Desde que el esgrimista Carlos de Candamo compitiera en los Juegos Olímpicos de París, en 1900, hasta la actualidad más de 400 deportistas peruanos han participado en citas estivales. Tres de ellos de manera individual y el equipo femenino de voleibol lograron subir al podio y se ganaron un lugar entre las leyendas olímpicas de Latinoamérica.

Perú tuvo su debut olímpico con Candamo, hijo del embajador peruano en Francia y sobrino de Manuel Candamo, quien fuera presidente del país en dos ocasiones. Después la participación en citas estivales fue intermitente; sin embargo, a partir de los Juegos Melbourne, en 1956, en cada una de las siguientes ediciones de los Juegos Perú ha enviado una delegación de atletas. En total, los deportistas peruanos han obtenido cuatro preseas, divididas en una de oro y tres de plata.

Además, los deportistas peruanos han competido en las tres ediciones de los Juegos Olímpicos de la Juventud, donde han conquistado tres medallas (una de oro y dos de bronce). Como elemento curioso resaltamos que atletas de Perú intervinieron en dos Juegos Olímpicos de Invierno. Ni se acercaron al podio; pero, de cualquier forma, para ellos aplica muy bien lo expresado por el Barón Pierre de Coubertin: “lo más importante en los Juegos Olímpicos no es ganar, sino participar, porque lo esencial en la vida no es lograr el éxito, sino esforzarse para conseguirlo”.

Puntería de oro de Edwin Vásquez

El único campeón olímpico en la historia del deporte en Perú ha sido el tirador Edwin Vásquez. El 2 de agosto de 1948, en el Polígono militar Campo Bisley, de Londres, durante los llamados “Juegos de la Austeridad”, pocos pensaban que el peruano pudiera alcanzar una medalla en la modalidad de pistola libre a 50 metros. Una faringitis le impidió realizar entrenamientos antes de la competencia, además, su arma era muy antigua e inferior a la de todos sus rivales. Afortunadamente para él, un compañero de equipo, Luis Mantilla, le prestó su pistola moderna y, aunque la empuñadura le quedaba ajustada, Vásquez decidió disparar con esa arma.

La competencia consistió en 60 disparos, divididos en 10 series. Ese día la puntería del peruano fue espectacular y obtuvo 545 puntos, seis más que el sueco Torsten Ullman y el suizo Rudolf Schneider.

Tres años después del título en Londres, Vásquez ganó el oro en pistola libre, en la primera edición de los Juegos Panamericanos, celebrados en Buenos Aires. Luego estuvo como director técnico de los tiradores peruanos en la cita estival de Melbourne, en 1956 y, en 1984, portó la bandera de Perú en la inauguración de los Juegos de Los Ángeles.

Luego de su retiro del deporte activo trabajó en el Departamento de Infraestructura del Instituto Peruano del deporte. En la entrada del Comité Olímpico Peruano erigieron una estatua suya. Falleció en 1993, a los 70 años.

Artículo relacionado: Los 10 mejores atletas de Perú en la historia

El largo viaje olímpico de Francisco Boza

La segunda medalla de los deportistas peruanos en Juegos Olímpicos la obtuvo otro tirador: Francisco Boza, en la cita de Los Ángeles, en 1984.

Esta leyenda del tiro deportivo en Latinoamérica compitió en ocho Juegos Olímpicos de manera consecutiva. Debutó en la cita de Moscú, en 1980, con apenas 15 años. Su gran resultado llegó en la siguiente edición de los Juegos.

En la fosa olímpica, en Los Ángeles, Boza terminó en segundo lugar, solo superado por el italiano Luciano Giovanetti. Después participó en los Juegos de 1988, 1992, 1996, 2000, 2004 y 2016. En las citas de Atenas y Río de Janeiro fue el abanderado de la delegación peruana.

Además, “Pancho” Boza logró el título panamericano en los Juegos de Toronto, en 2015.

Plata de la Generación de Oro del voleibol peruano

La llamada “Generación de Oro” del voleibol peruano vivió su gran momento en los Juegos Olímpicos de Seúl, en 1988. Aquel equipo, dirigido por el surcoreano Man-Bok Park, logró el mayor éxito colectivo en la historia del deporte peruano, al concluir en la segunda posición del torneo.

El equipo peruano terminó invicto la primera fase, con cerradísimos triunfos en cinco sets sobre China y Estados Unidos. Luego, en la semifinal, vencieron también 3-2 a Japón y avanzaron a la final, donde enfrentaron a la entonces Unión Soviética. Las peruanas ganaron los dos primeros sets y, en el tercero, tuvieron una ventaja que parecía decisiva de 12-6; pero ahí comenzó la remontada de las soviéticas que triunfaron en los tres sets siguientes.

Al llegar a Perú, las jugadoras fueron recibidas como heroínas. Las escoltaron hasta el Estadio Nacional de Lima, totalmente lleno con 45 mil personas que las vitorearon en las tres vueltas que dieron. “Recuerdo que nos recibieron de la misma manera que recibieron a los únicos dos Papas que vinieron al Perú, Hasta los últimos días de mi vida lo tendré en mi memoria”, reconoció Cecilia Tait en una entrevista al diario AS.

Estas fueron las deportistas peruanas que integraron aquella inolvidable selección: Katherine Horny, Cenaida Urbide, Rosa García, Miriam Gallardo, Gabriela Pérez del Solar, Isabel Heredia, Cecilia Tait, Luisa Cervera, Denisse Fajardo, Alejandra de la Guerra, Gina Torrealva y Natalia Málaga.

Juan Giha, otro tirador con gran puntería

La cuarta medalla de los deportistas peruanos en Juegos Olímpicos la obtuvo otro tirador: Juan Giha Yarur, quien alcanzó la plata en la modalidad de skeet, en los Juegos de Barcelona, en 1992.

Giha participó en seis citas estivales de manera consecutiva, entre 1980 y 2000. Su gran momento ocurrió en la Ciudad Condal. Tenía 37 años y esa tarde del 28 de julio de 1992, en el campo de tiro de Mollet del Vallés, tuvo la mejor puntería de su vida. Terminó con 222 puntos, uno menos que el campeón, la china Zhang Shan. En aquella ocasión, en el skeet compitieron tanto hombres como mujeres.

Esa medalla olímpica, la última—por el momento—para el deporte peruano, Giha aseguró que la guarda en una urna, en un lugar especial de su casa.

Goles olímpicos, la historia del equipo campeón de los Juegos de la Juventud

Los Juegos Olímpicos de la Juventud han tenido tres ediciones. En ellas, los deportistas peruanos han logrado tres medallas, una de cada color. El momento más especial, sin dudas, fue el título que alcanzó la selección de futbol sub-15, campeona en la cita de Nanjing, en 2014. En aquel torneo participaron seis equipos, uno por cada confederación. Perú logró su boleto tras conquistar el campeonato sudamericano de 2013. Aquel equipo fue dirigido por Jota Jota Oré y en la primera fase venció a Islandia y Honduras. Luego, en una de las semifinales, superó a Cabo Verde, 3-1 y, en la final, a Corea del Sur, 2-1, con gol decisivo de Fernan