Los récords, nos dicen, están para romperse; sin embargo, después de más de 150 años de historia no parece exagerado afirmar que existen al menos 10 récords en Grandes Ligas que difícilmente puedan caer.

En PanamericanWorld hicimos una selección de récords en Grandes Ligas que lucen irrompibles. Nuestro listado lo dividimos en dos: un primero momento para marcas ofensivas y luego otro para los lanzadores.

CAL RIPKEN JR.: EL HOMBRE DE ACERO

El “Hombre de Acero del béisbol” no solo superó la marca de partidos consecutivos que había conseguido Lou Gehrig, sino que la elevó hasta la impresionante cifra de 2632. Insuperable.

Teniendo en cuenta que una temporada cada equipo juega 162 partidos, el campo corto de los Orioles de Baltimore estuvo jugando ininterrumpidamente durante más de 16 años.

PETE ROSE: MÁS HITS CONECTADOS EN GRANDES LIGAS

Cuando Pete Rose superó la marca de Ty Cobb de más hits conectados y la elevó hasta los 4256 su destino parecía dirigido hacia el Salón de la Fama del béisbol; pero este formidable bateador nunca pudo llegar a Cooperstown, porque fue vetado para siempre de Grandes Lilgas por su relación con las apuestas.

JOE DIMAGGIO: 56 PARTIDOS CON AL MENOS UN HIT

En 1941, Joe Dimaggio impuso uno de los récords de Grandes Ligas más admirados. El “Yankee Clipper” conectó al menos un imparable durante ¡56 partidos consecutivos! Entre el 15 de mayo y el 17 de julio de ese año, ningún equipo pudo dejar en blanco al formidable jardinero.

¿El jugador que más se ha acercado a esta hazaña? Pete Rose, quien extendió la racha a 44 partidos.

BARRY BONDS: DOS RÉCORS DE GRANDES LIGAS QUE NO ALCANZAN PARA COOPERSTOWN

Barry Bonds ostenta dos récords de Grandes Ligas que lucen inalcanzables. En sus 22 años de carrera, el slugger recibió 2558 bases por bolas y lidera, con amplitud, este departamento. Sencillamente en su última década en el terreno, los lanzadores preferían llevar con cuatro bolas malas a Bonds a primera base, antes que recibir un cuadrangular.

La otra marca de Bonds tuvo mucho más peso simbólico y también parece irrompible. Barry sacó ¡762 pelotas de los estadios! El pelotero en activo que más se acerca a esta cantidad es Albert Pujols, con 662, pero tiene 41 años. Bonds sigue con el camino cerrado al Salón de la Fama, por su relación con las sustancias prohibidas.

RICKY HENDERSSON: UN LADRÓN INCAPTURABLE

Este ha sido el mayor “ladrón” en Grandes Ligas. Hendersson robó en total 1406 bases. El ocupante del segundo lugar en este departamento es Lou Brock, con 939.

Artículo relacionado: Los 3 peloteros latinos que tienen plaza asegurada en el Salón de la Fama

NOLAN RYAN: MÁS PONCHES Y PARTIDOS SIN RECIBIR HIT NI CARRERA

“El Expreso” del béisbol tiene el privilegio de contar con dos récords de Grandes Ligas en esta lista que seguramente perdurarán en el tiempo.

Una de las marcas es la de más partidos sin recibir hits, con siete, casi el doble que su más inmediato perseguidor, el legendario zurdo Sandy Koufax (4).

El otro récord es el de más ponches durante su carrera. Ryan logró 5714, cifra muy superior a los 4875 de Randy Johnson.

CY YOUNG: MÁS TRIUNFOS EN SU CARRERA

Charles Radbourn logró 59 victorias en una sola temporada, pero lo conseguido por Cy Young a lo largo de su carrera supera cualquier hito imaginable en béisbol. Young logró sus 511 triunfos en una carrera que se extendió durante 22 años, o lo que es lo mismo con un promedio superior a las 23 victorias por temporada.

En 2011 Justin Verlander alcanzó la mejor marca de este siglo con 24 partidos ganados, lo que demuestra el alcance y regularidad de lo conseguido por Young. Además, Cy es dueño de otros récords de Grandes Ligas. Por ejemplo, lidera históricamente el número de juegos completos, con 749 y es el pitcher con más innings lanzados, 7356.

MARIANO RIVERA: APAGA Y VÁMONOS

El mejor cerrador en la historia de Grandes Ligas ha sido el panameño Mariano Rivera. Siempre con el uniforme de los Yankees, “Mo” salvó, en 19 temporadas, 652 partidos. Acercarse a esa cifra parece muy difícil para cualquier relevista en la actualidad.

Además, Rivera salvó 42 partidos en postemporada, y finalizó con un PCL asombroso: ¡0,70!

WALTER JOHNSON: 110 LECHADAS

En las primeras décadas del siglo XX, el mejor lanzador de Grandes Ligas fue Walter Johnson. Este hombre logró, en 20 años, 110 lechadas. Esa cifra es absolutamente insuperable, porque vivimos en una era en la que los pitchers abridores apenas llegan al séptimo inning.

No es casualidad que Johnson haya sido uno de los cinco primeros jugadores en ser exaltados al Salón de la Fama, en Cooperstown.

JOHNNY VANDER MEER: DOS PARTIDOS CONSECUTIVOS SIN HITS NI CARRERAS

Desde 1876, apenas un poco más de 300 lanzadores han conseguido un partido sin hit ni carrera; pero ninguno ha logrado igualar la hazaña de Johnny Vander Meer quien tiró dos consecutivos. En 1938, con el uniforme de los Rojos de Cincinnati, este pitcher dejó en cero a los entonces Boston Bees. Cuatro días después, Vander Meer tampoco permitió hits ni carreras a los Dodgers de Brooklyn.