Chile ha sido tomado como referencia por otros países de América Latina para desarrollar políticas de apoyo a las startups.