen como objetivo fomentar el espíritu empresarial y las startups, y las que se centran en búsquedas creativas. Estas últimas abarcan lugares como el Centro para Artistas y Diseñadores Emergentes de OCAD y Artscape Daniels Launchpad, que ayudan a los artistas a desarrollarse creativamente, pero también a llevar su trabajo al mercado.

Mientras tanto, aceleradoras de startups como DMZ de Ryerson y Creative Destruction Lab de U of T ofrecen una amplia variedad de programas que enseña el espíritu empresarial, los conceptos básicos para iniciar o desarrollar un negocio, marketing y los principios básicos de las finanzas y la obtención de capital.

Toronto y la importancia del healthtech

La fuerza de Toronto en la investigación médica se ha traducido en un número significativo de startups de salud y biotecnología. Pero son los medios digitales, que incluyen software empresarial, tecnología financiera, inteligencia artificial y aprendizaje automático, los que todavía representan el campo más dominante en términos absolutos. Otros ámbitos como los de la innovació n social, el comercio minorista y las industrias de alimentos y bebidas también están avanzando.

La combinación de tipos y sectores en Toronto tiene efectos colaterales. Cuanto más diversa y dinámica es la economía de la innovación de Toronto, más posibilidades hay de establecer conexiones fructíferas: que una startup de alimentos pueda combinar sinergias con una empresa fintech, o que las startups de tecnología limpia y de IA funcionen juntas de forma inesperada.

La diversidad de los centros en sí también ayuda: las empresas que comienzan con uno o dos empleados en una incubadora más pequeña en una universidad pueden encontrarse escalando con la ayuda de una de las aceleradores más grandes pocos años después. En Toronto es posible.

¿Qué le falta al ecosistema de startups de Toronto?

Por ahora, la actividad de las aceleradoras e incubadoras se concentra principalmente en el centro financiero de la ciudad. Aunque la ciudad ha logrado algunos avances alentadores con respecto al número de mujeres que han fundado una startup, los emprendedores indígenas todavía están significativamente por detrás de la población en general.

La economía de la innovación de Toronto estará condicionada durante años por la trayectoria de su recuperación después de COVID. Las nuevas startups están preparadas para liderar el relanzamiento de Toronto una vez se supere la pandemia; el desafío será asegurar que la creciente marea económica levante a todos los barcos. Al abordar las deficiencias en su ecosistema de innovación ahora, Toronto puede reconstruirse mejor y emerger aún más fuerte que antes.