Síguenos:

10 peloteros latinos a seguir en la temporada 2017 de Grandes Ligas

10 peloteros latinos a seguir en la temporada 2017 de Grandes Ligas

Publicado por Miguel Ernesto el 03 de Abril del 2017

Ya se dio la voz de ¡play ball! en la temporada 2017 de Grandes Ligas, así que es momento oportuno para acercarnos a diez peloteros latinoamericanos que, de seguro, llegarán a los titulares de los medios de comunicación por sus actuaciones sobre el terreno.

Miguel Cabrera (Venezuela, Tigres de Detroit, 34 años. Salario: 28 millones de dólares)

El mejor bateador del mundo—aunque algunos sigan señalando a Mike Trout, de los Angelinos—jugará su décima temporada con el uniforme de los Tigres de Detroit. En 2016, “Miggy” tuvo otra formidable campaña, en la que las lesiones lo dejaron en paz y esto quedó reflejado en sus números: intervino en 158 de los 162 partidos de su equipo, conectó 38 jonrones, impulsó 108 carreras y promedió 316. Con estas cifras ganó su séptimo Bate de Plata.

Su palmarés es impresionante: un título de Serie Mundial, en 2003, con los Marlins, cuatro coronas de bateo (incluida una Triple corona) y dos premios como Jugador más valioso (2012 y 2013). ¿Punto negativo? Los Tigres no avanzaron a la postemporada en 2016 y tendrán que mejorar mucho en 2017, para superar en la división a los campeones de la Liga Americana, los Indios de Cleveland.

Yoenis Céspedes (Cuba, Mets de Nueva York, 31 años. Salario: 22,5 millones)

Céspedes firmó el contrato más lucrativo para un pelotero cubano en la historia de las Mayores: los Mets lo retuvieron por cuatro temporadas más, a cambio de 110 millones de dólares. Ahora le corresponde al fornido bateador demostrar que puede cumplir con exigencias superiores.

Su ofensiva fue clave, en 2015, para que los Mets llegaran a la Serie Mundial. En 2016 sus números descendieron algo, pero, de cualquier forma, logró cifras contundentes: 31 cuadrangulares, 86 carreras impulsadas, en 132 partidos, ya que las lesiones incidieron en que perdiera casi un mes del campeonato. Fue Bate de Plata entre los jardineros de la Liga Nacional y participó en su segundo Juego de Estrellas. Ahora, en su sexta temporada en las Mayores, Céspedes tendrá la responsabilidad de liderar a los Mets en sus aspiraciones de ganar la división.

Edwin Encarnación (Rep. Dominicana, Indios de Cleveland, 34 años. Salario: 14,6 millones)

Después de siete temporadas con los Azulejos de Toronto, el dominicano firmó con los Indios. Los actuales campeones de la Americana, que estuvieron muy cerca de conquistar la Serie Mundial en 2016, esperan que Encarnación incorpore más poder a una alineación muy completa.

En 2016, Encarnación tuvo una excelente actuación con los Azulejos: lideró a las Mayores en carreras impulsadas, con 127 (igualado con “Papi” Ortiz) y conectó 42 jonrones, en 160 partidos. Los Indios creyeron que el veterano jugador —con 12 años de experiencias, en los que ha conectado 310 vuelacercas— podría repetir estadísticas similares, así que le ofrecieron 55 millones de dólares, por 4 campañas.

Albert Pujols (República Dominicana, Angelinos de Los Ángeles, 37 años. Salario: 26 millones)

Cuando muchos creían que el dominicano estaba “terminado”, el veterano respondió con una gran temporada en 2016, en la que disparó 31 vuelacercas e impulsó 119 carreras, en 152 desafíos. Es cierto que su promedio ofensivo (263) ya no se parece al de su etapa con los Cardenales de San Luis; pero, de cualquier forma, Pujols será de los peloteros latinos a seguir muy de cerca en 2017, aunque su equipo, los Angelinos, tenga pocas posibilidades de avanzar a la postemporada.

Pujols lidera varias de las categorías más importantes entre los peloteros en activo, como las carreras anotadas (1670), dobles (602), impulsadas (1817) y jonrones (591). Probablemente entre abril y mayo llegue a la fantástica cifra de 600 vuelacercas y pase al octavo lugar en la lista histórica de máximos jonroneros en las Mayores.

Robinson Canó (Rep. Dominicana, Marineros de Seattle, 34 años. Salario: 24 millones)

Tres años atrás, los Marineros le extendieron a Canó un enorme contrato de 240 millones de dólares por 10 años, con el objetivo de que el dominicano, que había brillado en los Yankees, guiara a esa franquicia a su primera aparición en postemporada desde 2001. Hasta ahora, Canó no ha logrado cumplir esa meta, aunque su rendimiento ha ido en aumento y ya parece totalmente adaptado a Seattle.

En 2016, Canó acalló a la mayoría de sus críticos, con una notable temporada, en la que disparó 39 cuadrangulares, con 103 impulsadas y promedio de 298. En sus 12 años en Grandes Ligas, el dominicano ha participado en siete Juegos de las Estrellas, ha ganado dos Guantes de Oro y cinco Bates de Plata; pero, de seguro, en Seattle cambiarían todo esto por, al menos, clasificar a un juego de playoff.

ESTRELLAS EN EL MONTÍCULO

Johnny Cueto (Rep. Dominicana, Gigantes de San Francisco, 31 años. Salario: 21,8 millones)

 

En su segunda temporada con los Gigantes de San Francisco, Cueto tratará de lograr algo similar a lo alcanzado en 2016: mantenerse saludable y sobrepasar las 15 victorias (18 en la campaña anterior).

Cueto será el segundo abridor de una franquicia que aspira al título no solo de la Liga Nacional. En 2016 tuvo 32 aperturas, alcanzó 18 triunfos y sufrió solo 5 fracasos, con un muy aceptable PCL de 2,92 y un WHIP de 1.093; además, propinó 198 ponches, su segunda mayor cantidad en los nueve años de experiencia en las Mayores.

Carlos Martínez (Rep. Dominicana, Cardenales de San Luis, 25 años. Salario: 3,7 millones)

Este dominicano recibió la responsabilidad de sustituir a Adam Wainwright como el as del pitcheo de una de las franquicias con más historia en Grandes Ligas: la de los Cardenales de San Luis. El director del equipo, Mike Matheny, confía en que la velocidad supersónica de Martínez, con rectas que llegan a 100 millas por hora, combinada con pitcheos de rompimiento, le permita consolidarse como un abridor ganador.

En 2016, Martínez tuvo la mejor campaña de su corta carrera de cuatro años: 31 aperturas, ganó 16 juegos, ponchó a 174 bateadores, tuvo un PCL de 3,04 y un WHIP de 1,224. Los Cardenales esperan competir por el título de la división Central contra los Cachorros de Chicago.

Julio Teherán (Colombia, Bravos de Atlanta, 25 años. Salario: 6,3 millones)

El colombiano volverá a abrir el partido inaugural para uno de los equipos más mediocres en las Mayores: los Bravos de Atlanta. El hecho de jugar en una selección perdedora sin dudas ha incidido en los números mostrados por el sudamericano que, incluso con un récord negativo en 2016 de siete ganados y 10 perdidos, participó en el Juego de las Estrellas.

En seis campañas, siempre con los Bravos, Teherán acumula 47 triunfos y ha sufrido 40 reveses.

Aroldis Chapman (Cuba, Yankees de Nueva York, 29 años. Salario: 17,2 millones)

El lanzador más rápido de todos los tiempos en Grandes Ligas (al menos desde que se utiliza el velocímetro) firmó el mayor contrato en la historia para un relevista: los Yankees de Nueva York decidieron traer de vuelta al cubano, a cambio de 86 millones de dólares por cinco años.

Recordemos que el llamado “Misil cubano” comenzó 2016 con los Mulos de Manhattan que optaron por enviarlo a mitad de temporada hacia los Cachorros de Chicago, cuando Chapman tenía récord de 3 y 0, 20 juegos salvados, 44 ponches en 31 innings. En su nuevo equipo, el cubano lució bien y fue clave en la victoria de los Cachorros que rompieron una “maldición” de 108 años sin un título de Serie Mundial.

Algunos esperaban que los Cachorros retuvieran a Chapman, pero no ocurrió así y, como agente libre, el cubano firmó con el equipo que más dinero estuvo dispuesto a poner en la mesa de negociaciones. Con Dellin Betances como acomodador y Chapman de cerrador, los Yankees tienen, probablemente, el mejor dúo de relevistas en las Mayores.

Félix Hernández (Venezuela, Marineros de Seattle, 26 años. Salario: 26,8 millones)

El “rey” Félix ya no intimida tanto con su velocidad, pero sigue siendo un lanzador dominante y los Marineros cuentan con él como su principal abridor. En 2016, el venezolano tuvo un retroceso, con solo 11 triunfos  y un PCL de 3,82 y la menor cantidad de ponches en su carrera (con 122, cuando en 2015 había alcanzado 191); además, las lesiones lo limitaron a solo 25 aperturas, su menor cifra desde su debut, en 2005. ¿Podrá regresar Hernández a su estilo dominante?

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.

PANAMERICANWORLD PAISES