Desde los terrenos de juego, pasando por los banquillos hasta las oficinas ejecutivas, las mujeres siguen mostrando una enorme resiliencia ante las críticas de aquellas personas que todavía están ancladas en estereotipos y no aceptan que, también en el deporte, debe existir igualdad de género.

En este artículo compartimos historias de las que consideramos las 10 mujeres más influyentes en el deporte. Las profesiones de las integrantes de nuestra selección son diversas, pero todas comparten un elemento común: desde sus posiciones han contribuido a cambiar al deporte.

Influyentes en el terreno

Megan Rapinoe (Fútbol)

Rapinoe ha sido una de las mejores futbolistas de todos los tiempos. Con la selección nacional de Estados Unidos conquistó el título de la Copa Mundial, en 2015 y 2019; además, fue campeona olímpica en Londres 2012. En 2019, tras su formidable actuación en el Mundial de Francia, recibió el Balón de Oro, de la revista France Football y el premio The Best, que otorga la FIFA.

Su lugar en nuestro listado de las mujeres más influyentes en el deporte no es solo por los resultados deportivos. Rapinoe ha sido una de las voces más activas a favor de la equidad racial y de género, la justicia social y los derechos de las comunidades LGBTQ.

Durante mucho tiempo luchó para que las futbolistas de la selección estadounidense recibieran el mismo tratamiento salarial que los hombres del equipo nacional. Rapinoe y Alex Morgan fueron los rostros más visibles de la demanda contra la Federación de fútbol de Estados Unidos. Después de una larga batalla judicial, en febrero de este año se dio a conocer el acuerdo que garantiza a las futbolistas la misma retribución económica que los hombres.

Simone Biles (Gimnasia)

Biles entraría en cualquier listado de las mejores gimnastas en la historia. En su palmarés aparecen cuatro títulos olímpicos y 19 medallas de oro en mundiales. Su formidable técnica y preparación física le han permitido dar saltos únicos en ese deporte. Pero Biles tiene el reconocimiento mundial no solo por su calidad como atleta, sino también por exponer los problemas mentales que atraviesan los deportistas y cómo la enorme presión sobre ellos termina, en muchas ocasiones, por quebrarlos.

En 2018, Biles reconoció haber sido víctima de abusos cometidos por el médico del equipo, Larry Nasar. Luego, en el verano de 2021, durante los Juegos Olímpicos de Tokio, decidió retirarse de varias finales, porque prefirió concentrarse en su salud mental. Más tarde aclaró que sufría “twisties”, un bloqueo mental potencialmente peligroso, porque provoca que las gimnastas pierdan la orientación cuando están en el aire.

No está claro si Biles continuará compitiendo. De cualquier forma, a sus 24 años, ya es una leyenda de la gimnasia.

Artículo relacionado: Las 10 mejores deportistas latinoamericanas de todos los tiempos

Naomi Osaka (Tenis)

Osaka es una de las mejores tenistas de su generación. Ha ganado tres títulos de Grand Slam y no ha dudado en utilizar su visibilidad mediática para criticar desde la injusticia racial hasta la brutalidad policial, en Estados Unidos.

Además, Osaka es una atleta que ha hablado de sus problemas de depresión o ansiedad, provocados por las exigencias de mantenerse en la elite. En 2021, la tenista decidió retirarse del Roland Garros y así lanzó un poderoso mensaje sobre cuán importante es para los deportistas atender su salud mental.

Judit Polgar (Ajedrez)

El ajedrez es uno de los pocos deportes donde hombres y mujeres pueden competir juntos. La mejor ajedrecista de la historia ha sido Judit Polgar. Ella llegó a situarse en el Top 10 de la Federación internacional y obtuvo buenos resultados ante los jugadores más completos de su época.

En 2014 decidió retirarse del juego activo, pero siguió vinculada al ajedrez desde su Fundación, donde ha impulsado el importante papel educativo de este deporte para niñas y niños. Polgar considera que deben seguir modificándose cosas en el mundo del ajedrez. “Debe cambiar la actitud de la sociedad con respecto a que las niñas pueden jugar. Deben tener las mismas expectativas y apoyos que los niños. Ese es el mayor paso que podemos dar”, aseguró en una entrevista al diario Marca.

Influyentes desde las oficinas ejecutivas

Kim Pegula (Propietaria de los Búfalo Bills y los Búfalo Sabres)

Esta empresaria, nacida en Seúl, es la presidenta de Pegula Sports and Entertainment, la cual administra a los Búfalo Sabres, de la NHL y los Búfalo Bills, en la NFL. Entró en la historia como la primera mujer en ser copropietaria de dos equipos profesionales al mismo tiempo.

Kim Ng (Gerente General de los Marlins de Miami)

En 2020, los Marlins de Miami nombraron a Ng como su gerente general, por lo que se convirtió en la primera mujer, en cualquier deporte profesional en Estados Unidos, en ocupar esa posición.

Ng ha dedicado su vida al béisbol. Trabajó con los Medias Blancas y los Dodgers. Luego se unió a la oficina de Grandes Ligas como vicepresidenta senior de operaciones, hasta que llegó el contrato con los Marlins. Ahora, Ng enfrenta el reto de conducir a una franquicia con una de las nóminas más bajas en Las Mayores. 

Keia Clark (CEO de Nueva York Liberty)

Una de las mujeres más influyentes en el deporte, específicamente en la WNBA, es Keia Clark, CEO del equipo Nueva York Liberty. En su exitosa carrera como ejecutiva pasó de coordinadora en el desarrollo de negocios, en la NBA, a la máxima posición del Liberty.

Su impacto en la franquicia fue inmediato, porque logró que la sede del equipo pasara a ser el impresionante Barclays Center, donde juegan los Nets de Brooklyn, en la NBA. Además, gracias a su trabajo, ha aumentado la prominencia de Liberty, tanto en Nueva York como a nivel nacional.

Kim Davis (Vicepresidenta de la NHL)

En 2012, Michelle Obama consideró a Davis como una de las afroestadounidenses más influyentes del país, en un artículo publicado en la revista Essence. Esta mujer tiene una larga experiencia en el mundo empresarial, tras trabajar más de 20 años como ejecutiva en JPMorgan Chase. Además, fue directora administrativa de la firma Teneo.

Su trabajo impresionó a los directivos de la NHL que la promovieron al puesto de Vicepresidenta ejecutiva, a cargo del impacto social, asuntos legislativos e iniciativas de crecimiento de la liga.

Influyentes desde los banquillos

Becky Hammon (Entrenadora de Las Vegas Aces, WNBA)

En 2014, Hammon entró en la historia, al convertirse en la primera mujer que ocupó la posición de asistente en cualquiera de las cuatro principales ligas profesionales de Estados Unidos. Los Spurs de San Antonio confiaron en el talento y liderazgo de Hammon para apoyar al legendario coach Gregg Popovich.

Durante siete años, Hammon estuvo al lado del coach Pop. Además, llevó a los Spurs al título de la Liga de Verano. Ella se ganó el respeto y admiración de entrenadores, jugadores y de los fanáticos de la NBA. Sin embargo, aunque se entrevistó con varias franquicias, no pudo cumplir el sueño de ser coach principal. Cansada de esperar, Hammon aceptó un lucrativo contrato de Las Vegas Aces, en la WNBA, a las que dirigirá por el próximo lustro.

“De alguna manera, a veces siento que la NBA está cerca de contratar a la primera mujer entrenadora; pero, en otras ocasiones, siento que está muy lejos”, reconoció Hammon.

Corinne Diacre (Entrenadora de fútbol)

La primera mujer que logró dirigir a un equipo varonil de fútbol fue la portuguesa Helena Costa. Esto ocurrió en la Ligue 2 de Francia, con el Clermont Foot. En 2014, la exfutbolista francesa, Corinne Diacre, sustituyó a Costa en el puesto y tuvo excelentes resultados.

El club llegó a ocupar uno de los dos primeros puestos de la división. Finalmente, el equipo no alcanzó el ascenso a la Ligue 1; pero Diacre dejó una muy grata impresión en las tres temporadas que dirigió al Clermont. Incluso, en 2017, la prestigiosa revista France Football la nombró como la mejor entrenadora de la segunda división francesa.

Desde 2017, Diacre dirige a la selección nacional femenina de Francia.