El “Superclásico” tiene reconocimiento mundial por el colorido y pintoresco marco que le brindan los hinchas –aunque la violencia reinante en el fútbol argentino solo permita en la actualidad público local – y hasta se organizan excursiones turísticas para los extranjeros interesados en conocer la magia inigualable del clásico argentino.