Bogotá se ha posicionado en los últimos años como uno de los destinos más demandados dentro del competitivo sector del turismo de negocios. Después de años estigmatizada como capital de un país sumergido en problemas políticos y de seguridad, en la última década Colombia se ha convertido en el país de moda en la región y ha logrado sacudirse buena parte de los lastres del pasado. Su importante y sostenido crecimiento económico, la estabilidad política y el inicio del encauzamiento del sempiterno conflicto con la guerrilla han obrado el milagro.

Bogotá se ha aprovechado del impulso del país y se ha convertido en una urbe moderna y cosmopolita que presenta sus credenciales como uno de los nudos de emprendimiento más importantes y dinámicos de la zona. Bogotá es la ciudad de Colombia que ofrece la mejor infraestructura en materia de planta turística: hoteles, centros comerciales, bares y restaurantes. Esta red de servicios ha servido para reforzar la creciente vocación de Bogotá como ciudad de congresos, un segmento turístico que está centrando buena parte de sus esfuerzos.

En los últimos años se ha registrado un incremento de este tipo de turismo que gasta más, demanda servicios de mayor calidad y exige un mayor nivel en la oferta cultural y de ocio. Bogotá, sin duda, lo tiene. La estela de García Márquez o Botero sigue siendo una de las mejores imágenes de marca que puede proyectar el país en el exterior. El resultado ha sido un interés mayor de turistas procedentes de Estados Unidos, Venezuela, Ecuador, Perú, Argentina, Chile, Brasil y España.

Ciudad de Negocios y de hoteles lujosos

La capital colombiana ofrece unos indicadores económicos vigorosos (PIB), que la sitúan en el séptimo lugar entre las de mayor importancia de Latinoamérica. Multinacionales, cadenas hoteleras y las principales franquicias de lujo operan en una ciudad que se ha acostumbrado a vivir deprisa y crecer todavía a más velocidad.

Según cifras oficiales, Bogotá ofrece en la actualidad más de 21.000 camas hoteleras, un número que le permite competir en igualdad de condiciones con algunas de las ciudades mejor posicionadas en este ámbito, caso de México DF, Buenos Aires, Lima o Río de Janeiro.  50 hoteles lujosos y bien calificados lideran una oferta que se completa con una interminable lista  de pequeños hoteles de autor, minimalistas, o boutique. La mayoría de las grandes cadenas hoteleras (Marriott, Hilton, Sheraton, Holiday Inn, Best Western…) operan en Bogotá y según los expertos lo hacen con unos precios especialmente competitivos en la región. El promedio de un hotel 5 estrellas en habitación sencilla es de 250 dólares por noche, pero se pueden encontrar ofertas desde los 100 dólares en adelante.

En su centro histórico, sector conocido como La Candelaria, se alza el clásico Hotel Casa de la Botica, cuya arquitectura nos remite a los tiempos de la colonia. Es un buen ejemplo del pujante sector hotelero de la ciudad.  Allí se imprimió la traducción de los derechos del hombre y es actual centro de encuentro literario. Por su ubicación es de fácil acceso a los principales puntos de interés históricos: Plaza de Bolívar, Museos, Edificios sede del poder ejecutivo, judicial y legislativo, Casa de Bolívar… todo un entramado arquitectónico que explica la historia misma de Colombia.

“Epicentro colombiano de Convenciones”

El creciente interés de Bogotá por dirigir parte de su promoción hacia el turismo de negocios, ha generado de forma paralela una estructura de edificios e instalaciones diseñadas para captar un trozo del jugoso pastel de los congresos y convenciones. Según el Bogotá Convention Bureau, los centros de congresos y convenciones más activos de la ciudad son  Cafam Floresta, Centro Empresarial y Recreativo El Cubo, Compensar, Gonzalo Jiménez de Quesada y Centro de Eventos y Convenciones Villa Santa María. Sin dejar de mencionar el espectacular complejo ferial de Corferias, con más de 23 pabellones comerciales y más de 100.000 mts cuadrados de superficie.  Es el escenario de una completa agenda anual que incluye la acreditada Feria internacional del libro de Bogotá,  Feria del Cuero, Vitrina Turística, Alimentec (famosa feria del alimento), Expovinos, Colombia Saludable y Exposición Nacional Ganadera. Ferias turísticas y tecnológicas como el Campus Party o de arte como el también famoso ArtBo. Se trata de un denso calendario que abarca los intereses locales y de competencia internacional.

¿Porqué Colombia y Bogotá en especial como centro de negocios?

Colombia disfruta de una privilegiada ubicación geográfica. Es el único país de Sudamérica con accesos al Atlántico y Pacífico y el único  de la región que guarda frontera con 5 países.  Estas condiciones geoestratégicas han servido para impulsar su economía una vez que los problemas endémicos han remitido, aunque permanecen como ruido de fondo. Colombia es un país de recursos humanos y de materia prima. Las actividades relacionadas con diversos sectores como Industria, tecnología, servicios, emprendimientos e innovación encuentran en Bogotá un centro en el que se hace posible el concepto de moda llamado “Glocal”:   vivimos de lo local  a lo global.

Junto al desarrollo industrial, empresarial y tecnológico de los últimos años se suma el peso de la universidad, en estrecha conexión con centros de investigación y oficinas  profesionales. Estas sinergias han generado un valor añadido a la ciudad, decisivo en un momento en el que se valora especialmente la economía del conocimiento y el desarrollo de la investigación. En Bogotá han surgido innovadoras startups que han puesto a Colombia en la vanguardia del emprendimiento digital y han transformado al país en un referente mundial del sector. Colombia, por primera vez en mucho tiempo, se observa ahora como un país que marca el ritmo en determinados ámbitos del desarrollo digital.

Bogotá ha renovado recientemente su vetusto Aeropuerto El Dorado, reforzando su condición de hub de la región con cientos de conexiones diarias y nuevas líneas. Hay poderosas razones objetivas que explican el despegue experimentado por la capital colombiana en la última década. Pero está también el aspecto emocional que, según los bogotanos, se respira en sus calles y se advierte en una sensación general de optimismo y bonanza. La irrupción de nuevos y exóticos restaurantes, la consolidación de una importante oferta comercial y la renovación arquitectónica de la ciudad han inspirado un nuevo carácter más cosmopolita y abierto, de ciudad universal.

Oferta cultural de primer orden

Bogotá fue llamada en algún momento la Atenas de Suramérica y logró en 2007 el título de capital iberoamericana de la cultura. La Unesco la nombró también ese año Capital Mundial del libro. En una entrevista reciente, Annie Burbano, especialista en Turismo y nuevas tecnologías,  fundadora de TurisTIC, se refería a las bondades del turismo de negocios en Bogotá y en Colombia como gran impulso económico del país. Y hablaba de una Bogotá que poco se conoce a sí misma y que tiene todavía un gran capital por ofrecer e inmensas posibilidades por desarrollar.