Pruebe utilizar Google Adsense en Cuba o abrir su correo configurado con Google Apps for Work y recibirá la misma respuesta: “error 403. El servicio no está disponible para ese país. Es todo lo que podemos decirle por ahora”. Ni siquiera el deshielo en las relaciones entre Washington y La Habana ha posibilitado que la empresa, con sede en Mountain View, desbloquee diferentes servicios vinculados con comercio electrónico para todos aquellos que naveguen desde la Isla.

En junio de 2014, el Presidente Ejecutivo de Google, Erich Schmidt, estuvo en Cuba y aquí explicó que esperaba que ese país abriera su economía, política y los negocios; mientras, “EE.UU. tendrá que superar su historia y eliminar el Embargo. Ambos países tienen que hacer algo que es difícil de hacer desde el punto de vista político, pero valdrá la pena.”

Desde esa fecha, el líder mundial de búsquedas ha tomado algunas acciones para eliminar determinadas restricciones que no implicaran una relación comercial con La Habana. Por ejemplo, permitió la descarga del navegador Google Chrome, restableció el acceso a diversas partes del Google Analytics y abrió la posibilidad de instalar aplicaciones gratuitas desde Google Play; sin embargo, con el Bloqueo todavía de por medio, quedan varios servicios de la empresa estadounidense inaccesibles para todas las direcciones IPs de Cuba.

Dos de los servicios más utilizados—y de los que más ingresos generan para Google—, como el Adsense y Adwords, están bloqueados para los cubanos. No hay distinción entre empresas estatales o trabajadores privados. Sencillamente “Error 403” y así se escapa una posibilidad para que los nuevos negocios en el país, en un contexto de mayor penetración de las nuevas tecnologías en Cuba, puedan aprovechar el tráfico que generan desde sus sitios web para monetizar esos emprendimientos.

Otro servicio restringido es el Google Code, lo que imposibilita a los desarrolladores de software en Cuba acceder a uno de los repositorios de códigos más importantes del mundo. Algo similar sucede con los mapas satelitales de Google Earth.

En las comunicaciones también hay limitaciones. El popular servicio de Gmail se ha mantenido siempre abierto para los cubanos; pero cualquier persona que haya configurado desde su país su cuenta corporativa de correo electrónico, con el Google Apps for Work, tristemente comprobará al llegar a Cuba que recibirá este mensaje: “Al parecer, estás registrándote desde un país donde no se admiten las cuentas de Google Apps”, porque esa empresa “restringe el acceso a algunos de sus servicios empresariales en determinados países o regiones, como Crimea, Cuba, Irán, Corea del Norte, Sudán y Siria.”

El “error 403” es una expresión más de las diferencias que todavía separan a los dos países. No obstante, el panorama después del 17D es mucho más prometedor y las expectativas a ambos lados del estrecho de la Florida cada vez son mayores. En un futuro, cuando alguien desde Cuba escriba en su navegador la dirección del Google Adsense y pueda aprovechar ese servicio, entonces tendremos una clara señal de que, definitivamente, los tiempos cambiaron.