Como uno de los países de más rápido crecimiento en la región, Guyana ha entendido que el futuro económico y productivo del país pasa por la innovación tecnológica.