Lionel Messi jugará su quinta y última Copa Mundial. El argentino lo ha ganado casi todo, tanto en clubes profesionales como con la selección nacional. En su palmarés solo falta un trofeo, quizás el más difícil de conquistar: una copa, de 18 quilates de oro. La tuvo muy cerca ocho años atrás; pero, en el momento decisivo, ni él ni sus compañeros lograron marcar el gol para superar a Alemania, en la final de Brasil 2014. Ahora, el capitán del equipo albiceleste, a sus 35 años, enfrenta el enorme reto de ayudar a que su país incorpore la esquiva tercera estrella al uniforme. ¿Lo logrará? Probablemente no, aunque, de seguro, sí romperá varios récords mundiales.

La historia de Messi en los Mundiales

El debut de Messi en las Copas Mundiales se produjo en la edición de Alemania 2006. Tenía solo 19 años y todavía no se había convertido en la gran estrella del Barcelona. El director técnico, José Néstor Pekerman, solo lo puso en un partido como titular y, en otros dos, entró como cambio. El 16 de junio, en el desafío contra Serbia y Montenegro, en el minuto 75, Messi sustituyó a Maxi Rodríguez. Trece minutos más tarde, “La Pulga” marcó su primer gol y completó la paliza de Argentina, 6-0.

Luego fue titular ante Holanda y entró como reemplazo, en la victoria de Argentina sobre México, 2-1, en octavos de final. Pekerman evidentemente no confiaba en aquel chico, porque ni siquiera lo puso en el campo, en la derrota, en la tanda de penales, frente a Alemania, en cuartos de final.

Cuatro años después, en Sudáfrica 2010, Messi ya era la gran estrella del equipo que dirigía Diego Armando Maradona. “La Pulga” jugó los cinco partidos de la albiceleste y, en uno de ellos, llevó el brazalete de capitán. Este ha sido el peor Mundial de Messi. El equipo marcó diez goles; pero ninguno de su principal jugador. En cuartos de final, ante Alemania, poco pudo hacer Messi para evitar la goleada por 0-4.

En Brasil llegó la gran oportunidad para Messi. Bajo la conducción de Alejandro Sabella, los argentinos ganaron sus tres partidos de la fase eliminatoria, con Messi como protagonista. En el primer juego, ante Bosnia-Herzegovina, “La Pulga” marcó el gol de la victoria, en el minuto 65. Frente a Irán, en tiempo de descuento, Messi hizo un espectacular disparo, desde fuera del área, que entró en la portería. Por último, en el cierre de esta etapa, ante Nigeria, el argentino añadió dos goles más a su récord.

Después, en los siguientes cuatro encuentros, Messi no pudo marcar más. Contra Holanda, en la semifinal, abrió la tanda de penales y anotó el gol. La albiceleste avanzó al partido más esperado, al tercer duelo en la final contra Alemania; pero, al igual que en 1990, los germanos prevalecieron por la mínima. Messi recibió el Balón de Oro, como mejor jugador del Mundial de Brasil. Un premio que, de seguro, no quería y tampoco merecía.

Messi contempla la Copa Mundial de la FIFA, tras perder la final de Brasil 2014. Foto: Yahoo Sports.

En el Mundial de Rusia 2018, Messi tuvo el peor estreno posible: falló el penal que hubiera dado el triunfo sobre Islandia, en un partido que concluyó 1-1. Días más tarde, empeoró la crisis de Argentina, tras recibir una contundente goleada, 0-3, frente a Croacia. En el último partido del grupo, la albiceleste estaba obligada a ganar ante Nigeria. Messi tuvo un buen juego, porque marcó el gol inicial y contribuyó a que el equipo avanzara a octavos de final. La felicidad duró poco, porque Francia eliminó a Argentina, 4-3.

Estas han sido las estadísticas de Messi en las Copas Mundiales de la FIFA: 19 partidos jugados, 17 de ellos como titular, con balance de 12 triunfos, tres empates y cuatro derrotas. “La Pulga” ha marcado seis goles (ninguno de penal) y solo ha recibido una tarjeta amarilla.

Artículo relacionado: Diez goles inolvidables para Latinoamérica en los Mundiales de fútbol

Los récords que podría romper Messi en Catar 2022

Messi anunció que la Copa Mundial de Catar 2022 será su despedida de este evento. Por tanto, el argentino no podrá igualar el récord de seis participaciones mundialistas de los mexicanos Antonio Carbajal y Rafa Márquez y del alemán Lothar Matthaus.

La primera marca que caerá es la del futbolista argentino con más partidos en Copas Mundiales. Messi ha participado en 19 juegos, dos menos que Diego Armando Maradona (21) y uno menos que Javier Mascherano (20). Por tanto, con los tres partidos de la fase clasificatoria, en el grupo C, ante Arabia Saudita, México y Polonia, “La Pulga” llegará a 22.

Si Argentina avanzara a la final de Catar 2022, Messi rompería el récord de más partidos jugados en Copas Mundiales que ostenta Matthaus, con 25. Además, Messi podría convertirse en el futbolista argentino que en más ocasiones ha llevado el brazalete de capitán. Maradona usó la cinta en 16 partidos. Messi acumula 12 juegos, por lo que, para superar a Maradona, “La Pulga” necesitará que su selección llegue, al menos, hasta cuartos de final.

Otro récord que podría romper Messi en Catar es el de más juegos ganados en la historia de los Mundiales. En sus cuatro participaciones anteriores, Messi ha triunfado en 12 partidos como parte de la selección albiceleste. La marca actual pertenece a otro alemán, Miroslav Klose, quien alcanzó 17 victorias. Por tanto, el argentino necesitará añadir seis triunfos—llegar a la final—para dejar atrás a Klose.

En el caso de que Argentina alcanzara la gran final, Messi rompería la marca de más minutos jugados en Copas Mundiales. Hasta el momento, “La Pulga” ha disputado 1625 minutos. El titular del récord es el italiano Paolo Maldini quien estuvo 2217 minutos sobre el terreno, en sus cinco participantes mundialistas. Para sobrepasar a Maldini, Messi tendría que disputar el tiempo completo de siete partidos.

¿Podrá Messi romper todos estos récords en la Copa Mundial Catar 2022? La albiceleste es una de las grandes favoritas para luchar por el título. Muchas veces se ha escrito la idea anterior y el pronóstico siempre ha fallado. Quizás sea hora de que el pronóstico, finalmente, se cumpla.