El Caribe brilló en la cita estival que organizó la capital japonesa. Varios países tuvieron actuaciones memorables. Por ejemplo, Cuba rompió pronósticos y terminó en la posición 14, con siete títulos; mientras, Jamaica concluyó en el lugar 21, con cuatro medallas de oro y República Dominicana logró su mejor rendimiento histórico, con cinco preseas.  ¿Cuáles fueron los atletas caribeños más sobresalientes en los Juegos Olímpicos Tokio 2020?

Elaine Thompson-Herah, la reina de la velocidad

La jamaicana Elaine Thompson-Herah ratificó que es la reina de la velocidad en el atletismo. En Tokio conquistó tres títulos más, por lo que aumentó su total a cinco, en dos citas estivales.

Thompson-Herah se convirtió en la primera mujer en lograr el doblete en 100 y 200 metros en dos Juegos Olímpicos consecutivos. En 100 metros fue fabuloso su tiempo de 10,61 segundos, un nuevo récord olímpico que rompió el de Florence Griffith Joyner, impuesto en 1988. El dominio de las velocistas jamaicanas fue absoluto, ya que Shelly-Ann Fraser-Pryce y Jackson Shericka coparon el podio.

Luego, en los 200 metros planos, Elaine ganó todavía más fácil, con tiempo de 21,53 segundos, un récord para Jamaica y también la segunda mejor marca de la historia en esa distancia. Para completar su hazaña olímpica, Thompson-Herah formó parte del relevo 4×100 metros de su país, junto a Brianna Williams, Fraser-Pryce y Jackson. Este formidable cuarteto triunfó convincentemente en la carrera, muy por delante de las estadounidenses.

El inamovible Mijaín López

Nunca antes en la historia de la lucha olímpica, un atleta había mostrado tal superioridad sobre sus rivales. El cubano Mijaín López ganó su cuarto título en los 120-130 kilogramos de la lucha grecorromana y sus rivales no pudieron marcarle ni un solo punto, por tercera cita estival consecutiva.

Mijaín se convirtió en el cuarto atleta en la centenaria historia de los Juegos Olímpicos en conquistar en cuatro ediciones en fila el mismo título. Su nombre aparece junto al de otras leyendas como el remero Paul Evstroem, el velocista / saltador Carl Lewis, la luchadora Kaori Icho, el nadador Michael Phelps y el lanzador de disco Al Oerter.

https://www.youtube.com/watch?v=AA4DKjvcZn4&t=46s

El “Gigante de Herradura”, quien acumula en su palmarés, además, cinco títulos mundiales, tiene 39 años. Faltan apenas 36 meses para París 2024. ¿Continuará sobre el colchón el mejor deportista cubano de todos los tiempos?

Artículo relacionado: Los mejores momentos de Latinoamérica en los Juegos Olímpicos Tokio 2020

La redención de Jasmine Camacho-Quinn

En los Juegos de Río 2016, la boricua Jasmine Camacho-Quinn se retiró entre lágrimas, tras derribar varias vallas y quedar descalificada en la carrera semifinal. Su llanto inconsolable fue una de las imágenes más tristes de aquella cita. Cinco años más tarde, ella volvió a llorar en unos Juegos Olímpicos, solo que esta vez eran lágrimas de alegría, tras ganar los 100 metros con vallas, con tiempo de 12,37 segundos y se convirtió en la primera campeona de esa isla caribeña en el atletismo.

En la semifinal, en Tokio, Camacho-Quinn garantizó un lugar en la historia, al imponer un récord olímpico de 12,26 segundos. Tiene 24 años y dice sentirse 100% puertorriqueña, por eso decidió correr por el lugar donde nació su madre.

Julio César La Cruz, una “Sombra” intocable

Julio César La Cruz ha sido el mejor boxeador cubano de la última década. Le dicen “La Sombra”, por su peculiar estilo de pelear, con la guardia baja, siempre provocando a sus rivales. Compite en la división de 91 kilogramos, donde un solo golpe de sus rivales puede llevarle irremediablemente a la lona. El problema es que, aunque lo intentan una y otra vez, sus oponentes no pueden encontrar a “La Sombra” sobre el ring.

https://www.youtube.com/watch?v=Z6vCG8cAFg8

La Cruz ganó su segundo título olímpico consecutivo y volvió a demostrar que, con su estilo, sigue ganando. Su triunfo lo colocó entre los atletas caribeños más sobresalientes en los Juegos Olímpicos Tokio 2020. Quiere pelear en París 2024, donde buscará igualar a tres íconos del boxeo: Lazslo Papp, Teófilo Stevenson y Félix Savón, los únicos tricampeones olímpicos.

Hansle Parchment asombró en Tokio

El jamaicano Hansle Parchment no era uno de los favoritos; pero, en el momento de la verdad, corrió más rápido que sus rivales y conquistó el título olímpico en los 110 metros con vallas, con tiempo de 13,04 segundos.

La inmensa mayoría esperaba que el estadounidense Grant Holloway venciera en esta modalidad; sin embargo, Parchment tuvo el mejor día de su vida, se lanzó con todo y superó por apenas 0.05 al campeón mundial. Otro jamaicano, Ronald Levy, entró tercero en la carrera.

https://www.youtube.com/watch?v=S9bd5nxWHtk

A sus 31 años, Parchment añadió el premio más preciado, ya que antes había obtenido el bronce olímpico, en Londres 2012.

El inalcanzable Steven Gardiner

Antes de que comenzaran los Juegos Olímpicos, en PanamericanWorld pronosticamos que la medalla de oro del bahamés Steven Gardiner era una de las más seguras para el Caribe. Este corredor no defraudó y demostró que es el número uno del mundo en los 400 metros planos, al lograr una cómoda victoria, en la final de Tokio, con tiempo de 43,85 segundos.

Los caribeños también festejaron el tercer lugar, en esta carrera, de otro campeón olímpico: Kirani James, de Granada.

El combustible del “Pocket Rocket” de Jamaica

Shelly-Ann Fraser-Pryce ha sido una de las mejores velocistas de todos los tiempos. En su cuarta participación olímpica, “Pocket Rocket”, como la apodan, añadió dos medallas más a su impresionante palmarés.

En los 100 metros, Fraser-Pryce trató de alcanzar su tercer título en esta distancia; pero no pudo con su coterránea Thompson-Herah y entró segunda, con tiempo de 10,74 segundos. De todas formas hizo historia, porque se convirtió en la primera atleta en ganar cuatro medallas olímpicas en los 100 metros.

En los 200 metros quedó cuarta y su despedida olímpica fue la mejor posible: corrió en el relevo de 4×100 metros y conquistó su tercera corona en citas estivales.

“Pocket Rocket” terminó su ciclo olímpico con ocho preseas, divididas en tres de oro, cuatro de plata y una de bronce.

La segunda corona olímpica de  Shaunae Miller-Uibo

Durante un lustro, la bahamesa Shaunae Miller-Uibo ha sido la reina de los 400 metros. La campeona olímpica de Río se atrevió nuevamente a competir en los 200 metros en Tokio. No le fue bien, porque concluyó en la última posición. Días más tarde, la historia fue diferente en los 400.

En Río 2016, Miller-Uibo tuvo que lanzarse sobre la línea de meta, para superar a Allyson Felix. Ahora, la bahamesa dominó de principio a fin la competencia y triunfó con récord de 48,36 segundos, un récord para el Caribe.

Marileidy Paulino entró en la historia deportiva de República Dominicana

Los atletas de República Dominicana tuvieron la mejor actuación de todos los tiempos en Juegos Olímpicos, al obtener cinco medallas, dos de ellas de Marileidy Paulino.

Paulino formó parte del relevo mixto de 4×400 metros que entró en la segunda posición. Ella corrió muy bien el segundo tramo y esa distancia que tomó sobre las rivales fue decisiva en la medalla de plata.

Luego, Paulino participó en los 400 metros y solo cedió ante la inatrapable bahamesa Miller-Uibo. Marileidy hizo la distancia en 49,20 segundos, un récord nacional y con esto garantizó un puesto en la historia deportiva de su país, porque se convirtió en la primera atleta dominicana con dos preseas olímpicas.

Zacarías Bonnat, una plata con récord olímpico

El halterista Zacarías Bonnat fue otro de los atletas caribeños más sobresalientes en los Juegos Olímpicos Tokio 2020. El dominicano le dio a su país la primera medalla olímpica en esta modalidad. En la división de los 81 kilogramos, Bonnat impuso un récord olímpico en la modalidad de envión, tras levantar 204 kilos. No obstante, el chino Xiaojun Lyu lo superó en el total, con 374 kilogramos, por 367 kilos del caribeño.