La pasión de tres emprendedores cubanos por el aeromodelismo y los drones los llevó a formar, en 2017, el emprendimiento AlaSoluciones. En aquel momento fue una manera de convertir un hobby en un trabajo remunerado. Cuatro años después, este emprendimiento se convirtió en una de las primeras MIPYMES aprobadas por el gobierno.

PanamericanWorld conversó con uno de los socios fundadores de AlaSoluciones, Yosué Montes de Oca, quien compartió la historia de este emprendimiento, los productos y servicios que ofrece y los retos que afrontan ahora, como empresa privada.

Soluciones con drones para la economía cubana

AlaSoluciones ofrece soluciones tecnológicas, mediante el desarrollo y despliegue de vehículos aéreos no tripulados (VANT); además, tienen la capacidad de crear y modernizar máquinas herramientas de control computadorizado y pueden ofrecer asesorías técnicas en cualquier lugar donde soliciten este servicio.

AlaSoluciones ofrece soluciones tecnológicas mediante el desarrollo de vehículos aéreos no tripulados.

Sus productos y servicios pueden ser muy útiles para, por ejemplo, la agricultura de precisión, la inspección de líneas de gas, torres eléctricas y de comunicaciones, la supervisión de obras civiles, la topografía y cartografía aérea, la cetrería robótica, la vigilancia de costas y áreas de interés.

El líder del proyecto, Erick Carmona, trabajó como mecánico de aviación y, tras licenciarse del Ejército, comenzó a crear sus propios drones, en Alianza con el Club de Aviación de Cuba. Al proyecto se unieron también los emprendedores cubanos Yunier González, quien es el encargado de la parte mecánica; mientras, Montes de Oca trabaja en la parte de marketing y relaciones públicas.

“El resto del equipo de trabajo de AlaSoluciones está compuesto por personas que hemos conocido a lo largo de los años y que comparten nuestra pasión, porque tienen grandes conocimientos en áreas del trabajo de nosotros”, aseguró Yosué.

El equipo de emprendedores cubanos de AlaSoluciones.

En 2019, AlaSoluciones fue uno de los primeros proyectos incubados como empresa de base tecnológica en el Parque Científico-Tecnológico de La Habana. “Me acerqué a Erick y le dije “esta es una oportunidad”, reconoció Yosué. El proceso de incubación fue muy provechoso para el emprendimiento. Recibieron asesoría en gestión legal, económica, financiera, comercial y ampliaron su base de clientes.

Además, firmaron un contrato que les permitió crear cuatro vehículos no tripulados, tres de ellos aéreos. Quizás el más llamativo de todos haya sido el vinculado con la cetrería robótica. Este era un VANT, con forma de gavilán, que ahuyentaba las bandadas de pájaros que se acercaban a los aviones en los aeropuertos.

El VANT captó de inmediato la atención de las autoridades de la industria aérea en Cuba. “Teníamos el contrato en la mano para empezar a brindar este servicio en los aeropuertos del país”, aseveró Yosué. Entonces, una polémica ley casi cortó las alas de este emprendimiento.

Artículo relacionado: AUGE para los nuevos emprendedores cubanos

Un freno legal para AlaSoluciones

Días atrás, los pasajeros que iban a bordo del vuelo Varadero-Moscú, de la aerolínea Azur Air, probablemente hayan sentido el mayor miedo de sus vidas. Durante el recorrido de despegue del avión este chocó contra una bandada de aves. Una de ellas entró en el motor derecho. El capitán de la aeronave tuvo que aplicar los frenos de emergencia y, en la acción, estalló una rueda del tren de aterrizaje. El mal momento quedó, afortunadamente, en un susto; pero el choque con los pájaros puedo haber provocado un accidente. “Esto es algo que pudo haberse evitado. Nosotros tenemos los medios para hacerlo”, aseveró Yosué.

El dron con forma de gavilán ha sido de las creaciones más conocidas de AlaSoluciones

El VANT diseñado por AlaSoluciones buscaba precisamente impedir que ocurriera este tipo de incidentes. Sin embargo, el emprendimiento no ha podido seguir adelante con sus planes. El pasado mes de junio el Decreto 34 del Consejo de Ministros de Cuba estipuló que la fabricación y el empleo de los VANT era un derecho exclusivo de la empresa estatal Geocuba.

“Eso prácticamente cerró AlaSoluciones”, confesó Yosué. “Nosotros nos habíamos diversificado algo, pero la esencia primaria del proyecto fue cancelada, por esa decisión. La ley lo que busca es regular el uso de vehículos no tripulados, lo cual era necesario en el país; pero darle la exclusividad a una empresa de todo lo relacionado con los VANT nos afectó muchísimo.”

“Seguimos buscando que sea una ley inclusiva, en la que nosotros, como actores de la economía, como empresa que somos, podamos incluirnos entre las que pueden desarrollar productos no tripulados”, aclaró Montes de Oca.

A día de hoy, el decreto ley dejó a AlaSoluciones operando con un dron acuático especializado en la medición de las profundidades, en aguas interiores como presas y embalses.

Yosué Montes de Oca con el dron acuático de AlaSoluciones.

Los desafíos de una empresa privada en Cuba

AlaSoluciones fue una de las primeras micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYMES) aprobadas por el Ministerio de Economía y Planificación de Cuba.

“Para nosotros, la principal ventaja es tener personalidad jurídica y todo lo que esto conlleva. Anteriormente éramos personas naturales asociadas al parque científico-tecnológico. Esto nos abrió muchas puertas indudablemente; pero ahora, como empresa, no dependemos del parque.”

El principal obstáculo con el que ha tropezada esta empresa privada cubana es “el miedo a lo nuevo. Increíble cómo esto afecta la percepción de las personas”, advirtió Yosué.

“Existe mucho desconocimiento. Muchas empresas estatales no saben que ya pueden hacer contratos con mipymes. Vamos a ser de los primeros que ayudaremos a crear esa cultura y estamos orgullosos de que así sea”, aseveró Montes de Oca.

“Para seguir creciendo lo primero que necesitamos es que nos dejen desarrollar vehículos aéreos no tripulados y brindar servicios con ello. Esto es muy importante para nosotros. Es algo que amamos. Hay muchos sueños allí incluidos. Muchos deseos de ayudar a la economía del país, de exportar servicios, eliminar importaciones. Era una apuesta por la soberanía tecnológica.”

“Otro de los desafíos es aprender a pensar, vivir y desarrollarnos como empresa. Nos tocar llevar AlaSoluciones a un puerto próspero y seguro”, concluyó Yosué.