En octubre celebramos el Mes de la Hispanidad, por lo que PanamericanWorld se suma a los festejos con un recorrido por las trayectorias de grandes deportistas latinos que brillan en importantes ligas profesionales de Estados Unidos.

El impacto de los latinos en las Grandes Ligas de béisbol es innegable. Los campeones de la Liga Americana, los Indios de Cleveland, no hubieran llegado a la Serie Mundial—por primera vez desde 1997— sin el decisivo aporte de los dominicanos Carlos Santana y José Ramírez y los puertorriqueños Francisco Lindor y Roberto Pérez; mientras, en los monarcas de la Liga Nacional, Cachorros de Chicago, sobresalieron el lanzador más veloz en la historia de las Mayores, el cubano Aroldis Chapman y el boricua Javier Báez.

La presencia latina en ligas estadounidenses sin dudas es más visible en el béisbol, pero en el boxeo, la Major League Soccer (MLS), la National Football League (NFL) y la National Basketball Association (NBA) también hay figuras latinoamericanas que, gracias a sus resultados, se han convertido en íconos.

GOLPES DORADOS DEL “CANELO” ÁLVAREZ

En el boxeo profesional probablemente no haya en Latinoamérica una figura más mediática y exitosa que el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez. A sus 26 años, este peleador, nacido en Guanajuato, está considerado entre los diez mejores del mundo, libra por libra.

En los últimos dos años, “Canelo” ha sido imparable. Muy atrás quedó el revés sufrido, en 2013, frente a Floyd Mayweather Jr. Ahora es un boxeador más completo y su pegada cada vez intimida más. En noviembre de 2015 no dejó lugar a dudas de su superioridad sobre el boricua Miguel Cotto, a quien superó por decisión unánime, en el Mandalay Bay Events Center en Las Vegas, por lo que recibió el cinturón de campeón mundial de los pesos medianos, versión del Consejo Mundial de Boxeo.

Luego, en defensa de su título, este año enfrentó al británico Amir Khan, en la Arena T-Mobile, de Las Vegas. En el sexto round, un derechazo de Canelo llevó a la lona al medallista olímpico y este no pudo levantarse. Su siguiente retador fue otro británico, Liam Smith. El mexicano aceptó bajar una libra, para combatir en las 154 (en sus cinco peleas anteriores había pesado 155). El esperado duelo tuvo lugar en el AT&T Stadium, de Arlington, Texas, la sede de los Cowboys de Dallas, en la NFL.

Con gran parte del público a su favor, Canelo propinó un KO fulminante a Smith, en el noveno asalto, por lo que ganó el título de campeón mundial de la división superwelter de la Organización Mundial de Boxeo.

En 50 peleas como profesional, Canelo ha obtenido 48 victorias (34 de ellas por KO), solo ha sufrido un fracaso (frente a Mayweather) y entabló otra pelea.

CANASTAS DE UN PEQUEÑO GIGANTE EN LA NBA

Cuando se escribe sobre la presencia latina en el mejor baloncesto del mundo, gran parte de los titulares los recibe el argentino Manu Ginóbili, quien ha ganado cuatro anillos de campeón, como parte de los Spurs de San Antonio; sin embargo, en el listado de los jugadores influyentes de nuestra región en la NBA no puede quedar fuera el boricua José Juan Barea, un veterano armador de 32 años, que mide apenas 6 pies, pero que también sabe lo que es llegar a la cima, porque triunfó con los Mavericks de Dallas, en la temporada 2010-2011.

Barea llegó a la NBA en 2006 y en diez años en esta liga, siete de ellos con los Mavericks y tres con los Timberwolves de Minnesota, en 660 desafíos promedia 8,5 puntos, y 3,5 asistencias. En 2015 firmó otro contrato con los Mavericks, que lo une a este equipo hasta 2019, por 16 millones de dólares.

El jugador más importante de los Mavericks, el alemán Dirk Nowitzki, considera a Barea como una pieza muy valiosa del equipo. “Tú sabes que siempre está ahí para nosotros, que juega sano, con lesiones, como sea. Siempre va a darnos una chispa ya sea saliendo de la banca o como titular. Es un hombre rudo chaparrón. Viene a jugar cada partido con todo”.

PATADAS AL OVOIDE DE UN MEXICANO

La NFL es la liga profesional más seguida en Estados Unidos. Sobresalir en esta fortísima competición no es nada fácil y realmente no son muchos los latinos que han logrado ser titulares en sus equipos. Esta temporada, las miradas están puestas en Roberto Aguayo, el pateador de los Bucaneros de Tampa Bay. Este jugador, de 22 años, hijo de padre mexicano, fue firmado en la segunda ronda del draft, después de brillar con el equipo de la Universidad Florida State, donde se consolidó como un jugador muy confiable, a la hora de patear los puntos extras y con capacidad física para anotar goles de campo en distancias medias.

Aguayo dejó marcas importantes en la NCAA que lo convirtieron en el pateador con más puntería en la historia del fútbol americano colegial. Con los Bucaneros, las cosas no han salido muy bien, porque en cinco partidos de la actual temporada ha fallado la mitad de los goles de campos intentados (4 de 8); pero, de seguro, la directiva de los equipo y los fanáticos esperan que el novato mejore.

EL CRUCE DEL ATLÁNTICO DE GIOVANI DOS SANTOS

Dos décadas atrás, poco se hablaba del “soccer” en Estados Unidos. Entonces llegó la Copa Mundial de 1994 y las cosas comenzaron a cambiar. Hoy, la Major League Soccer (MLS), el principal torneo profesional de fútbol en ese país, cada vez atrae más fanáticos a los estadios y los equipos, chequera mediante, han logrado firmar a importantes figuras.

Es cierto que muchas de estas estrellas llegan a la MLS cuando están en el declive de sus carreras (los ejemplos son muchísimos e incluyen desde David Beckham, Andrea Pirlo hasta Frank Lampard); pero también han arribado jugadores que, tras triunfar en Europa y todavía en excelente forma física, aceptan un lucrativo contrato en Estados Unidos.

El goleador de la MLS más seguido en México y toda Latinoamérica es Giovani dos Santos, que juega con el club Los Ángeles Galaxy. Giovani estuvo casi una década en Europa. Debutó en 2007, con el Barcelona y luego pasó por el Tottenham, Ipswich Town (4 goles), Galatasaray, Racing de Santander (5 goles), Mallorca (6 goles) y Villareal (12 goles).

En julio de 2015, el Galaxy anunció la firma de dos Santos, por siete millones de dólares. En su primera temporada en Los Ángeles, el mexicano anotó tres goles y repartió cinco asistencias. En su segunda campaña allí, los resultados han sido mejores, porque dos Santos fue incluido en el Juego de Estrellas y, en 25 desafíos, acumula 14 goles y 12 asistencias.

El futbolista aseguró, en una entrevista a ESPN, que se sentía muy bien en la urbe californiana. “Mi gente mexicana, los latinos, me han recibido con los brazos abiertos y eso ha propiciado que mi integración a la vida de esta ciudad y del país, se me haya hecho aún más fácil”, confesó.