En el más reciente proceso de firmas internacionales de las franquicias de Grandes Ligas, varios talentosos peloteros cubanos lograron contratos millonarios. La cifra de jugadores elegibles pudiera haber sido mayor si se hubiera mantenido el Acuerdo entre MLB y Cuba, establecido en diciembre de 2018; pero la Administración Trump lo canceló pocos meses después. Ahora, con el demócrata Joe Biden en la Casa Blanca, ¿es posible descongelar ese Acuerdo?

La corta primera vida del Acuerdo entre MLB y Cuba

Después de mucho tiempo de negociaciones, la Asociación de Jugadores de Grandes Ligas, Grandes Ligas y la Federación cubana de béisbol llegaron a un histórico Acuerdo que establecía una vía legal y segura para que los peloteros cubanos pudieran firmar con franquicias de Las Mayores.

La idea del Acuerdo era poner fin al tráfico de atletas, una triste realidad por la que han pasado no pocos en la última década. Las dramáticas historias de cómo Yasiel Puig, Randy Arozarena, Leonys Martin y José Dariel Abreu, entre otros, salieron de Cuba y pasaron por manos de contrabandistas que exigieron grandes porcentajes de sus contratos incluso ha llegado a tribunales en Estados Unidos. La odisea que vivió Arozarena, la gran sensación de los playoffs de 2020, será llevada al cine, en una película biográfica que producirá Wonderfilms Media.

El Acuerdo entre MLB y la Federación cubana era muy similar al establecido con otras tres ligas internacionales: la japonesa (NPB), coreana (KBO) y taiwanesa (CPBL). En el pacto, Cuba se comprometía a liberar a todos los jugadores mayores de 25 años y seis temporadas o más de experiencia en las Series Nacionales para que pudieran firmar con un equipo de Las Mayores. Además, la Federación cubana entregaría un listado de jóvenes prospectos, mayores de 18 años, que también podrían alcanzar un pacto con cualquier franquicia.

Acuerdo MLB-Cuba

Por cada pelotero firmado, la Federación cubana recibiría un único “pago por liberación”. Las cuotas fijadas fueron del 15% al 20% del total garantizado por un contrato de Grandes Ligas y un 25% en el bono de firma por contratos de Liga Menor. Los jugadores podrían viajar a Estados Unidos, con su familia y retornar a Cuba cuando lo decidieran. Además, podrían representar al país en competiciones internacionales y en la Serie Nacional, siempre que la franquicia otorgara permiso.

De acuerdo con Rob Manfred, Comisionado de Grandes Ligas, el Acuerdo “permitirá que la próxima generación de jugadores cubanos persiga su sueño sin tener que soportar muchas de las dificultades experimentadas por los jugadores cubanos actuales y anteriores que han jugado en Grandes Ligas “.

Artículo relacionado: El mejor equipo “Todos Estrellas” del béisbol cubano

Desde el primer momento, el Acuerdo entre MLB y Cuba fue muy bien acogido por algunos y criticado por otros. Varios peloteros, entre ellos Puig, Abreu y Yohan Moncada, apoyaron el pacto; mientras, Orlando “El Duque” Hernández mostró siempre su desaprobación.

Cuatro meses después, Cuba dio a conocer la lista de 34 jugadores menores de 25 años que podrían ser firmados por equipos de Grandes Ligas. La respuesta de la Administración Trump fue inmediata: atacó al Acuerdo por su punto más débil y logró cancelarlo.

El tema más álgido del Acuerdo siempre fue la relación entre la Federación de béisbol y el Gobierno cubano. Bajo las leyes del Embargo ninguna empresa estadounidense podía efectuar pagos que fueran a parar al Gobierno; pero la Administración Obama consideró a la Federación un ente independiente. Esa posición cambió con Trump.

En abril de 2019, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro envió una carta a Grandes Ligas en la que aseguró que “los pagos a la Federación cubana de béisbol no estaban autorizados…porque un pago a esa Federación era un pago al Gobierno cubano”. Esta disposición congeló por completo el Acuerdo.

Acuerdo MLB-Cuba
En la lista de 34 jugadores que envió la Federación cubana a Grandes Ligas, en abril de 2019, como parte del Acuerdo aparecían Yoelkis Céspedes y Norge Carlos Vera.

Puerta abierta al deshielo entre MLB y Cuba

La posible implementación del histórico Acuerdo ha sido señalada como uno de los escenarios más posibles en el nuevo contexto de relaciones que pudiera establecerse entre Washington y La Habana, tras la llegada a la Casa Blanca de Joe Biden.

Según Raúl Fornés, vicepresidente primero del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER), ellos estaban preparados para descongelar el Acuerdo y cerrar el ciclo de deserciones y fuga de talentos.

Quedará por ver la postura que asuma la Administración Biden. Mientras, la parte cubana podría crear mecanismos de control para certificar que el dinero pagado por las franquicias a la Federación se utilice, exclusivamente, en el desarrollo del béisbol nacional.

El éxodo de peloteros cubanos continúa

El diálogo entre MLB y la Federación sigue detenido, pero lo que sí ha continuado imparable es la salida, utilizando diversas formas, de los peloteros cubanos más talentosos. Una amplia investigación realizada por Francys Romero, recogida en su excelente libro “El sueño y la realidad: Historias de la emigración del béisbol cubano (1960-2018)” mostró que, en el período de 2011 a 2018, más de 600 peloteros cubanos salieron del país. Esa cifra, a día de hoy, es aún mayor.

En la lista de 34 jugadores que envió la Federación cubana a Grandes Ligas, en abril de 2019, como parte del Acuerdo aparecían Yoelkis Céspedes y Norge Carlos Vera. Unos meses más tarde, ya con el Acuerdo congelado, estos dos peloteros abandonaron la selección cubana que participaba en la Liga Can-Am. Ambos tuvieron que establecer residencia en un tercer país para poder firmar un contrato, ya que, como cubanos, por causa del Embargo, no tenían autorización. De haber existido el Acuerdo, estos dos peloteros habrían firmado mucho antes, sin ningún tipo de riesgo y con el camino abierto para vivir con su familia y viajar entre su país natal y el que los acogerá en su carrera profesional.

Céspedes tiene 23 años. Su físico ha sufrido una impresionante transformación y su debut en Grandes Ligas, con los Medias Blancas de Chicago —equipo que lo firmó por 2.05 millones de dólares—podría no demorar demasiado. Mientras, Vera, un lanzador derecho de 20 años, con una recta que alcanza las 97 millas, también jugará con los Medias Blancas que le ofrecieron 1.5 millones de dólares.

Otros prometedores jugadores que lograron contratos recientemente fueron Pedro León (Astros de Hous