El ciclismo colombiano ha tenido, a lo largo de su historia, a no pocos íconos. Las hazañas de Lucho Herrera y Fabio Parra, los triunfos más recientes de Nairo Quintana y Egan Bernal y las medallas olímpicas de María Luisa Calles y Mariana Pajón se inscriben entre los mejores momentos de todos los tiempos del deporte en Colombia.

A los ciclistas colombianos los llaman “escarabajos”. No parece existir consenso sobre cómo surgió este peculiar sobrenombre. Para algunos la explicación está en las características de estos insectos que pueden escalar cualquier superficie, gracias a los pelillos que tienen en sus patas. Los pedalistas colombianos son famosos por sus habilidades para liderar las etapas de montaña en las competencias, así que las comparaciones entre atletas e insectos funcionan bien.

Otros alegan que la idea de llamarlos “escarabajos” surgió del narrador deportivo José Enrique Buitrago. En la Vuelta a Colombia, de 1955, este periodista quedó tan impresionado por el enorme esfuerzo que realizó en una etapa el ciclista Ramón Hoyos que, al verlo llegar a la meta, expresó: “¡No es un humano, es un escarabajo en bicicleta!

Durante décadas, el ciclismo colombiano ha estado en la elite mundial de este deporte, por lo que seleccionar solo 10 “escarabajos” es muy complicado. En PanamericanWorld elaboramos un listado donde incluimos a los que consideramos más completos, tanto en la ruta, como en la pista y BMX. ¡Bienvenida la polémica!

Luis Alberto “Lucho” Herrera

“El Jardinerito de Fusagasugá”, como apodaban a Luis Alberto “Lucho” Herrera, fue el primer ciclista colombiano que ganó una gran competencia, al conquistar la Vuelta a España, en 1987. En su momento fue considerado de los mejores escaladores del mundo y lo demostró al liderar la clasificación de montaña de los principales eventos: en dos ocasiones en el Tour de Francia (1985, 1987), el Giro de Italia (1989) y la Vuelta a España (1987 y 1991).

Artículo relacionado: Los 10 mejores deportistas de Colombia en la historia

Martín Emilio “Cochise”   

“Cochise” es una de las primeras leyendas del ciclismo colombiano. En la década del sesenta fue imparable, tanto en ruta como en pista, ya que ganó en cuatro oportunidades la Vuelta a Colombia (1963, 1965, 1966, 1967) y tres veces la también prestigiosa Vuelta al Táchira, en Venezuela (1966, 1968, 1971). Además, fue campeón mundial de los 4000 metros de persecución individual, en la cita de Varese, Italia, en 1971. En esa misma especialidad fue, por mucho, el mejor ciclista de Latinoamérica por más de diez años, ya que se convirtió en tricampeón de los Juegos Panamericanos y de los Juegos Centroamericanos y del Caribe.  

Fabio Parra

Parra entró en la historia del ciclismo colombiano, porque fue el primer pedalista latinoamericano que logró incluirse en un podio del evento cumbre de este deporte: el Tour de Francia. En la edición de 1988, Parra finalizó en la tercera posición, por detrás del español Pedro Delgado y el holandés Steven Rooks. Luego, en 1989, terminó en la segunda plaza de la Vuelta a España, superado nuevamente por Delgado. Además, ganó en dos ocasiones la Vuelta a Colombia (1981 y 1992).

Santiago Botero

Botero merece un puesto en nuestro listado de las grandes leyendas del ciclismo colombiano, aunque su relación con el dopaje de cierta forma empañó su imagen. En 2002 se proclamó campeón mundial contrarreloj, en Zolder y en su palmarés también aparecen los triunfos en tres etapas de la Vuelta a España y el Tour de Francia. Conquistó el Tour de Romandía, en 2005 y terminó en la cima de la clasificación de la montaña del Tour de Francia, en 2000. Su nombre quedó involucrado en la Operación Puerto, aunque el ciclista siempre defendió su inocencia y nunca fue sancionado por la Federación colombiana.

Rigoberto Urán

Tres ciclistas colombianos han subido al podio de premiaciones en Juegos Olímpicos. Uno de ellos es Urán quien logró la medalla de plata en la competencia de ruta, de Londres, en 2012. En su historial resaltamos la segunda posición en la clasificación general del Tour de Francia, en 2017, por detrás del gran Chris Fromme y también el segundo puesto en el Giro de Italia, en las ediciones de 2013 y 2014.

María Luisa Calles

Las “escarabajas” se han ganado un lugar entre los íconos del ciclismo colombiano. Una de las imprescindibles es María Luisa Calles quien participó en tres Juegos Olímpicos consecutivos (2000-2008) y en la cita de Atenas, en 2004, logró una histórica medalla de