El coronavirus se ha extendido por todo el mundo, obligando a muchos países a bloquear las fronteras e imponer estrictas medidas de confinamiento.

Con esta situación única, la tecnología ha irrumpido todavía con más fuerza para ayudarnos a superar barreras y transformar digitalmente nuestras vidas.

China ha tenido que aplicar especialmente medidas estrictas, y con esto, ha impulsado nuevas tecnologías que han cambiado el panorama para siempre.

Pero, ¿qué sucederá cuando el coronavirus desaparezca?

Muchos hablan de la situación actual, pero no se habla mucho del espacio que ocupará la tecnología en nuestras vidas después de que todo vuelva a la normalidad y la gente abandone su confinamiento.

Richard Liu, editor del medio especializado Yought Blog, señala en un reciente artículo que hay muchas tendencias tecnológicas que han surgido durante la  COVID-19 y que potencialmente están aquí para quedarse.

Artículo relacionado: Por qué deberías lanzar tu startup durante la recesión

1/ El uso de experiencias virtuales

Dado que el distanciamiento social es un requisito para muchos países, muchos servicios han cerrado sus puertas, incluidos museos, galerías de arte, gimnasios o centros de belleza.

La mayoría de nosotros ahora estaremos en casa pasando nuestro tiempo frente a nuestros dispositivos electrónicos, buscando formas de entretenernos.

Aunque nada podría reemplazar ir a un gimnasio para sudar o explorar in situ las maravillas que guardan los museos, la experiencia virtual ha tenido un impacto significativo en nuestras vidas.

Algunos museos ya han creado experiencias digitalizadas, especialmente para aquellos que no pueden asistir a las exposiciones en todo el mundo. Algunos ejemplos muy llamativos son los del “British Museum” de Londres o la “National Gallery” Victoria de Melbourne

Los eventos se han conectado on-line

Muchas empresas como Adobe han utilizado eventos virtuales como una forma de atraer audiencias en línea en lugar de organizar eventos presenciales en el momento actual.

Los eventos físicos pueden costar millones para el organizador. Al virtualizarlos las funciones pueden ayudar a reducir los costos y alcanzar una audiencia global.

Con la COVID-19, muchos de estos servicios han comenzado a transformarse digitalmente y se espera ver esta tendencia también después del coronavirus.

2/ Aumento de la asistencia sanitaria con Inteligencia Artificial

La Inteligencia Artificial ha existido durante mucho tiempo pero  solo recientemente ha llegado a usos más convencionales. Los casos más comunes han sido sobre asistentes de AI de voz como Amazon Echo o Google Home.

Lo que muchos podrían no darse cuenta es que los primeros signos de detección de la COVID-19 se produjeron a través de múltiples startups de IA en todo el mundo. Mediante el seguimiento de una gran cantidad de datos y palabras clave, pudieron encontrar patrones que indicaban signos de detección temprana de la aparición de un virus.

Después del coronavirus, posiblemente veremos más atención centrada en las nuevas empresas de IA de salud o ciencia, especialmente las que pueden ayudar en futuras pandemias.

Lo impresionante es el potencial de la IA para que pueda ser utilizada no solo en torno al abastecimiento y análisis de datos, sino también al software de diagnóstico.

Startups como Nanox, que es un sistema móvil de rayos X digitales, utiliza software basado en IA para ayudar a diagnosticar infecciones. El plan es instalarlos en lugares públicos como aeropuertos o estaciones de tren para que se pueda descubrir la detección temprana de afecciones médicas.

3/ Centralización de la distribución minorista y alimentaria

Todos sabemos que los servicios hosteleros han sido golpeados en los últimos tiempos. Por ejemplo, el 75% de todos los restaurantes en Nueva York han tenido que cerrarse y muchos de ellos han buscado servicios alternativos para mantenerse en pie.

Aunque la entrega ha desempeñado un papel fundamental para llevar alimentos a los consumidores (con aplicaciones como Grubhub, Ubereats y más), durante la COVID-19 surgieron algunas innovaciones. Estas son algunas tendencias interesantes que podríamos ver más incluso después de que la situación de coronavirus haya disminuido.

Entrega sin contacto / entregas sin conductor

La entrega ha experimentado un aumento significativo, con la industria creciendo un 300% más rápido que sus opciones clásicas para cenar.

Empresas como Meituan en China, así como Ubereats, han implementado más opciones de entrega sin contacto, especialmente en áreas infectadas. Con esto se garantiza no solo la entrega segura de los alimentos sino también a los conductores.

En el futuro, esto podría continuar siendo una opción, con entregas potencialmente más eficientes a través de este método.

Aún mejores son los vehículos autónomos diseñados para entregar alimentos desde la tienda a la casa. Dominos ya está explorando esta alternativa con su unidad “DOM”, y China ha estado experimentando con esta tecnología en su mercado.

4. Más mano de obra móvil

Muchos trabajadores se han visto obligados a trabajar de forma remota, lo que plantea la pregunta: ¿puede ser factible una gran fuerza móvil?

Si tiene éxito para empresas individuales, esto podría abrir el trabajo remoto como una opción viable para los empleados. Esto podría significar una mejor moral de los empleados, pero también reducir los costos generales para el negocio. Twitter ha sido la primera gran compañía global que ha anunciado que permitirá a sus empleados trabajar desde casa permanentemente si así lo desean.

5. Aplicaciones de seguimiento

Con los bloqueos impuestos en ciertos países, algunos están tomando medidas más extremas para rastrear a quienes corren el riesgo de propagar la COVID-19.

Aunque algunos países están pidiendo a sus ciudadanos que descarguen aplicaciones específicas para rastrear el movimiento de forma voluntaria, otros buscan hacer que se cumpla.

Países como Rusia y China están obligando a sus ciudadanos diagnosticados con coronavirus a descargar aplicaciones para realizar un seguimiento de sus ubicaciones.

Se han creado otras aplicaciones para ayudar a rastrear los puntos críticos en los vecindarios y proporcionar notificaciones de manera proactiva, lo que indica posibles posibilidades de que esté en contacto con alguien infectado.

Con muchos de estos tipos de aplicaciones que se han vuelto mucho más populares recientemente, esta tendencia puede extenderse a otras situaciones después del coronavirus, incluidas las amenazas a la seguridad y a los vecindarios.