Los deportistas caribeños han hecho historia en los Juegos Olímpicos. Desde que el esgrimista cubano Ramón Fonst subiera al podio de premiaciones, en la cita de París 1900, hasta Río 2016, decenas de formidables atletas de esta región han obtenido medallas en el principal evento deportivo del planeta. ¿Cuáles han sido las actuaciones más memorables? En PanamericanWorld compartimos las hazañas olímpicas de figuras que son íconos del Caribe.

No han sido pocos los deportistas caribeños que han logrado una medalla olímpica bajo la bandera del país que colonizó al territorio donde ellos nacieron. Antes de que Usain Bolt nos asombrara con sus formidables carreras, entre 2008 y 2016, otros jamaicanos brillaron en los 100 metros planos. Por ejemplo, Linford Christie fue campeón olímpico en 1992, en representación de Gran Bretaña; mientras, Donovan Bailey corrió con la bandera canadiense y triunfó en Atlanta 1996.

En el baloncesto, otro hijo ilustre de Jamaica, Patrick Ewing, fue bicampeón olímpico, primero como universitario, en Los Ángeles 1984 y, luego, como parte del “Equipo de Ensueño” de estrellas de la NBA, de Estados Unidos, en Barcelona 1992. El mejor judoca del siglo XXI ha sido, con diferencia, Teddy Riner, quien nació en Guadalupe, una región de ultramar de Francia. Riner ha conquistado tres preseas olímpicas, dos de ellas de oro, en 2012 y 2016, en la división de 100 kilogramos. Ahora bien, en nuestro listado de deportistas caribeños más destacados en Juegos Olímpicos incluimos a aquellos que subieron al podio con la misma bandera del país en que nacieron.

Ramón Fonst (Esgrima, Cuba)

El primer campeón olímpico de Latinoamérica y el Caribe fue el esgrimista cubano Ramón Fonst. En los Juegos de París 1900, Fonst quien vivía en la capital francesa, se coronó en la espada, con solo 17 años. En esa cita estival, el cubano logró una medalla de plata, en la espada para maestros de esgrima, una modalidad que únicamente se disputó en esos Juegos.

Cuatro años después, en San Luis, Fonst ganó tres títulos: repitió en la espada, triunfó en el florete individual y por equipos. Con sus cinco medallas, es el atleta cubano que más veces ha subido al podio de premiaciones en Juegos Olímpicos.

Silvio Cator (Atletismo, Haití)

Haití ha logrado dos medallas en su historia olímpica. La presea más recordada la obtuvo Silvio Cator, quien terminó segundo, en el salto de longitud, de los Juegos de Ámsterdam 1928, con un estirón hasta los 7.58 metros. Cuando se retiró del atletismo, Cator también jugó fútbol y, después, se dedicó a la política. En 1946 fue electo alcalde de Puerto Príncipe. El estadio nacional, ubicado en esa ciudad, llevó su nombre.

Hasely Crawford (Atletismo, Trinidad y Tobago)

Crawford fue el primer caribeño que ganó los 100 metros planos en Juegos Olímpicos. En la cita de Montreal 1976, el trinitario entró primero en la meta, con tiempo de 10,06 segundos, apenas por delante de otra leyenda caribeña, el jamaicano Donald Quarrie. Además, Crawford compitió en otras dos citas estivales, Moscú 1980 y Los Ángeles 1984; pero no volvió a acercarse a una final olímpica.

Artículo relacionado: Los 10 velocistas caribeños más rápidos de todos los tiempos

Donald Quarrie (Atletismo, Jamaica)

Entre los deportistas caribeños más destacados en Juegos Olímpicos no puede faltar este extraordinario corredor jamaicano. Participó en cinco citas estivales, en las que conquistó cuatro medallas.

En los Juegos de Montreal 1976 triunfó en los 200 metros y entró en segundo lugar, detrás de Crawford, en los 100 metros planos.

Luego obtuvo la presea de bronce, en 200 metros, en la cita de Moscú 1980 y terminó su ciclo olímpico con la medalla de plata, como parte del relevo de 4×100 metros de Jamaica, en Los Ángeles 1984.

Su figura es tan importante en el país que hoy puede verse una estatua que le erigieron en el Estadio Nacional, en Kingston.

Merlene Ottey (Atletismo, Jamaica)

Ottey ha sido otra de las grandes corredoras caribeñas. Nunca pudo subir a lo más alto del podio olímpico; pero no dejó de intentarlo. Tiene el récord de participaciones olímpicas, porque intervino en ¡siete citas estivales consecutivas!, entre 1984 y 2004. En total obtuvo nueve medallas, divididas en tres de plata (100, 200 y relevo de 4×100 metros) y seis de bronce, en esas mismas distancias.

Keshorn Walcott (Atletismo, Trinidad y Tobago)

En los Juegos de Londres 2012, el jabalinista Keshorn Walcott entró en la historia del deporte trinitario, al convertirse en el primer multimedallista olímpico de ese país. En la capital británica, Walcott envió la jabalina hasta los 84,58 metros, siete centímetros más que el ocupante del segundo lugar, el ucraniano Oleksandr Pyatnytsya.

Luego, en Río 2016, Walcott volvió a subir al podio, aunque esta vez quedó en tercer lugar, con un disparo de 85,38 metros.

Shelly-Ann Fraser-Pryce (Atletismo, Jamaica)

“Pocket Rocket”, como la apodan, ha sido la mejor atleta caribeña de todos los tiempos. Su trayectoria es admirable y, de seguro, seguirá añadiendo títulos, porque ella anunció que su retiro demora, al menos, un año más.

En sus tres participaciones olímpicas, Shelly-Ann ha logrado seis medallas. En Beijing 2008 y Londres ganó los 100 metros planos. En la capital británica terminó segunda en los 200 metros y también en el relevo de 4×100 metros. Mientras, en Río 2016 alcanzó el bronce, en los 100 metros y en el relevo de 4×100 metros.

Ahora, en Tokio, a sus 34 años, muchos la consideran la gran favorita para ganar nuevamente los 100 metros. En fecha reciente, en una competencia en Jamaica, logró el segundo mejor tiempo en la historia de esa distancia, con 10,63 segundos.

Félix Sánchez (Atletismo, República Dominicana)

Sánchez es el mejor atleta de República Dominicana en Juegos Olímpicos. Nació en Estados Unidos, pero sus padres son dominicanos y siempre compitió en eventos internacionales con la bandera del país caribeño.

“Súper Félix”, como lo apodan, conquistó dos títulos olímpicos, en los 400 metros con vallas. En los Juegos de Atenas 2004 triunfó con tiempo de 47,63 segundos. Ocho años después, cuando ya todos pensaban que estaba acabado, el dominicano venció en Londres, curiosamente con el mismo tiempo que marcó en la capital griega.  No es casualidad que el estadio más grande de República Dominicana lleve su nombre.

Usain Bolt (Atletismo, Jamaica)

El mejor corredor de todos los tiempos es un ícono universal. Durante una década, Usain Bolt nos maravilló con sus espectaculares carreras, en Juegos Olímpicos y Campeonatos Mundiales. Resumir sus logros en pocas líneas es imposible.

Bolt se retiró con 31 años y su nombre está en los libros como recordista olímpico y mundial de los 100, 200 metros y el relevo jamaicano de 4×100. Ha sido el único corredor capaz de conquistar tres veces, de manera consecutiva, los 100 y 200 metros en Juegos Olímpicos. Ganó ocho medallas de oro en total en citas estivales. Solo el doping de Nesta Carter, en 2008, impidió que Bolt completara el triplete también en el relevo de 4×100.

Teófilo Stevenson (Boxeo, Cuba)

Cuba es el país caribeño con más medallas en Juegos Olímpicos, con 226, de ellas 78 de oro. Por tanto, seleccionar otro campeón, además de Fonst, es complicado. Nuestra elección es el boxeador Teófilo Stevenson, no solo por los resultados que obtuvo en citas estivales, sino por su dominio absoluto en la división súper pesada durante más de una década, en todos los torneos internacionales en los que intervino.

Stevenson fue tricampeón olímpico. Su fortísima pegada se hizo sentir en los Juegos de Múnich 1972, Montreal 1976 y Moscú 1980. En esas citas apenas recibió golpes y propinó muchísimos. Nunca quiso convertirse en profesional y pudo ser campeón en Los Ángeles 1984; pero Cuba declinó su participación en aquellos Juegos.