La educación superior, representa una de las oportunidades de negocios más impresionantes que se ofrece para Latinoamérica en Estados Unidos: Apoyar en el proceso de educación superior para el segundo grupo étnico más grande de la nación. 54.1 millones de hispanos, cuyo éxito o fracaso impactará definitivamente el futuro de Norteamérica.

José Castro ayuda a entender mejor el fenómeno, reflexionando sobre las razones por las que su empresa, Certifica Group, está asesorando a cada vez más instituciones de Educación Superior en Latinoamérica y el Caribe, interesadas en dos cosas básicamente: Competir ampliamente en su propio terreno, mostrando una acreditación de otro país diferente del suyo, preferiblemente Estados Unidos; y entrar “cómo se debe” al creciente negocio de la educación de este país.

El mercado no sólo es atractivo por los US Hispanics (Hispanos radicados y cuya decisión de vida es continuar en EE.UU), sino que vuelve muy interesante la oferta para los entre 18 y 20 millones de estudiantes de educación superior que tiene Latinoamérica, de los cuáles un porcentaje cada vez mayor, querrá que su título tenga un valor específico y reconocido en el mercado norteamericano.

José A. Castro es un empresario chileno, de profesión abogado y con un MBA de la universidad Adolfo Ibanez Management School.  Sus años de experiencia en la alta dirección del sector educativo, incluyen la co-fundación de una Universidad Online en Estados Unidos.

“A nivel global, la primera demanda que debe cumplir un gobierno en términos de educación es la cobertura, y luego velar por la calidad, estos dos procesos deberían atenderse más o menos de manera simultánea, pero en la práctica es un anhelo que pocas veces se cumple”, refirió el especialista.

En Latinoamérica, según nos explica Castro, este fenómeno acompañado del crecimiento de la población estudiantil, especialmente el aumento de mujeres en la educación, abrió múltiples posibilidades para las universidades privadas. Y de manera más reciente para los programas en línea. En Estados Unidos también, con las dificultades que ello supone, en el caso del hispano hay estudiantes más adultos, con obligaciones familiares y laborales, por lo que los sistemas virtuales son de gran utilidad, comenta Castro.

Obama entendió la relación directa entre hispanos preparados y éxito para su país

“El presidente Barack Obama dos años atrás lo dijo, el futuro de EE.UU depende del desarrollo del hispano:  6 de cada 10 niños que han nacido en los últimos 10 años son de origen hispano.  Eso significa que hay que trabajar en la paradoja del 2050, cuando Estados Unidos sea el país del mundo con mayor población hispana del planeta. El hecho es que si esta población no se educa, si esta población no se entrena, vamos a estar en un gran lío; pocas posibilidades de innovación. Por lo tanto al país le interesa que la cobertura y la calidad de la educación lleguen a este segmento de la población”.

FT_14.04.23_collegeRace_enrollTrend-640-2.png

Algunos hechos según PEW:

  • La cantidad de Hispanos matriculados en universidades creció un 24% entre 2009 y 2010.
  • En octubre del 2010 hispanos fueron el 15% de todos los estudiantes entre edades de 18 a 24 años,  matriculados en universidades de EE.UU..
  • En el 2010 la cantidad de hispanos (edades 18 a 24) en la universidad  se incrementó en 349.000 personas, comparado con un incremento de 88,000 de afroamericanos, 43,000 asiaticos y una reducción de blancos americanos de 320,000.
  • De todos los hispanos atendiendo a universidades en 2010,  46% atendieron a “community colleges” o “two-year colleges” y 54% atendieron “four-year colleges”. En comparación 73% de blancos americanos, 78% de asiaticos y 68% de africanos americanos atendieron “four-year colleges”.
  • Incluso con el gran incremento de hispanos matriculados en universidades, estos siguen siendo el grupo étnico menos educado, porque pocos completan su proceso. Solo 13% de los hispanos en edades entre 23 a 29 años,  tienen un título universitario. Sin embargo, de los hispanos nacidos en EE.UU. edades 23 a 29,  20% tienen títulos universitarios, lo que puede sugerir un bajo nivel educativo de los hispanos inmigrantes.

Aquí es donde se abre la posibilidad para que las instituciones educativas de calidad de todo el mundo, pero en especial del continente, puedan trabajar desde EE.UU con el proceso de educación, y a su vez abrir desde allí a Latinoamérica este proceso de calidad.  Por eso la importancia de que institutos y centros de educación con visión de negocios, comiencen a trabajar en aseguramiento de calidad y certificaciones norteamericanas.

Pero es aún más desafiante. La venta